icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
INTERNACIONALES

España vota tras 9 meses sin gobierno y con el fantasma del ascenso de la ultraderecha

España vota tras 9 meses sin gobierno y con el fantasma del ascenso de la ultraderecha
Pedro Sánchez, actualmente en el poder, lidera los sondeos, aunque está lejos de lograr la mayoría absoluta.

Los españoles vuelven a las urnas este domingo por elecciones generales por segunda vez en siete meses, ya que el presidente de gobierno en funciones, Pedro Sánchez (PSOE), no logró los apoyos suficientes para ser investido nuevamente jefe del Ejecutivo, por lo que el Rey se vio forzado a disolver el Congreso y llamar a votar, en medio de un clima de incertidumbre por los futuros pactos de gobierno y el fantasma del inusitado crecimiento de la extrema derecha representada por el partido Vox.

Los principales candidatos, además del líder del PSOE, son el conservador Pablo Casado (Partido Popular), el liberal Albert Rivera (Ciudadanos), el jefe de la centroizquierda Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y el candidato de la extrema derecha, Santiago Abascal (Vox). Entre los cinco concentran más del 80 por ciento de los votos, mientras que los partidos nacionalistas y separatistas catalanes y vascos concentran el resto de los sufragios. Según el promedio de sondeos, las elecciones las ganará el PSOE pero estará muy lejos de la mayoría absoluta (obtendría alrededor de 27%), seguido por el PP, con 20%, un empate técnico entre Unidas Podemos y Vox en torno al 14% y con Ciudadanos alrededor del 9%.

Estos comicios fueron marcados por tres factores que determinarán los resultados de este domingo. El primero de ellos fue el recrudecimiento del conflicto político con el movimiento independentista catalán que, tras la sentencia condenatoria a varios años de cárcel a los líderes separatistas, llevó a masivas y violentas protestas en Barcelona y las principales ciudades de Cataluña.

Los cinco candidatos para las elecciones en España.
Los cinco candidatos, durante el último debate: Pablo Casado (PP); Pedro Sánchez (PSOE); Santiago Abascal (Vox); Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos).

El caos, con violencia contra la y de parte de la policía, sumado a la quema de vehículos y containers de basura, fue amplificado por los medios nacionales y monopolizó el debate electoral, provocando una suerte de subasta entre los partidos más conservadores que competían por quién prometía las respuestas más duras para reestablecer el orden. De hecho, para la jornada de este sábado, la agrupación virtual Tsunami Democràtic (que convoca manifestaciones independentistas a través de un canal de Telegram) tenía previstas 300 marchas en toda Cataluña, incluido bloquear la frontera entre España y Francia en el sur de los Pirineos.

El segundo elemento clave para estas elecciones ha sido el crecimiento récord del partido de extrema derecha, el cual ya había obtenido 2,5 millones de votos en los comicios de abril. Todas las encuestas le pronostican un ascenso de alrededor de 5 puntos, lo que lo podría llevar a ser el tercer partido político con más votos de España, algo inusitado en un país que, hasta ahora, se había mostrado indemne al auge de las fuerzas de ultraderecha como el Front Nacional francés, con Marie Le Pen, o la Liga italiana, con el ex viceprimer ministro, Matteo Salvini.

Bajo la marca electoral Vox, los extremistas han tenido un crecimiento astronómico en los últimos dos años, impulsados especialmente por el conflicto catalán, que ha despertado, como reacción, un resurgimiento del nacionalismo español y católico, antes identificado con el franquismo y que hasta ahora era neutralizado por partidos de derecha moderados como el PP de Aznar.

El ultraderechista Santiago Abascal, de
El ultraderechista Santiago Abascal, de Vox.

El tercer factor es clave para entender el posible encumbramiento de Vox: el fantasma de la abstención. Siendo España un país en el que no es obligatorio acudir a las urnas, se teme que la abstención podría ser histórica, incluso por debajo del 66% de 2016, cuando el enojo ciudadano se hizo sentir por una repetición electoral también a causa de la imposibilidad de llegar a un acuerdo de gobierno por parte de los partidos. La tendencia suele ser desfavorable para los partidos de izquierda, ya que los votantes conservadores suelen siempre tener mayor participación electoral.

Al ser una monarquía parlamentaria, España requiere de una mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados para investir a un primer ministro (que aquí es denominado presidente del gobierno). Pedro Sánchez no pudo obtener 176 votos positivos en el intento de investidura de julio pasado al querer acceder a un gobierno de coalición con los progresistas de Unidas Podemos, ya que exigían ser parte del Consejo de Ministros, mientras que los socialistas sólo aceptaban un gabinete monocolor, sin sus socios. La suma, de haber aceptado ambas partes, se hubiera conseguido con un detalle no menor para la política local: con la abstención de los separatistas catalanes y vascos.

En un domingo que tiene previsto lluvias intensas en el norte de la península y frío polar en el resto del país -Madrid amanecerá con 2 grados- están convocados 37 millones de ciudadanos españoles para sufragar, inclusive los que viven en el extranjero. De todo el padrón exterior, el país con mayor cantidad de ciudadanos españoles es Argentina, con 457.000, seguido de Francia, Alemania, Estados Unidos, Venezuela, Cuba y México.

Los primeros resultados oficiales estarán a partir de las 21 (17 hora argentina), en tanto se espera que se tenga información sobre más de dos tercios de los votos unas dos horas después.

por Daniel Galvalizi, desde Madrid
SUBIR

Poder

Ovación

Show