Qué pasó. La justicia chilena ordenó indemnizar con 120 mil dólares a 31 de los "33 mineros de Atacama" que hace ocho años quedaron atrapados por 69 días a más de 600 metros de profundidad en una mina en el norte de Chile. El reclamo conjunto había sido de 375 mil dólares, pero el fallo de primera instancia de la justicia chilena resolvió que la cifra fuera considerablemente menor a la que reclamaban los mineros. 

Por qué dos renunciaron a la indemnización. Juan Illanes y Raúl Bustos se autoexcluyeron de la demanda. Son dos de los mineros que se dedican a dar charlas motivacionales a partir de la experiencia de supervivencia que vivieron en la mina San José.

Illanes fue el tercero en ser rescatado. Fue miembro del ejército chileno durante el conflicto de Beagle y después de quedar atrapado en la mina se presentó para ser candidato a intendente de la localidad Chillán Viejo.

A través de una carta pública decidió dejar de formar parte del grupo de "Los 33". "El sistema, la sociedad, la vanidad, la envidia, el poder, el orgullo, no sé cuál de estos antivalores, han hecho que dejemos de haber sido esos que quedamos enterrados por 70 días", dijo al momento de "renunciar" al grupo.

Bustos, mecánico de profesión, quedó atrapado en la mina porque estaba haciendo una suplencia a un compañero. Según trascendió intentaría obtener una suma mayor a través de otro juicio.