Pandemia

La Unión Europea apoya liberar las patentes de vacunas

Un día después de la definición del gobierno de Biden, la UE también se muestra a favor de esa medida para acelerar la producción mundial de dosis.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Europa sigue a los Estados Unidos en la posibilidad de liberar las patentes de las vacunas contra el COVID-19 (Foto: AP).

Europa sigue a los Estados Unidos en la posibilidad de liberar las patentes de las vacunas contra el COVID-19 (Foto: AP).

“Estamos dispuestos a discutir cómo podría ayudar a ese objetivo la propuesta de Estados Unidos de renunciar a la protección de la propiedad intelectual de las vacunas contra la Covid”, dijo una de las principales autoridades de la Unión Europea, Úrsula Von der Leyen. Así, la UE se sumó, un día más tarde, a la definición que hizo la administración Biden a favor de suspender los derechos de patentes sobre las vacunas para favorecer una mayor producción mundial de los fármacos contra la pandemia.

“La Unión Europea también está dispuesta a debatir cualquier propuesta que aborde la crisis de forma eficaz y pragmática”, agregó Von der Leyen. El Viejo Continente es, junto a Estados Unidos, de los principales lugares en donde se concentra la propiedad de los fármacos más efectivos contra el Covid-19.

Basta citar un solo ejemplo. Una de las vacunas más exitosas, en base a la moderna técnica del ARN mensajero, es la que comparten en su desarrollo el laboratorio Pfizer, de Estados Unidos, y BioNTech, de Alemania. El tema de las patentes, en este caso, es un problema a resolver a ambos lados del Atlántico.

von der leyen.JPG

"Europa, farmacia del Mundo"

La medida, recibida con aceptación en todo el mundo, plantea reparos en los laboratorios que desarrollaron en tiempo récord una solución desde la ciencia para la pandemia. La titular de la Comisión Europea, para graficar la importancia del tema a discutir, dijo: "Europa es ahora mismo la farmacia del mundo y estamos orgullosos de ello”.

El debate se inició a finales del año pasado, cuando India y Sudáfrica - también la Argentina - propusieron en la OMC (Organización Mundial de Comercio) la suspensión de los derechos de propiedad intelectual de las nuevas vacunas para facilitar su producción a escala mundial.

Esto facilitaría que varios países -que tienen la tecnología y capacidad necesaria- puedan elaborar una mayor cantidad de vacunas, exceptuados del pago de los derechos a quienes las desarrollaron. La carrera para lograr lo más rápidamente la inmunidad planetaria contra la pandemia es una prioridad. Pero se complica en parte debido a dos factores principales: la logística para su producción y distribución y la concentración de dosis que se registra en los países centrales o de mayor desarrollo económico.

Alerta de los laboratorios

La "propuesta Biden" despertó reparos de inmediato en varios frentes. El primero, el de los laboratorios que desarrollaron los fármacos que hoy resultan vitales. En Estados Unidos, la administración Biden se pronunció a favor de suspender las licencias este miércoles. El mismo día, Pfizer, informó que podría recibir unos US$ 26.000 millones de dólares con la comercialización de su fármaco contra el Covid.

La cifra es contundente. Significa un 73% más de lo estimado previamente. Solo en el primer trimestre de 2021, ya ha ganado más de US$ 3.400 millones. Triplicó los ingresos comparado con años previos a la pandemia.

También tuvo un primer efecto negativo en el mundo de las finanzas. El anuncio de la la posible suspensión de las patentes provocó fuertes caídas de las acciones de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech, pero también de Moderna y Novavax, en la bolsa de Wall Street.

Un desafío mundial

La suspensión de las patentes y derechos abre un debate con los laboratorios y la esperanza de acelerar la vacunación mundial. Hasta el momento, sumando las campañas nacionales más la iniciativa COVAX, ya se han aplicado 1.211.655.729 millones de dosis. Es apenas el 15% de la población mundial .

Y la cifra baja a la mitad porcentualmente si se considera que la mayoría de las vacunas necesita dos dosis para el máximo de inmunidad. Un debate clave, en plena pandemia.

s