icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
INTERNACIONALES

Escala la tensión en Medio Oriente: claves para entender el derribo del avión comercial y el conflicto entre Irán y EE.UU.

Escala la tensión en Medio Oriente: claves para entender el derribo del avión comercial y el conflicto entre Irán y EE.UU.
Rohani y Trump

El enfrentamiento entre los Estados Unidos e Irán inició su mayor escalada de violencia hace tan solo 9 días. El pasado 3 de enero, la muerte del general Qasem Soleimani en un ataque norteamericano fue el inicio de una serie de bombardeos y sanciones económicas, que tuvo como su punto culmine el derribo de un avión comercial y la muerte de 176 personas.

¿Cómo se inició el conflicto?

La relación entre ambas naciones durante décadas ha sido más que tirante. Durante la administración de Donald Trump, la sucesión de sanciones contra Irán ubicó a este país con una fuerte incertidumbre económica. Es por eso que un grupo de milicias iraquíes pro-iraníes, desde octubre de 2019, puso el foco sobre distintas zonas estratégicas que eran ocupadas por 'la Coalición' de la OTAN.

Sin bajas, pero con un acoso constante, el objetivo era que abandonasen la región. Sin embargo, durante uno de estos ataques, ocurrido el pasado 27 de diciembre, desapareció este condicional cambió cuando Nawres Hamid, un contratista iraquí - estadounidense, murió en el ataque con cohetes a la base norteamericana en Kirkuk.

La respuesta por parte de Trump no se hizo esperar y decidió lanzar un bombardeo a bases de Kataeb Hezbollah en Irak y Siria, matando a 24 milicianos. Esta situación provocó que centenares de iraquíes ingresaran a la denominada Zona Verde de Bagdad, donde se encuentran la delegaciones diplomáticas, para atacar con piedras y bombas molotov la embajada de los Estados Unidos.

Lejos de buscar calmar las aguas, el mandatario norteamericano definió realizar un ataque con drones para asesinar a Qassem Soleimani, comandante de la fuerza de élite Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, quien era considerado como uno de los hombres más relevantes de Irán. Incluso, falleció Abu Mehdi al Muhandis, número dos de las Fuerzas de Movilización Popular de Iraq (Hashd al Shaabi), alíados de los ayatollah en Irán.

Primer enfrentamiento

La bandera norteamericana en el perfil de Trump tras la muerte de Solimani fue el primer indicio de que los Estados Unidos había estado involucrado directamente con el asesinato. Si embargo, fue el Pentágono el que confirmó que la operación se realizó siguiendo órdenes del presidente. "El general Soleimani estaba desarrollando activamente planes para atacar a diplomáticos estadounidenses y militares en Iraq y por toda la región", aseguraron.

El presidente iraní, Hasan Rohani, replicó que "los estadounidenses no se dieron cuenta del gran error que cometieron (...) Sin duda EE.UU. es hoy mucho más odiado (que antes) entre la gente de Irán e Irak", y aseguró que "los jóvenes iraníes siguen y aman el camino" trazado por el fallecido comandante. "Se crearán, si Dios quiere, decenas de generales Soleimaní", auguró.

Incluso, Irán anunció que ya no cumplirá con el acuerdo nuclear de 2015, por lo cual no impondrá limitaciones a la producción y el enriquecimiento de uranio, como limitación a la investigación y el desarrollo de este componente.

"Que esto sirva como advertencia de que si Irán ataca a cualquier estadounidense o activo estadounidense, tenemos en la mira 52 lugares iraníes", replicó Trump y agregó: "Atacaremos muy rápido y duramente. ¡Estados Unidos no quiere más amenazas!".

Mientras que Rohani, en un mensaje en su perfil de Twitter, respondió dijo: "Aquellos que se refieren al número 52 también deben recordar el número 290. #IR655" y sentenció: "Nunca amenaces a la nación iraní". El número al que hacer referencia es al vuelo IR655, de la aerolínea IranAir, que fue derribado por el crucero lanzamisiles USS Vincennes, de la Armada norteamericana, el 3 de julio de 1988, matando a 290 personas, de las cuales 66 eran niños.

