Qué pasó. La cúpula de la CGT se reunió con la mesa chica de la central obrera para organizar una reunión del Consejo para abril y encaminar la elección de nuevos representantes. Se acordó mantener aislado a Hugo Moyano debido a su reciente acercamiento al kirchnerismo.

Qué significa. Desde que en diciembre del año pasado se activó un paro al que adhirió la mitad de la cúpula cegetista, se quebró la unión de la organización. Se presiona para elegir nuevas autoridades y volver a unificar los criterios de representación. Si bien el clima es tenso, se acordó evitar ahondar en factores de discordancia y lograr una salida "limpia". Aún no está definido el mecanismo de representación.

En qué andan. Cada uno de los triunviros tiene una postura tomada. Juan Carlos Schmid prefiere una salida rápida y correcta, Carlos Acuña quiere mantener el status quo actual y Héctor Daer trata de posicionarse como un representante apetecible, aunque comparte la iniciativa de una reestructuración ordenada.

Los Gordos.  Los gremios más fuertes encuentran su líder en la figura de Daer y pujan por posicionarse en la conducción de la futura "nueva" CGT. No les será tan fácil: si bien tienen una gran representación, no es suficiente para ser los únicos. El clima es de incertidumbre y no hay figuras claras ni definitivas que puedan encaminar la nueva conducción.