Francisco, sobre los abusos a miles de menores en EE.UU. por parte de sacerdotes: “Descuidamos y abandonamos a los pequeños”
Layer 1
PapaFrancisco

Francisco, sobre los abusos a miles de menores en EE.UU. por parte de sacerdotes: “Descuidamos y abandonamos a los pequeños”

Qué pasó. El papa Francisco condenó hoy “las atrocidades” cometidas en Pennsylvania, Estados Unidos, contra más de 1.000 niños por sacerdotes, en una carta dirigida al "Pueblo de Dios". Hace tres días, el Vaticano expresó su "vergüenza y dolor" tras la revelación de abusos sexuales en Pennsylvania por parte de más de 300 curas durante décadas. Pero hoy, Francisco fue más lejos y empleó palabras más duras para referirse al caso.

Algunos textuales de la carta de Francisco

“El dolor de estas víctimas es un gemido que clama al cielo, que llega al alma y que durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado. Pero su grito fue más fuerte que todas las medidas que lo intentaron silenciar o, incluso, que pretendieron resolverlo con decisiones que aumentaron la gravedad cayendo en la complicidad”.

“Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”.

“Es imprescindible que como Iglesia podamos reconocer y condenar con dolor y vergüenza las atrocidades cometidas por personas consagradas, clérigos e incluso por todos aquellos que tenían la misión de velar y cuidar a los más vulnerables. Pidamos perdón por los pecados propios y ajenos”.

No obstante, el mensaje fue considerado insuficiente por algunas de las víctimas.

"El Vaticano y el papa deberían cesar de decirnos qué tan terribles son los abusos (...) En lugar de ello, deberían decirnos qué harán para que los culpables rindan cuentas por sus acciones. Es lo que queremos escuchar".

Marie Collins, de 71 años, víctima a los 13 años de abusos sexuales perpetrados por un sacerdote.