Fue una sesión que tuvo para todos los gustos. Las caras largas y contentas iban desde un lado al otro del mostrador.

Más allá de la importancia del hecho histórico de la media sanción de la legalización del aborto, fue destacable que en el Congreso cambió completamente el panorama que se ve habitualmente: se pudo ver a diputados oficialistas y opositores luchando codo a codo para sacar (o frenar) una ley. La grieta esta vez no fue partidaria.

La mayor grieta se dio entre “Unitarios y Federales”. Capital y la Provincia de Buenos Aires aportaron los votos fundamentales para que se apruebe la ley. Las provincias del interior mostraron tendencias más conservadoras, más allá de que hubo votos clave para revertir la cuestión: los tres pampeanos y Luis Beder Herrera, jefe del PJ riojano, fueron los más resonantes.

El peronismo y en particular el Frente para la Victoria fue clave para la aprobación. Aportó 54 votos positivos. Solo 10 diputados de ese bloque votaron en contra. El PRO, aunque fue el que habilitó el debate, fue el récord de rechazos con 37 diputados. El resto de los peronismos tuvo más “no” que “sí”. Igual fueron clave para que el proyecto se apruebe.

Si en la mayoría de las provincias prevaleció el “no”, el proyecto va a atravesar ahora un difícil camino en el Senado donde todas las provincias tienen igual representación (en Diputados la representación es proporcional a la población). En los números iniciales son pocos los senadores que están abiertamente dispuestos a apoyar el proyecto: sin embargo, habrá que evaluar el peso de la opinión pública luego de esta hazaña que se vivió en Diputados.

En las casi 24 horas que duró el debate hubo momentos de todo tipo: donde parecía que el sí avanzaba irremediablemente, donde los números daban empate, donde había presiones cruzadas.

A último momento, casi con un gol sobre la hora, ganó el sí. Fue cuando se conoció la decisión por la afirmativa de los diputados de La Pampa. A24.com había avisado que estaban evaluando cambiar su voto.

Ahora esperan largos meses de debate para lograr la sanción definitiva. El Senado no va a ser un camino fácil para la ley de aborto legal, seguro y gratuito.