Salud

Coronavirus, hepatitis infantil, viruela del mono y frío polar: la radiografía del sistema sanitario de cara al invierno

El invierno hace que las guardias médicas se poblen de casos de virosis respiratorias. ¿Qué pasará ante la irrupción de la viruela del mono y la rara hepatitis?
Francisco Reyes
por Francisco Reyes |
Coronavirus

Coronavirus, hepatitis aguda, viruela del mono y frío polar, una combinación que ¿amenaza al sistema sanitario argentino? (Foto: Télam)

Antes de la pandemia de COVID-19 causada por el virus SARS-CoV-2, cuando comenzaba la época de frío polar y se empezaba a sentir el invierno, las guardias médicas se poblaban y se registraba una alta demanda de pacientes que asistían con cuadros de virosis respiratorias. Una postal más que conocida por efectores de salud, pacientes, familias, etc., pero el escenario cambió, y este 2022 entraron a jugar en el cuadro de situación además de las típicas gripes, el coronavirus, la hepatitis aguda infantil de origen desconocido y la viruela símica o del mono.

Se trata de un combo complicado, ya que tanto la hepatitis de etiología (origen) indeterminado y la viruela, son enfermedades poco frecuentes, en versiones "nuevas" y cuyo impacto y evolución aún se desconoce. Según advirtió este miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS), organismo sanitario representante de la OMS en la región, "los casos de COVID-19 en las Américas aumentaron 10,4% la última semana con respecto a la anterior, pero también se incrementaron las infecciones por estos otros virus".

"Ahora los sistemas sanitarios enfrentan otro aumento de casos de COVID-19, junto con un riesgo creciente de eventos de salud pública actuales, como la viruela del mono, la hepatitis viral y otras infecciones respiratorias", alertó en rueda de prensa la directora de la OPS, Carissa Etienne.

Dr-etienne-OPS-portada.jpg
Los sistemas sanitarios enfrentan un riesgo creciente de eventos de salud pública actuales, como la viruela del mono, la hepatitis viral y otras infecciones respiratorias

Los sistemas sanitarios enfrentan un riesgo creciente de eventos de salud pública actuales, como la viruela del mono, la hepatitis viral y otras infecciones respiratorias", alertó en rueda de prensa la directora de la OPS, Carissa Etienne.

En sintonía con la OPS, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, ya había asegurado a mediados de mayo que "Argentina está comenzando la cuarta ola de COVID-19", ante un fuerte aumento de contagios aunque sin incremento de fallecidos ni internados y manifestó que "se monitorea de cerca tanto a los posibles casos de hepatitis como a los de viruela símica".

Ante este complejo escenario, A24.com consultó a reconocidos infectólogos para desmenuzar el gran interrogante: ¿cómo se encuentra parado el sistema sanitario argentino para hacer frente al coronavirus, la hepatitis viral infantil, la viruela del mono y ante un contexto de frío polar que agrava los cuadros de virosis respiratorias?

De acuerdo a la doctora Elena Obieta, infectóloga (M.N. 76.451) jefa del Servicio de Enfermedades Transmisibles y Emergentes de la Municipalidad de San Isidro e integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), "es esperable que podamos seguir teniendo un aumento lento y sostenido de casos, no solo de coronavirus, sino de otras virosis respiratorias, en los meses de frío que tenemos por delante. Esto ocurría todos los años antes del COVID-19, que tenía a todas las guardias colapsadas en 2020 y 2021".

Cuarta ola de coronavirus: ¿cuál será el impacto en el sistema sanitario?

En este punto y según Hugo Pizzi, médico infectólogo y epidemiólogo cordobés magíster en Salud Pública (M.N. 54101), "lo que esperamos para el invierno, teniendo en cuenta que ya nos advirtieron los meteorólogos que será muy duro, va a ser un aumento de todas las enfermedades respiratorias ya que hay incluso algunos hospitales que tienen una gran cantidad de internados por distintas causas".

coronavirus pixabay.jpg
¿Cómo impactan los sublinajes BA.1 y BA.2 de Ómicron en el marco de la cuarta ola de coronavirus en Argentina? (Foto: Pixabay)

¿Cómo impactan los sublinajes BA.1 y BA.2 de Ómicron en el marco de la cuarta ola de coronavirus en Argentina? (Foto: Pixabay)

Sobre el coronavirus, Gabriela Piovano, infectóloga del Hospital Muñíz (MN 85.555), dijo que "estamos en este momento en la parte ascendente de la cuarta ola y sabemos que vamos a tener tantos casos como el número de población somos, lo que no quiere decir que sean de gravedad, ya que en su inmensa mayoría son y serán asintomáticos".

