Qué pasó. Las Abuelas de Plaza de Mayo manifestaron su “preocupación” ante el intento de otorgar prisión domiciliaria a condenados por delitos de lesa humanidad y responsabilizaron al gobierno de Mauricio Macri.

Qué dijeron. “Si bien es común que las defensas soliciten este tipo de beneficio, es preocupante que desde el mismo Servicio Penitenciario Federal se sugiera a la Justicia otorgar ese privilegio para criminales de lesa humanidad”, alertó la organización en una conferencia de prensa encabezada por su presidenta, Estela de Carlotto.

Por qué advierten. A modo de ejemplo, citaron que “este fin de semana, Guillermo Pérez Roisinblit, nieto restituido en el año 2000, hizo conocer a través de su cuenta de Twitter el terror que le infunde la posibilidad de que su apropiador, Francisco Gómez, quien lo ha amenazado de muerte, aparezca por su casa”.