En pleno Belgrano R, precisamente en Avenida De Los Incas 3834, funciona la oficina de las escuchas telefónicas, hoy dependiente de la Corte Suprema. Se trata del único organismo autorizado, con previa orden de un juez, para “pinchar teléfonos”.

En este último tiempo, quedó en el ojo de la tormenta tanto por la filtración de los audios de Cristina Kirchner como también por la denuncia de Elisa Carrió que tildó a la oficina de ser “un aparato de inteligencia paralelo”, dirigido por Ricardo Lorenzetti.

Con un equipo de A24.com, recorrimos los 7 pisos del edificio y le  preguntamos a sus directores cómo funciona y, sobre todo, cómo nos garantizan que la intimidad de ciudadanos inocentes está protegida.

Mirá cómo es el proceso y cómo se garantiza que no haya un mal uso de los datos interceptados

La Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DaJuDeCO) interviene en causas de:

  • drogas
  • secuestros
  • trata de personas
  • criminalidad económica y lavado de activos
  • financiamiento del terrorismo
  • delitos ambientales

Además, entre las atribuciones que adquirió, ahora puede hacer:

  • análisis financieros
  • mapas de relaciones
  • perfiles económicos
  • rastreos en las redes sociales que permitan avanzar sobre casos de crimen organizado y corrupción.

Asimismo,  firmó convenios con la AFIP y con la Unidad de Información Financiera (UIF) para acceder a sus bases de datos. Aunque aún no se hizo efectivo este poder.

Así se hace una escucha en tiempo real

La oficina de las “pinchaduras” estuvo siempre bajo la órbita de la SIDE y se la conocía como “Ojota”. Pero, después de la pelea de Cristina Kirchner con el agente Antonio “Jaime” Stiuso, pasó a manos de la procuradora Alejandra Gils Carbó.

Sin embargo, cuando asumió Macri quedó bajo el mando de la Corte Suprema y se conformó un directorio integrado por dos camaristas: Martín Irurzun y Javier Leal de Ibarra. Su director ejecutivo es Juan Rodríguez Ponte, que fue secretario del juzgado federal de Ariel Lijo, y concursa para juez.

Edición de videos: Gabriela De Bonis