icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
INTERNACIONALES

Las impresionantes imágenes de los incendios en la costa oeste de Estados Unidos: 36 días seguidos de lucha contra el fuego

Las impresionantes imágenes de los incendios en la costa oeste de Estados Unidos: 36 días seguidos de lucha contra el fuego
Un bombero lucha contra las llamas en California. (Foto AP / Noah Berger, archivo)

Los bomberos que se encuentran en las líneas de fuego en el norte de California luchan contra los incendios forestales desde hace 36 días, evacuando a los residentes ante el avance de las llamas.

Justin Silvera, jefe de batallón de Cal Fire. (Justin Silvera / Cal Fire Local 2881 vía AP)
Justin Silvera, jefe de batallón de Cal Fire. (Justin Silvera / Cal Fire Local 2881 vía AP)

Justin Silvera, jefe de batallón de 43 años de Cal Fire, la agencia de extinción de incendios más grande del país, trabajó durante 20 días seguidos con un descanso de tres días. Dijo que perdió la noción de la cantidad de incendios que combatió este año. Él y su tropa a veces han estado de servicio durante 64 horas seguidas y su único descanso se realiza en siestas de 20 minutos.

"He estado en esto 23 años y, de lejos, esto es lo peor que he visto", dijo Silvera antes de refugiarse en un hotel durante 24 horas. Después de trabajar en el condado de Santa Cruz, su siguiente asignación fue dirigirse al norte para atacar los incendios forestales cerca de la frontera de Oregón.

 Árboles carbonizados sobre un vecindario devastado por el incendio de Almeda, en Phoenix, Oregón (Foto AP / John Locher)
Árboles carbonizados sobre un vecindario devastado por el incendio de Almeda, en Phoenix, Oregón (Foto AP / John Locher)

Su agotamiento refleja la situación a lo largo y ancho de las líneas de fuego de la costa oeste: los incendios de este año han puesto a prueba los recursos humanos, mecánicos y financieros de las fuerzas que luchan contra los incendios forestales. Y la mitad de la temporada de incendios aún está por llegar. El calor, la sequía y una decisión estratégica de atacar las llamas temprano se combinaron con el coronavirus para poner una carga históricamente pesada para los equipos de bomberos.

Las llamas se expanden por encima de los vehículos en la autopista 162 mientras el fuego arde en Oroville, California. (Foto AP / Noah Berger)
Las llamas se expanden por encima de los vehículos en la autopista 162 mientras el fuego arde en Oroville, California. (Foto AP / Noah Berger)

"Nunca hay suficientes recursos", dijo Silvera, uno de los casi 17.000 bomberos en California. “Normalmente con Cal Fire podemos atacar con aviones cisterna, helicópteros, topadoras. Somos buenos en hacer eso. Pero estas condiciones en el campo, la sequía, el viento, todo esto está desbordado. No podemos contener uno antes de que otro entre en erupción".

Miembros de Laguna Hotshots, fuera del Bosque Nacional de Cleveland, caminan por una carretera mientras luchan contra el incendio en Big Creek, California (Foto AP / Marcio José Sánchez)
Miembros de Laguna Hotshots, fuera del Bosque Nacional de Cleveland, caminan por una carretera mientras luchan contra el incendio en Big Creek, California (Foto AP / Marcio José Sánchez)

El ingeniero forestal del estado de Washington, George Geissler, dice que hay cientos de solicitudes de ayuda en todo el oeste. Las agencias buscan constantemente bomberos, aviones y personal de apoyo. Se han convocado equipos de bomberos de al menos nueve estados y otros países, incluidos Canadá e Israel.

Los bomberos monitorean una quema controlada a lo largo de Nacimiento-Fergusson Road para ayudar a contener el incendio de Dolan cerca de Big Sur, California. (Foto AP/ Nick Couri)
Los bomberos monitorean una quema controlada a lo largo de Nacimiento-Fergusson Road para ayudar a contener el incendio de Dolan cerca de Big Sur, California. (Foto AP/ Nick Couri)

Cientos de acuerdos para que las agencias ofrezcan asistencia mutua se han alcanzado al máximo a nivel federal, estatal y local, dijo. “Sabemos que realmente no queda nada en el balde”, dijo Geissler. “Nuestras agencias hermanas del sur de California y Oregón están realmente luchando”.

Un bombero lucha contra el incendio del North Complex en el Bosque Nacional Plumas, California. (Foto AP / Noah Berger)
Un bombero lucha contra el incendio del North Complex en el Bosque Nacional Plumas, California. (Foto AP / Noah Berger)

La demanda de recursos para combatir incendios ha sido alta desde mediados de agosto, cuando los bomberos elevaron el nivel de preparación nacional a crítico, lo que significa que al menos el 80% de las cuadrillas ya estaban comprometidas con la lucha contra incendios, y había poco personal y poco equipo de sobra.

La mitad de la temporada de incendios aún está por llegar. (Foto AP / Nic Coury, archivo)
La mitad de la temporada de incendios aún está por llegar. (Foto AP / Nic Coury, archivo)
Los barcos están oscurecidos por el humo en un puerto en el lago Detroit. (Foto AP / John Locher).
Los barcos están oscurecidos por el humo en un puerto en el lago Detroit. (Foto AP / John Locher).

