icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Alberto y las dudas sobre la Justicia: la relación con Cristina, la avanzada sobre Larreta y las ambiciones de Lorenzetti

Alberto y las dudas sobre la Justicia: la relación con Cristina, la avanzada sobre Larreta y las ambiciones de Lorenzetti
Alberto Fernández y Cristina Kirchner (Foto: archivo).

El presidente Alberto Fernández volvió a encolumnarse con la vicepresidenta Cristina Kirchner. Durante un raid mediático, aprobó la modificación de la ley del Ministerio Público para elegir al Procurador con menos votos que los dos tercios del Senado. El viernes se había aprobado ese dictamen en la cámara alta. En esas horas, los diputados del Frente de Todos aprobaron otro dictamen para sancionar por ley la quita de más fondos al gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larrreta.

La elección del Procurador y el recorte en CABA son la agenda de Cristina Kirchner. La quita será, empero, a todos los habitantes de la Ciudad. Rodríguez Larreta asumirá el ajuste con recortes de obras públicas, gastos administrativos y un impuesto del 1,2% al consumo con tarjeta de crédito. El legislador K Leandro Santoro reaccionó ayer y dijo que el impuesto “es una locura”. El recorte lo terminará pagando la gente.

Según confirman a A24.com fuentes oficiales, la Casa Rosada construye otro gran relato para disimular el ajuste en las jubilaciones, el IFE, el ATP, las tarifas, y los 15 impuestos creados para la clase media en el Presupuesto 2021. Se empezará a decir que el ajuste lo pagarán los ricos con el impuesto a las grandes fortunas y los acreedores con los que se negoció la quita de intereses. Nunca el pueblo.

Esos mismos funcionarios admiten que Alberto se radicaliza con el cambio de la ley para la elección del Procurador y con el recorte en CABA para tener conforme a Cristina y porque necesita ordenar el panorama interno en el Frente de Todos para poder avanzar en el ajuste y en el acuerdo con el FMI sin sufrir sobresaltos.

Sabe, por otro lado, que la vicepresidenta le cuestiona, como problema de fondo, que todos los avances sobre el Poder Judicial aún no cambiaron sustancialmente su compleja situación judicial. Los juicios orales no fueron desactivados y aún puede ser condenada en varios de ellos.

Más allá de los guiños a Cristina, que consideró imprescindibles, Alberto Fernández ratificó a la prensa que seguirá avalando a Daniel Rafecas como Procurador General de la Nación, pese a que el juez federal dijo que nunca aceptaría ser elegido por mayoría sino por los dos tercios de los votos. Y pese a que Cristina Kirchner barajaría otros candidatos para la conducción del Ministerio Público. El pliego lo presenta el Poder Ejecutivo y para postular a otro candidato se debe retirar el de Rafecas.

Allí está el nudo del problema. Los kirchneristas no contestan cuando se los consulta sobre su aceptación o no a Rafecas. La ex presidenta quiere controlar la Procuración porque, cuando se instrumente el sistema acusatorio, los fiscales federales tendrán el monopolio del poder para impulsar o dormir causas por corrupción, terrorismo o narcotráfico en las que estén comprometidos oficialistas u opositores, según el caso.

Es la principal batalla por el poder en la Justicia. Durante su recorrido mediático del fin de semana, Alberto aseguró que el cambio en la ley del Ministerio Público “facilitará la elección” del Procurador, pero que sostendrá a Rafecas. Un íntimo amigo del Presidente aseguró: “Alberto va a sostener a Rafecas. Retroceder sería un error enorme. Es difícil encontrar alguien más respetado. Es el mejor candidato”.

También dijo el Presidente en ese tour de prensa que “Cristina es una gran dirigente, pero no es Juan Domingo Perón”. Nadie sabe cómo pudo caer esa definición en una líder hegemónica que, por su historia, está en las antípodas de Perón, que se enfrentó a los Montoneros en los años 70. Nunca ella elogió a Perón, sino que marcó diferencias en diversas ocasiones, aunque sí se identificó con Evita.

