icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
INTERNACIONALES

En Nueva York creen que "lo peor ya pasó", mientras Trump pide echar a un investigador y se apura para "abrir" el país

En Nueva York creen que
Andrew Cuomo buscó enviar un mensaje esperanzador, aunque pidió advirtió que el virus "vivirá" hasta que se encuentre una vacuna.

"Lo peor ya pasó, si seguimos siendo inteligentes de ahora en adelante", aseguró el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, justo el día en que ese estado superó las 10.000 muertes por COVID-19.

Cuomo no quiso dar un paso en falso en su anuncio tan trascendente. Por eso, advirtió: "Si hacemos alguna idiotez, veremos las cifras remontar mañana".

También el número neto de hospitalizaciones (la diferencia entre las admisiones y las altas) está en caída. En las últimas 24 horas, estuvo en 118, contra más de 1.000 el 3 de abril.

En la conferencia de prensa, el gobernador dijo: "Pase lo que pase, no habrá una mañana en la que los periódicos anuncien: 'Aleluya, se acabó'".

Cuomo aclaró que el virus vivirá con la población durante mucho tiempo. Mejor controlado, hasta que una vacuna esté disponible.

El gobernador también señaló que Nueva York ampliaría gradualmente la lista de trabajos esenciales cuando llegue el momento. Pero en un ritmo que contrasta abiertamente con los planes del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Con distanciamiento social, el subte de Nueva York en funcionamiento.
Con distanciamiento social, el subte de Nueva York en funcionamiento.

Hasta ahora, Trump solo ha emitido recomendaciones de distanciamiento social y de teletrabajo hasta finales de abril. Pero el presidente norteamericano jamás abandonó su plan inicial: reabrir la actividad económica del país.

En esa línea, adelantó que tomará una decisión, en conjunto con los gobernadores y el consejo de los científicos, pero remarcó: "¡Será tomada pronto!".

El coronavirus en Estados Unidos

Tras medio millón de casos identificados, la tasa de infecciones en el país parece estabilizarse.

Trump tiene un plan para la
Trump tiene un plan para la "apertura exitosa de EE.UU.".

"Estados Unidos está llegando al pico" de la curva, dijo el director de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) Robert Redfield.

Sin embargo, el titular del prestigioso organismo sanitario, cuyos lineamientos sigue el mundo entero, reiteró que ello no debería llevar a suspender las reglas de distanciamiento social y de teletrabajo de la noche a la mañana.

El CDC recomienda una reapertura "gradual, paso a paso, basado en datos". Trump no parece dispuesto a seguir ese camino.

El nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, no habrá desaparecido tras el fin del confinamiento. Una gran mayoría de la población habrá logrado evitar contraerlo y, por lo tanto, seguirá siendo susceptible a la contaminación hasta que haya una vacuna.

Eso explica el temor a una segunda ola, anticipada por los científicos mientras el pico de la pandemia está solo amesetado.

Sin una vacuna disponible para la población, la proporción de estadounidenses infectados en el próximo verano puede ser de entre 2% y 5%.

Trump incluso apareció molesto por declaraciones de Anthony Fauci, director del Instituto de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, y miembro de la célula de crisis de la Presidencia sobre coronavirus.

El investigador remarcó en televisión que el número de muertes podría haber sido menor si el país hubiera reaccionado más rápido.

El presidente decidió contraatacar cuando retuiteó el domingo un mensaje con la etiqueta #FireFauci, ("Echen a Fauci".) Allí se destacaba que en el mes de febrero, el asesor del presidente decía que "el coronavirus no sería un problema para el país".

Además, en otro tuit, expresó que ya está "muy cerca de completar un plan para regresar a una vida normal, en un país exitosamente abierto".

SUBIR

Poder

Ovación

Show