Los tres expertos coinciden. Teniendo en cuenta que en la tercera ola llegamos a una ocupación de camas del 35%, Piovano cree que "en esta cuarta ola, basados en que la vacunación avanzó todavía más, cada vez van a ser menores los casos de gravedad y la ocupación de camas de terapia, con lo cual no esperamos que haya un estrés en el sistema de salud. Esto no quiere decir que no esperemos que lamentablemente haya gente que lo vaya a pasar mal y pueda fallecer".

"El peligro de colapso, como se vio en el resto de los países o como sucedió en la segunda ola, donde si bien nadie quedó en la calle pero las terapias intensivas se desbordaron, no creemos que vaya a pasar ahora en la cuarta ola ni en las que puedan llegar a venir más adelante", resaltó. Hugo Pizzi coincide en este aspecto y agrega: "Lo que la gente tiene que tener claro convencimiento que si no está vacunada o está mal vacunada, el sublinaje del COVID-19 que está circulando ahora, el BA.1 y BA.2 los puede quebrar".

Casos coronavirus telam.jpg
Semana a semana, aumentan los casos de coronavirus en Argentina, pero el nivel de testeo sigue siendo muy bajo. (Foto: archivo)

Semana a semana, aumentan los casos de coronavirus en Argentina, pero el nivel de testeo sigue siendo muy bajo. (Foto: archivo)

Dosis de refuerzo, clave para no sufrir formas graves de COVID-19

Hugo Pizzi fue muy tajante en relación a la vacunación contra el coronavirus. Es que concretamente en relación al COVID-19, manifestó que los profesionales de la salud están "muy preocupados ya que hay una cobertura de vacunación que todavía no está completa, fundamentalmente los que tienen una sola dosis, y las nuevas cifras que nos dejó el Censo 2022, que mostró que hay un grupo aparentemente no cubierto".

El infectólogo, epidemiólogo, magister en Salud Pública y profesor de la Universidad Nacional de Córdoba especificó que para poder pasar un buen invierno hacen falta tres dosis mínimo de vacuna contra el coronavirus, la antigripal y el uso responsable y criterioso del barbijo. En este último punto, la gente no está ayudando, hay mucha indiferencia, indolencia, fundamentalmente hay un sinnúmero de indisciplinados que desafían a la norma, no respetan ponerse la mascarilla en un ascensor, en el transporte público, etc.

"Hay que insistir nuevamente en completar la vacunación y estar prestos para lo que pueda suceder. Los casos suben, suben y suben, aunque por suerte en general todavía no hay cuadros elevados de muertes, aunque sigue siendo una tragedia que fallezcan una semana 110 personas, otra semana 70, 55 y así, es una verdadera tragedia", subrayó Pizzi.

"El escenario previsto es que volvamos a la foto de 2019, pero con el agregado del coronavirus. Por otro lado, es mucha la gente que está pobre o insuficientemente vacunada para COVID-19 y para influenza, con lo cual estamos viendo casos de pacientes internados que tienen una o dos dosis, nunca se dieron el refuerzo y sabemos que los anticuerpos caen con el tiempo", precisó Obieta, sobre la importancia de la vacunación tanto de esquema primario (primera y segunda dosis) y refuerzos (tercera y cuarta).

VACUNA.jpeg
La tercera y cuarta dosis (refuerzos) de la vacuna contra el coronavirus son esenciales y fundamentales para evitar formas graves de la enfermedad, de cara al invierno y la cuarta ola de casos que atraviesa el país, coinciden los expertos. (Foto: archivo)

La tercera y cuarta dosis (refuerzos) de la vacuna contra el coronavirus son esenciales y fundamentales para evitar formas graves de la enfermedad, de cara al invierno y la cuarta ola de casos que atraviesa el país, coinciden los expertos. (Foto: archivo)

Viruela del mono: ¿debemos estar preocupados?

Los dos "actores" que entraron a jugar en el escenario sanitario local, regional y global son sin lugar a dudas la hepatitis aguda y la viruela símica.

Es que la inusual aparición de casos de viruela del mono, una enfermedad eruptiva relacionada con la viruela que mató a millones de personas antes de ser erradicada en 1980, "merece atención", señaló este miércoles Carissa Etienne, directora de la OPS.

La OMS dijo este miércoles que desde el 7 de mayo, más de 550 casos fueron confirmados en 30 países fuera de las naciones africanas donde la enfermedad es endémica.

"El riesgo para el público en general sigue siendo bajo en este momento, pero debemos estar atentos", enfatizó Etienne.

