Exclusivo: piden el “modelo paraguayo” para contar los votos en 2019 (un scanner, un cable y una netbook)
Layer 1
Elecciones2019

Exclusivo: piden el “modelo paraguayo” para contar los votos en 2019 (un scanner, un cable y una netbook)

Los responsables de las elecciones en la Argentina estuvieron en Paraguay en los últimos comicios y se sorprendieron con la rapidez y eficacia del sistema de cómputo de votos de ese país. Lo lograron con un scanner, una laptop e internet móvil para transmitir los resultados de cada mesa.

Aun sin voto electrónico, el recuento se hace digitalmente y en pocas horas se pudo tener un resultado provisorio, sin pasar por los problemas que tuvo la Argentina en las últimas PASO. El sistema no solo ofrece más rapidez: también minimiza las polémicas por la carga de datos.

Lo sorprendente es que este “tecnológico” sistema se usó incluso en lugares como este:

“Dentro de la precariedad de los lugares de votación con gallinas de por medio, funcionó excelente el escaneo y transmisión”, explicaron fuentes de la Cámara electoral que envió una delegación al país vecino.

El manual de estilo paraguayo cuenta cómo se computan los votos: “La transmisión de resultados electorales preliminares (TREP), es un sistema de información oficiosa, no vinculante, que permite transparentar el resultado de las elecciones dando a conocer, en el menor tiempo posible, los resultados preliminares de las votaciones realizadas”, explica 

Modelo argentino

En la Argentina el sistema es mucho más complejo. Los presidentes de mesa abren las urnas, cuentan todos los votos y se arma un telegrama. Luego en cada escuela juntan todos los telegramas y tienen que esperar a que un camión del correo venga a buscarlos.

Luego el camioncito sigue haciendo el recorrido, pasa por varias escuelas y lo lleve a la dependencia del correo más cercana. En algunos lugares del conurbano hay tantas escuelas y tan lejos de los centros del correo que se genera una lista de espera muy larga.

Después lo recibe un data entry que carga manualmente los datos. Si hay muchos telegramas por cargar que llegan todos juntos, la demora es aún mayor: el famoso cuello de botella.

Y si encima los telegramas fueron escritos con mala letra o errores formales (por ejemplo, que haya más votos que votantes) ese telegrama debe seguir un largo caminito burocrático.

Por eso en las últimas PASO los resultados llegaron a las 6 de la mañana y con un parcial que solo tiene el 95% de las mesas escrutadas.

Modelo paraguayo

¿Cómo se soluciona esto? En Paraguay lo hicieron con una netbook, un scanner, dos cargadores, un módem USB y una zapatilla eléctrica. Nada demasiado caro.

La idea es que en cada escuela haya un “centro de transmisión” (puede ser una persona en una escuela chica) al que le vayan acercando los telegramas firmados por el presidente de mesa y los fiscales.

Ahí los escanean y los mandan a un centro de digitalización central que se encarga de cargar los datos. En definitiva, el proceso sigue siendo manual, pero no hay que esperar a que llegue el correo a traer un papelito físico.

¿Y que pasa si no hay internet? En el caso paraguayo, “para los locales de votación que tienen menos de 3 mesas o no posea cobertura de datos de las proveedoras contratadas” se hace por teléfono a través de un “sistema vía voz”.

Luego sí, se mandan por correo y se hace un último proceso de verificación. “En la Justicia Electoral recibidos los resultados y siguiendo los protocolos establecidos, se procederá a la transcripción en el formulario de recepción utilizado”, explica el manual de procedimiento de la Justicia paraguaya.

“Utilizaron red propia, equipamiento propio y gente propia. Consistió en tres etapas: escaneo - transmisión - recepción. La persona que realizaba la tarea, hasta que no se confirmaba la recepción en pantalla de la información enviada, no se levantaba de la silla. Fueron 4 actas por mesa con códigos QR”, cuentan quienes estuvieron en el proceso. En Paraguay se vota de 7 a 16 horas y se calcula que a las 19 ya tenían un alto nivel de información procesada.

"El acta se llena manualmente y por categoría, empezando por la categoría presidencial para tener rápido los resultados. Si está mal cargado salta cuando se hace el procesamiento y va a un área para ser revisada", explicó Leandro Querido, de la ONG Transparencia electoral y uno de los integrantes de la comitiva.

En 2017 la Cámara Nacional Electoral Argentina había propuesto usar de los scanners en los establecimientos de votación para agilizar el escrutinio provisorio, aunque sin valor legal. Sin embargo, la idea no fue implementada, más allá de alguna prueba piloto.