icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
INTERNACIONALES

¿Twitter en contra de Cuba? Así suspendieron cuentas de dirigentes cubanos

¿Twitter en contra de Cuba? Así suspendieron cuentas de dirigentes cubanos
¿Twitter en contra de Cuba? Así suspendieron cuentas de dirigentes cubanos

Durante los últimos días, ha tomado especial notoriedad la suspensión de cuentas de Twitter en suelo caribeño. Los usuarios afectados pertenecen a medios periodísticos, directivos y personalidades vinculadas con el gobierno de su país, donde sobresale la figura del ex presidente Raúl Castro. Este hecho suma un nuevo disgusto al oficialismo, ya que Cuba vive horas de tensión por posibles apagones y escasez de petróleo.

Una sucesión de infortunios en la isla se entremezclan configurando una realidad viciada por rencillas históricas. Disputas sin resolver de tiempos marcados por la guerra fría, donde Raúl Castro era simplemente el hermano de Fidel. ¿Puede este conflicto disparado entre una compañía norteamericana -Twitter- y Cuba agravarse al extremo de una crisis diplomática? Mientras tanto, se debate sobre la frontera sutil que divide lisa y llana censura de la moderación de contenidos.

Justamente, el bloqueo de perfiles sociales coincidió con una aparición televisiva del presidente Miguel Díaz-Canel.

Allí, el mandatario admitió dificultades en el suministro eléctrico y con los proveedores de combustible, circunstancias que impulsaron medidas de emergencia y racionamiento.

Al margen de intentar cerrar con un mensaje tranquilizador, responsabilizó con dureza al gobierno de Estados Unidos por toda la situación, tildándolo incluso de genocida. La tensión flota en el ambiente y amenaza con graves consecuencias.

Fuego cruzado en Cuba

Una cantidad considerable de periodistas y funcionarios del citado país padecieron la desactivación de sus cuentas sociales.

Dentro de las mismas se encuentra el diario Granma (perteneciente al Partido Comunista de Cuba); el sitio web Cubadebate, Radio Rebelde; Canal Caribe; Mesa Redonda; Ministerio de Comunicaciones; el mencionado Raúl Castro y su hija Mariela (diputada actual del movimiento oficialista pro LGTBI). Todos comparten un nexo común: la ideología política afín al régimen revolucionario.

En señal de repudio, la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) emitió un comunicado contra el gigante de la red, encontrando en el presidente Díaz-Canel (quien paradójicamente posee activo su perfil de Twitter) un portavoz ideal para difundir su malestar. Acusan directamente a la plataforma de un “acto de censura masiva”, denunciando en términos directos de “guerra cibernética” totalmente orquestada para atentar contra la libertad de expresión del pueblo cubano.

Sin embargo, no todos coinciden con esta postura. Voces disidentes como el portal 14ymedio critican la actitud de defender los derechos de los comunicadores únicamente en esta ocasión por la mera razón de su orientación oficialista.

Sobre este punto, hacen especial hincapié en la falta de reconocimiento gubernamental y las restricciones que tienen los medios independientes por la nueva ley de informatización. Según la misma, todo contenido digital ajeno a los lineamientos de la comunidad socialista es penalizado.

Twitter y sus reglas

Consultado sobre los acontecimientos en Cuba, el director de comunicaciones globales de Twitter Ian plunkett expuso las normativas de la plataforma del pajarito.

De acuerdo al vocero, toda suspensión es ejecutable cuando se constata que existió una manipulación de las políticas de uso. En tal sentido, una información provista por Raúl Castro u otro usuario implicado pudo haberse ampliado artificialmente a través de:

  • cuentas añadidas: significa operar varios perfiles con motivos de uso superpuestos, como personas idénticas o contenido muy similar.
  • cuentas que interactúan entre sí: consiste en el intercambio mutuo y simultáneo entre múltiples perfiles para agrandar la trascendencia de determinados tweets o cuentas específicas.
  • coordinación de publicaciones: activar numerosas cuentas para subir contenido duplicado o construir una conversación falsa.

En la práctica, estas infracciones se manifiestan por ejemplo cuando se publican tweets o hashtags idénticos o muy similares de varias cuentas operadas por una persona; al participar de modo reiterativo (me gusta, retweets, menciones, votos en encuestas de Twitter) con múltiples perfiles que una sola persona utiliza; entre otros.

Según alega la firma, los propietarios de las cuentas suspendidas en Cuba fueron informados oportunamente sobre los motivos de esta decisión.

No obstante, las causas no trascendieron pese al pedido de explicaciones públicas del Ministerio de Exteriores a Jack Dorsey (presidente ejecutivo y cofundador de la empresa). Tampoco hubo precisiones sobre la restauración o no de sus perfiles a corto plazo.

Poder en versión 3.0

Luego de casi 20 años del nacimiento de las redes sociales, hoy el desafío consiste en proteger el derecho a expresarse libremente y, al mismo tiempo, no ser devastados por él.

En este punto, muchos critican a sus directivos de haber sucumbido frente a las presiones políticas y convertirse en instrumentos coactivos del establishment.

“Muchos políticos a menudo me dicen que tenemos demasiado poder sobre la libertad de expresión. Y, francamente, estoy de acuerdo”, reflexiona Mark Zuckerberg, fundador de Facebook.

Al igual que Twitter, la influencia de esta plataforma es innegable. Sin embargo, al momento de asumir su grado de responsabilidad, se autodefinen como meros canales de una infraestructura masiva de comunicación. Su alcance real abarca la supresión de contenido perjudicial de acuerdo a pautas que no son unívocas.

Bajo este escenario, emerge la necesidad concreta de reformular las reglas de juego en el ciberespacio y blanquear el rol virtual ejercido por los gobiernos.

Desde los tiempos de Raúl Castro, Cuba evidenció ciertas mejoras tales como la expansión de internet y el acceso a la banda ancha (Wi-Fi).

No obstante, el territorio caribeño aún evidencia el clima más restringido para la prensa independiente en el continente y forma parte de los 10 países en tales condiciones a nivel mundial, entre los que destacan Corea del Norte, China, Irán y Arabia Saudita.

SUBIR

Poder

Ovación

Show