Angustia, incertidumbre y celebración: cómo fueron los 17 días de los chicos rescatados en Tailandia
RescateEnTailandia

Angustia, incertidumbre y celebración: cómo fueron los 17 días de los chicos rescatados en Tailandia

Sábado 23 de junio.  Los jóvenes, de entre 11 y 16 años, y su entrenador, de 25, entran en la cueva de Tham Luang en el norte de Tailandia para refugiarse de las fuertes lluvias tras un entrenamiento.

Se informa de su desaparición por la noche, cuando los chicos no regresan a sus casas. Horas después, agentes locales encuentran las bicicletas y las botas de fútbol de los niños en la entrada de la cueva.

Domingo 24 de junio. Guardias forestales y la policía ven huellas de manos y pies en la entrada de la cueva. Los familiares de los jóvenes empiezan a congregarse en las afueras del lugar.

Lunes 25 de junio. Buzos de la marina tailandesa entran en la cueva en busca de los niños. Se instalan templos improvisados para que los padres puedan rezar y hacer ofrendas mientras siguen las fuertes lluvias.

Martes 26 de junio. Los buzos, que intentan alcanzar una bolsa de aire en la que se cree que los niños pueden haber encontrado refugio, se ven obligados a abandonar la cueva debido a la subida del nivel del agua en la gruta.

Miércoles 27 de junio.  Un equipo de más de 30 militares estadounidenses y tres buzos británicos se unen a la operación de búsqueda de los niños.

Jueves 28 de junio. Las lluvias monzónicas inundan el interior de la cueva obligando a suspender la labor de los socorristas. Se instalan bombas de extracción de agua para intentar despejar el acceso a la gruta.

Viernes 29 de junio. El líder de la junta que gobierna Tailandia, Prayut Chan-O-Cha, visita el lugar y pide a los familiares que no pierdan la esperanza.

Sábado 30 de junio. Los buzos aprovechan una interrupción de las lluvias para adentrarse más en la cueva, pero aún se encuentran muy lejos del lugar donde se pensaba que estaban los niños.

Domingo 1° de julio. Los buzos continúan avanzando en la cueva. Los socorristas logran establecer una base operativa a tres kilómetros de la entrada de la gruta, donde reúnen cientos de botellas de buceo y otras provisiones.

Lunes 2 de julio. Por fin, un milagro. Por la noche, los buzos británicos encuentran a los 12 niños y su entrenador con vida, a unos 400 metros de Pattaya Beach, la zona donde se creía que estaban desde el principio.

La gente reunida cerca de la cueva celebra la buena noticia, pero muy pronto queda claro lo difícil que será sacar a los niños sanos y salvos. 

Martes 3 de julio. Los niños reciben comida y medicamentos, mientras los socorristas se preparan ante la posibilidad de que deban permanecer en la cueva durante un tiempo.

Miércoles 4 de julio. Los socorristas enseñan a los niños cómo utilizar máscaras y botellas de buceo. Los equipos de rescate bombean agua noche y día para despejar el camino a los buzos.

Jueves 5 de julio. Las autoridades aseguran que las lluvias previstas podrían obligar a adelantar la compleja operación de rescate.

Viernes 6 de julio. Un buzo tailandés muere por falta de oxígeno tras haber llevado provisiones a los niños, sembrando dudas sobre la seguridad de la operación para extraerlos de la cueva. Un comandante de la marina tailandesa afirma que los niveles de oxígeno cayeron en el interior de la gruta y avisa que el plazo para liberar a los jóvenes es "limitado".

Sábado 7 de julio. El jefe de las labores de rescate, Narongsak Osottanakorn, dice que los niños no están preparados para bucear con seguridad.

Los familiares de los chicos reciben un mensaje del entrenador en el que les pide perdón por lo ocurrido. Los niños envían notas a sus parientes para decirles que no deben preocuparse. 

Domingo 8 de julio. Los buzos conducen a los primeros cuatro niños al exterior de la cueva mientras cae la noche.

Narongsak indica poco después que la misión de rescate no se retomará durante al menos 10 horas para permitir reponer las reservas de oxígeno y otros suministros. 

Lunes 9 de julio. Los buzos rescatan a otros cuatro niños al anochecer. La marina tailandesa celebra otro día exitoso.

Martes 10 de julio. Los cuatro niños restantes y su entrenador logran salir de la cueva de Tham Luang, poniendo fin a una operación de 72 horas.

Las autoridades explican que los ocho primeros niños rescatados en los dos primeros días de la misión están "bien de salud", pero permanecerán en observación en un hospital.

(con información y fotos de AFP)