Los funcionarios de la operación del gobierno de EE. UU. en Boise, Idaho, ayudan a decidir qué incendios tienen prioridad en todo el país cuando el equipo y los bomberos escasean.

Un letrero en Lake Oswego, Oregón, advierte que la tienda está cerrada debido a la mala calidad del aire.(Foto AP / Gillian Flaccus)
Un letrero en Lake Oswego, Oregón, advierte que la tienda está cerrada debido a la mala calidad del aire.(Foto AP / Gillian Flaccus)

Andy Stahl quien dirige a los empleados del Servicio Forestal para la Ética Ambiental, un grupo de defensa en Oregón, dijo que habría sido imposible detener algunos de los incendios más destructivos, una tarea que comparó con “arrojar un balde de agua sobre una bomba atómica".

Pero Stahl sostiene que el daño podría haber sido menor si las agencias gubernamentales no estuvieran tan dispuestas a apagar todos los incendios. Al acabar con los incendios más pequeños y los que se encienden durante los meses más húmedos, Stahl dijo que los funcionarios han permitido que se acumule combustible, preparando el escenario para incendios más grandes en épocas de sequía y clima cálido y ventoso.

Eso se ha visto agravado este año por la pandemia de coronavirus, que llevó a la jefa del Servicio Forestal de EE. UU., Vickie Christiansen, a emitir una directiva en junio para combatir todos los incendios de manera agresiva. La idea era minimizar las grandes concentraciones de bomberos extinguiendo las llamas rápidamente.

Un bombero dispara un dispositivo incendiario en una quema controlada para ayudar a controlar el incendio en Limekiln State Park en Big Sur, California. (AP Photo / Nic Coury)
Un bombero dispara un dispositivo incendiario en una quema controlada para ayudar a controlar el incendio en Limekiln State Park en Big Sur, California. (AP Photo / Nic Coury)
El humo de los incendios forestales y la niebla oscurecen la vista del océano desde Grand View Park en San Francisco. (Foto AP / Jeff Chiu)
El humo de los incendios forestales y la niebla oscurecen la vista del océano desde Grand View Park en San Francisco. (Foto AP / Jeff Chiu)

Combatir las llamas desde el aire fue clave para la estrategia, con 35 aviones cisterna y 200 helicópteros en uso, dijo la portavoz del Servicio Forestal, Kaari Carpenter.

Sin embargo tras la muerte de algunos bomberos y cuatro aviadores, los bomberos de Boise advirtieron que se estaba produciendo una fatiga prolongada. Pidieron una "pausa táctica", para que los comandantes de bomberos pudieran reforzar prácticas seguras.

"Más tropas, más aviones cisterna y topadoras todavía no pueden superar esta poderosa fuerza de la naturaleza", dijo. "Los equipos están apaleados, fatigados y dispersos, y apenas estamos a la mitad de la temporada de incendios tradicional".

Esta imagen aérea tomada con un drone muestra casas arrasadas por el fuego en el Lago Bear del Estado de Phoenix, Oregón.
Esta imagen aérea tomada con un drone muestra casas arrasadas por el fuego en el Lago Bear del Estado de Phoenix, Oregón.
(Fotos AP / Noah Berger)
(Fotos AP / Noah Berger)

Los aproximadamente 8.000 bomberos de Cal Fire han estado combatiendo incendios desde la frontera de Oregón hasta la frontera de México, rebotando repetidamente de un incendio a otro.

Una vista del centro de Portland desde East Bank. (Foto AP / Gillian Flaccus)
Una vista del centro de Portland desde East Bank. (Foto AP / Gillian Flaccus)
Una señal de advertencia de incendio se ve a través del humo en Sandy, Oregon. (Foto AP / Rachel La Corte)
Una señal de advertencia de incendio se ve a través del humo en Sandy, Oregon. (Foto AP / Rachel La Corte)

Los peligros inmediatos de los incendios se ven agravados por las preocupaciones sobre el COVID-19 en el campamento y en el hogar.

Los bomberos “ven toda esta destrucción y fatiga, y luego reciben esas llamadas desde casa, donde sus familias están lidiando con la escuela y el cuidado infantil debido al COVID.

Un hombre mira hacia el humo de los incendios forestales y la niebla que oscurecen la vista desde Grand View Park en San Francisco. (AP Photo / Jeff Chiu)
Un hombre mira hacia el humo de los incendios forestales y la niebla que oscurecen la vista desde Grand View Park en San Francisco. (AP Photo / Jeff Chiu)
Un árbol arroja brasas cuando el incendio del complejo norte arde en el Bosque Nacional Plumas, California. (AP Photo / Noah Berger).
Un árbol arroja brasas cuando el incendio del complejo norte arde en el Bosque Nacional Plumas, California. (AP Photo / Noah Berger).

De regreso al campo, Silvera y su equipo salvaron a dos excursionistas que se encontraron con la tropa después de que los bomberos quedaran atrapados brevemente mientras intentaban salvar el edificio de la sede en el Parque Estatal Big Basin Redwoods. “Nos metimos en un mal lugar y pasamos algunas horas allí donde no sabíamos si lo lograríamos”, dijo Silvera. "Esa gente nos encontró sino no hubiéramos estado allí".

Edición de fotos: Astrid Bonfili

SUBIR

Poder

Ovación

Show