¿Cómo siguió?

Habían pasado tan solo 2 días de la muerte de Soleimani y la violencia solo iba en aumento. Durante la madrugada del 5 de enero, una serie de proyectiles impactaron en la capital y en la base militar de Al Balad, sin registrar víctimas. Y horas más tarde, al menos dos misiles explotaron en la Zona Verde de la capital iraquí, donde están apostadas las misiones diplomáticas de varios países, y otros tres en el área vecina de Al Jadriya, dejando 6 personas heridas y ningún muerto.

"Si Irán ataca a cualquier persona u objetivo de los Estados Unidos, los Estados Unidos responderán rápida y completamente, y tal vez de manera desproporcionada", aseveró el presidente norteamericano nuevamente en su perfil de Twitter.

Continuaron los ataques y en esta oportunidad fueron dos bases norteamericanas en Irak el objetivo de los misiles iraníes. Se registraron al menos doce misiles provenientes de Irán, según confirmaron desde el propio Pentágono, sobre la base Al Assad, a 230 kilómetros al oeste de Bagdad, y Erbil, a 360 km al norte de esa misma ciudad y cercana la frontera con Irán.

Raudamente, la IRGC (Guardia Revolucionaria Islámica) emitió un comunicado en el cual se reconocieron autores del ataque. "Ha llegado el momento de cumplir la verdadera promesa, y con el permiso de Dios Todopoderoso, en respuesta a las operaciones criminales y terroristas de los invasores estadounidenses y al cruel asesinato del héroe y martirio del comandante heroico Soleimani", decía el comunicado.

"Los gobiernos aliados a Estados Unidos que hayan entregado sus bases a su 'ejército terrorista' serán advertidos. Cualquiera que sea el origen de los actos hostiles y agresivos contra la República Islámica de Irán, estarán también en nuestros objetivos", destacaba el escrito.

Sin dar conferencias de prensa apresuradas, y luego de que el propio Pentágono confirmara el bombardeo, Trump publicó un mensaje en sus redes sociales donde explicó que aún se encontraban evaluando los daños y las víctimas,y afirmó: "¡Hasta aquí todo bien! ¡Tenemos el ejército más poderoso y bien equipado en cualquier parte del mundo, por mucho!".

En tanto, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) envió un aviso a las aerolíneas registradas en Estados Unidos notificando que tenían prohibido surcar el espacio aéreo de Irak, Irán, el Golfo Pérsico y el de Omán; y advirtió que continuarían "monitoreando de cerca los eventos en el Medio Oriente".

El derribo del PS-752

Habían trascurrido escasas horas del aviso de la FAA, cuando se conoció que un avión ucraniano con al menos 170 pasajeros se estrelló en Irán, cerca del aeropuerto de Teherán. El 8 de enero, el Boeing 737-800, que era operado por Ukraine International Airlines, no tuvo sobrevivientes.

Aún sin relacionar este hecho con la creciente violencia en la región, desde Irán hacían hincapié en el ataque sucedido horas antes y detallaban que "al menos 104 objetivos de las posiciones de los estadounidenses y sus aliados en la región han sido identificados". Incluso, afirmaban que durante el bombardeo murieron 80 personas.

Mientras que Trump, durante una conferencia de prensa, negó que Estados Unidos haya sufrido bajas y resaltó: "Mientras yo sea presidente, Irán nunca tendrá un armamento nuclear". "Los americanos deben estar agradecidos y contentos porque todos nuestros soldados están a salvo", destacó, al tiempo que anunció sanciones económicas más duras "hasta que ellos cambien su conducta".

Pero los ataques no cesaron. Habían pasado solo 24 horas cuando dos cohetes de tipo Katiusha cayeron, nuevamente, en la Zona Verde de Bagdad, cerca de la embajada norteamericana, completando el tercer bombardeo en esa región desde la muerte de Soleimani.

Lejos de los enfrentamientos, aún persistía la duda sobre el accidente del vuelo PS-752, pero el gobierno de Ucrania ya había planteado tres posibles escenarios: un fallo técnico, una colisión o un ataque con misiles ("atentado terrorista"). Es por eso que el presidente Volodímir Zelenski instó a que no se "aventure ninguna hipótesis" y envió un grupo de expertos al lugar.