Viruela-mono-nueva.JPG
La OMS dijo este miércoles que desde el 7 de mayo, más de 550 casos fueron confirmados en 30 países fuera de las naciones africanas donde la enfermedad es endémica.

La OMS dijo este miércoles que desde el 7 de mayo, más de 550 casos fueron confirmados en 30 países fuera de las naciones africanas donde la enfermedad es endémica.

Consultada por A24.com, Piovano aseveró: "Sobre la viruela del mono, vemos que hay una cantidad de casos, analizamos que el RO o número de duplicación es muy bajo, con lo cual no hay en estos momentos un peligro de brote, está siendo controlada la situación".

En la mísma línea, Obieta resaltó: "En relación a la viruela símica, estamos ante un escenario todavía prematuro e incierto ya que no sabemos si se limitará a pequeños clusters de brotes. Por lo que observamos, no tiene una transmisibilidad tan elevada como la que sí tiene el coronavirus. Esto implicaría un estrés al sistema de salud en tanto y en cuanto en principio al requerimiento de los aislamientos y el seguimiento del paciente. Cabe destacar que la viruela del mono es una enfermedad con una mortalidad muy baja, por lo menos en esta cepa que tendríamos circulando en la Argentina".

¿Casos aislados o inminente brote de hepatitis viral?

A la fecha y según la OPS/OMS, siguen reportándose inflamaciones hepáticas infantiles graves en el mundo desde que la OMS fue informada por primera vez el 5 de abril de casos en Escocia.

Al 26 de mayo, la OMS tenía registrados 246 casos probables de hepatitis aguda de origen desconocido en niños en las Américas, la gran mayoría en Estados Unidos (216), pero también en Canadá (10), México (10), Argentina (5) y Panamá (5).

Para la infectóloga Gabriela Piovano, con respecto a la hepatitis, hay que entender si fuéramos a hacer una comparación, "es como decir que en un pueblo todos los niños que no tienen apellido sean hijos de un mismo padre". Esto no se ha demostrado para nada en estos casos de hepatitis. Lo que vemos es que todos los años hay pacientes de gravedad de origen desconocido, y que no están relacionadas entre sí. Este número no aumentó, con lo cual, de acuerdo a la especialista del hospital Muñíz, no hay un brote de alguna hepatitis que sea transmisible o alguna situación ambiental o tóxica que haya afectado a alguno de esos niños con esas afecciones. No hay ninguna evidencia que sea una nueva hepatitis o que sea un organismo de un origen infeccioso el que las causa".

Hepatitis niños Cloudinary.JPG
La hepatitis aguda viral infantil afecta de forma muy grave al 10% de los pacientes que presentan este cuadro. (Foto: Cloudinary)

La hepatitis aguda viral infantil afecta de forma muy grave al 10% de los pacientes que presentan este cuadro. (Foto: Cloudinary)

Por consiguiente, "no tiene mucho sentido pensar que estas dos situaciones pueden aportar una cantidad de casos de gravedad que puedan complicar el escenario del sistema de salud en los próximos meses", alertó. Sin embargo, para Piovano, los casos de infecciones de transmisión respiratoria que veíamos todos los años antes del coronavirus y que colapsaban al sistema de salud, como son las bronquiolitis influenza y el virus respiratorio sincitial (VRS) y, quizás esas virosis pueden llegar a complicar la escolaridad presencial, ya que son virus muy transmisibles y año a año siempre en el invierno ocasionaron muchísimos problemas.

Obieta, en relación a esta afección, manifestó: "La hepatitis aguda grave de etiología desconocida que se ve en niños puede complicar el escenario local levemente por el requerimiento de trasplante del 10% de los chicos que la padecen, y eso insume un montón de trabajo y esfuerzo para el sistema sanitario. La mayoría de los afectados se recuperan pero no deja de ser un discreto estrés extra para los pediatras sobre todo para identificar estos casos".

En conclusión, y según Hugo Pizzi, hablando sobre las nuevas amenazas que configuran la hepatitis aguda infantil y la viruela del mono, el índice de difuminación que tienen de contagio no da una predicción epidemiológica para preocuparse. Debemos estar atentos como lo estamos ahora, hay alertas epidemiológicas para ambas enfermedades, todos los hospitales y efectores de salud están absolutamente atentos a estos brotes. "Por la forma en la que se trasladan de paciente a paciente no creo que llegue a ser un problema sanitario, incluso se están vacunando a los contactos estrechos en anillo, es decir simplemente a aquellos que estuvieron cerca de pacientes", concluyó.

s