“Para el Presidente, lo más importante es mantener el panorama interno ordenado y bajar las tensiones que existen con Cristina. No se hablan hace al menos un mes”, dijo a A24.com una fuente del Gobierno. Lo confirmó Alberto: dijo que la relación con la vice está “perfecta”, pero admitió que no se hablan “hace un tiempito”. Los contactos son por medio de terceros: el principal es Wado De Pedro, ministro del Interior. Pero hasta Máximo Kirchner tomó distancia de Alberto y de Massa, por cuanto no dieron muestras de “militar” el impuesto a la riqueza.

Este nuevo giro de Alberto Fernández hacia la agenda de Cristina sigue la coherencia de otros anteriores: aceptó el impuesto a las grandes fortunas; echó a María Eugenia Bielsa por el K Jorge Ferraresi en el Ministerio de Hábitat; y elogió la carta de los senadores que responden a ella con reclamos al FMI en plena negociación, lo cual molestó al ministro de Economía, Martín Guzmán.

No sólo eso. También el Presidente buscó congraciarse con su vice con otros gestos: militó la remoción de jueces y camaristas que molestan a las causas judiciales de la ex presidenta; activó la reforma judicial ahora trabada por la oposición en el Congreso; y armó la Comisión Beraldi para reformar la Corte y el Ministerio Público.

Más atrás en el tiempo, intentó expropiar Vicentín; dispuso la liberación de presos por el Covid-19, y le quitó a Larreta $36.000 millones mediante el decreto 375 para dárselos al gobernador bonaerense Axel Kicillof.

También sobrevuela en el oficialismo el malestar por el aval tácito que el kirchnerismo les confiere a las tomas de tierras en el Sur, con grupos pseudo mapuches sospechosos; por las ocupaciones en el conurbano bonaerense y por la usurpación del campo de la familia Etchevehere en Entre Ríos a manos de Juan Grabois, del MTE. Además, los K cuestionan la posición ambigua de la Casa Rosada frente al gobierno bolivariano de Venezuela.

En el Senado aseguran que la ley del Ministerio Público podría tener media sanción el viernes próximo, o el Presidente debería pasarla al temario de las sesiones extraordinarias a partir del 1 de diciembre. Pero en Diputados ese proyecto podría quedar trabado por la posible resistencia de habituales aliados del kirchnerismo. En tanto, esta semana podría tratarse en Diputados la quita de recursos a la CABA y se convertiría en ley porque ya fue sancionada en el Senado. De todos modos, todavía no hay fecha confirmada para la sesión en la cámara baja.

Este último proyecto busca presionar a Rodríguez Larreta para que retire su recurso de amparo ante la Corte Suprema. También es una señal de poder ante el máximo tribunal, enredado en sus propias internas por el caso de la Ciudad. Dicen en la Corte que Carlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda apoyan el amparo de la CABA porque la quita de recursos fue inconstitucional. Mientras tanto, Ricardo Lorenzetti negocia con el jefe del Gabinete, Santiago Cafiero, vía gestiones de la ministra de Justicia, Marcela Losardo. El interés máximo de Lorenzetti es regresar a la presidencia de la Corte. Por su parte, Horacio Rosatti está indefinido y su voto podría volcar el de Elena Highton de Nolasco.

“Esta semana no se trata en la Corte el caso de la Ciudad. Todavía no hay una mayoría consolidada”, señaló un conocedor del máximo tribunal.

Si a la Ciudad le quitan recursos del decreto 735 ($36.000 millones, 1,18% del PBI), que fueron a parar a la provincia de Buenos Aires, y los de la eventual ley ($24.500 millones, 0,9%) Rodríguez Larreta activará el impuesto al 1,2% sobre los consumos con tarjeta de crédito. La norma le quitaría a la Ciudad el presupuesto y mantendría el financiamiento del Estado a la seguridad porteña, con giros mensuales y acordados en el Presupuesto, como si el distrito porteño fuera un ministerio más del Gobierno.

Si la Corte Suprema fallara en favor de Rodríguez Larreta y de los porteños, el jefe de gobierno de la Ciudad eliminaría en el acto ese nuevo tributo, según supo A24.com. En ese caso, la complicación consistiría en encontrar una solución para la provincia de Kicillof, que hoy les paga los aumentos a sus policías con el dinero de la Ciudad. Parte de esta novela se comenzará a definir esta semana en Diputados o deberá pasara al temario de las sesiones extraordinarias en diciembre. Comienza a calentarse el verano con debates que abrirán enfrentamientos apasionados.

por Mariano Obarrio
SUBIR

NWS

Ovación

Show