La culpa de Irán por el derribo

Ante la muerte de 176 personas y con la mira en el enfrentamiento entre Irán y Estados Unidos, la presión de Ucrania por conocer las razones por las que se estrelló el PS-752 comenzaron a develar el trasfondo de lo ocurrido.

Desde los gobiernos de los Estados Unidos y Canadá aseguraron que el siniestro habría sido consecuencia de un "derribo por error" perpetrado por Irán. Según informaron desde las administraciones de Donald Trump y Justin Trudeau, el fatal destino del vuelo del Ukrainian International Airlines fue sellado por un misil proveniente de Irán, según reportes de inteligencia de ambas naciones.

En ese sentido, Trump dijo "sospechar" que "alguien del otro lado podría haber cometido un error", mientas que Trudeau afirmó que "numerosas fuentes apuntan a que el Boeing 737-800 fue alcanzado accidentalmente por un misil tierra-aire iraní".

Finalmente, y luego de una gran presión internacional, Irán reconoció su culpa en el derribo del avión. "Para defendernos de posibles ataques del Ejército estadounidense, las Fuerzas Armadas de la República Islámica de Irán estaban en alerta total, lo que desafortunadamente llevó a esta terrible catástrofe", dijo el presidente iraní Rohani.

En un comunicado, el mandatario iraní lamentó la muerte de tantas "personas inocentes, debido a errores humanos y disparos equivocados" y señaló que "este doloroso accidente no es algo que pueda pasarse por alto fácilmente", es por eso que adelantó que identificarán "todas las causas y raíces de esta tragedia", con el objetivo de "enjuiciar a los responsables de este error imperdonable".

"Hubiera preferido morir antes que ser testigo de un accidente semejante", aseguró el comandante de la sección aeroespacial de los Guardianes de la Revolución iraní, general de brigada Amirali Hajizadeh, quien asumió la "total responsabilidad".

Según explicó a la prensa iraní, "era un misil de corto alcance que explotó al lado del avión", por eso "explotó cuando tocó el suelo". Asimismo, afirmó que un soldado lo confundió con un "misil de crucero" y tuvo "diez segundos" para decidir, ya que por "interferencias" en las comunicaciones no pudo obtener la confirmación.

Por su parte, el primer mandatario ucraniano Zelensky celebró el reconocimiento de Irán, aunque aclaró: "Ucrania insiste en un pleno reconocimiento de la culpabilidad. Esperamos de Irán que lleve a los responsables ante la Justicia, devuelva los cuerpos, pague una indemnización y publique una disculpa oficial".

Tras el derribo y la aceptación de las culpas, dentro de Irán la polémica por el accionar de Rohani copó los titulares locales. Dirigentes opositores y reformistas aprovecharon la situación para cuestionar el liderazgo del mandatario iraní y hasta le pidieron su renuncia. Al tiempo que cientos de jóvenes se concentraron en las universidades de Shahid Beheshti y Alame Tabatabai para reclamar contra las autoridades.

¿Cuál es la posición argentina frente al conflicto en Medio Oriente?

El Gobierno que lidera Alberto Fernández ratificó su postura de "no intervenir en conflictos bélicos internacionales" y evitó opinar sobre el recrudecimiento de los enfrentamientos armados entre Estados Unidos e Irán en Medio Oriente.

Según pudo averiguar A24.com, aún no se prenunciarán al respecto, aunque fuentes de Casa Rosada y Cancillería explicaron que hay "una vuelta a las posturas históricas de Argentina frente a conflictos bélicos internacionales" de no intervención. Al tiempo que reiteraron que "la República Argentina ve con preocupación los recientes acontecimientos ocurridos en Medio Oriente" y pide una " salida pacífica y negociada".

Es por eso que realizaron "un llamado a la comunidad internacional para que todos asumamos posiciones constructivas y reclama a las organizaciones multilaterales que asuman las responsabilidades que se les han confiado, en particular en materia de paz y seguridad internacional".

SUBIR

Poder

Ovación

Show

Más Noticias