Rubinstein sobre el aborto: “Después de este debate hay cuestiones que ya no tienen vuelta atrás”
LegalizaciónDelAborto

Rubinstein sobre el aborto: “Después de este debate hay cuestiones que ya no tienen vuelta atrás”

El ministro de Salud Adolfo Rubinstein cobró una relevancia clave en el debate por la legalización del aborto. Mediante su investidura como funcionario y con datos y hechos médicos se ocupó de probar la importancia de la ley para las mujeres. Lo repitió hasta el cansancio: es una cuestión de salud pública.

En una charla con A24.com evitó dar pronósticos sobre el 8 de agosto -día en que el proyecto llegará al recinto- pero aseguró que "hay cuestiones que no tienen vuelta atrás".

¿Qué expectativa tiene para el 8 de agosto?

La verdad que no sé. Hoy está muy parejo todo. Es un final abierto, no podría adelantar lo que va a pasar porque nadie lo sabe

¿Qué pensaría si finalmente se cae el proyecto?

Hay dos cosas para decir. La primera es que independientemente del desenlace lo bueno es que durante todos estos meses el debate ha sido público. Se conoce las consecuencias e implicancias del aborto en forma clandestina y eso hace que toda la sociedad se replantee lo que hay que hacer. Hay cuestiones que no tienen vuelta atrás: programas de educación sobre el aborto, de prevención sexual, consejerías en los colegios, anticonceptivos. Estas cosas se van a sostener y se van a profundizar. La sociedad está de acuerdo en que tenemos que hacerlo.

Aún suponiendo que el marco normativo fuera el mismo, si tenemos que aplicar el protocolo de interrupción legal ya quedó instalado cómo hacerlo. Independientemente de que el objetivo más importante es trabajar en la prevención no podemos desatender el problema del aborto legal en la salud de las mujeres

¿Cree que el debate que se produjo en el Congreso fue conducente?

El debate fue impresionantemente productivo. Primero porque no recuerdo otro tema que haya tenido esta intensidad que trascendió el Congreso. Fue un debate social y sigue siendo, a pesar de que en las últimas semanas se ha tornado más virulento. Aún así no hay nadie que deje de hablar hoy del aborto, desde Buenos Aires y el interior, todas las clases sociales, hombres y mujeres, jóvenes y adultos. 

¿Le generó algún problema al interior de Cambiemos su postura a favor de la legalización?

No, no tuve problema. Primero porque el presidente fue muy osado cuando habilitó este debate porque reconoció que este era un problema que estaba en la agenda social. Además dio clara libertad a todos los funcionarios para que expresaran sus creencias y sus valores.

"En cuanto a mi participación, traté de ser la voz desde la salud pública. Me focalicé en lo que implica para las mujeres que deciden detener el embarazo en cuestiones clandestinas y cuáles son las complicaciones sanitarias que esto genera".

¿Le sorprendió la opinión de algunos funcionarios que anclaron su postura a la religión o incluso pusieron en duda cuestiones que ya estaban contempladas en la Constitución?

Este debate es un revulsivo que está atravesado con muchas cuestiones que tienen que ver con valores, juicios éticos, con creencias, con convicciones. Por eso tuvo tal trascendencia. Esto no es sólo un problema de salud pública

Suponiendo que el proyecto efectivamente sea aprobado ¿Se está trabajando en alguna reglamentación o medidas como la inclusión del misoprostol de forma permanente en los hospitales?

Esto va a depender si sale la ley y cuáles sean los artículos. Nosotros tenemos que hacer cumplir el espíritu de la ley. Pero sí, la ANMAT ha registrado el misoprostol en los casos de interrupción legal del embarazo y esto sí se va a garantizar. Desde el ministerio de Salud como parte de los insumos y medicamentos que hoy la dirección de Salud Sexual y Reproductiva está entregando se incorporará también el misoprostol y el mifepristona que aún no está en la Argentina.

¿Está de acuerdo con que se pueda establecer una objeción de conciencia institucional?

Entiendo que hay valores de las instituciones que creo que habría que atender y respetar siempre y cuando no atenten contra el espíritu de la ley. Lo que hay que lograr es que las instituciones que no acepten la interrupción del embarazo puedan hacerlo mientras no implique un riesgo de vida de la mujer y se pueda garantizar la derivación oportuna en los tiempos estipulados.  

Los trabajadores del INTI denuncian que se echó personal que hacía control de calidad de los preservativos ¿Esto es así?

Entiendo que no. Para nada. Yo no tengo ninguna información al respecto. Los controles a los preservativos están funcionando perfectamente bien.

¿Qué otra deuda de salud pública considera que hay que saldar con urgencia en la Argentina?

El proyecto más importante es el de la ampliación de la cobertura efectiva, la cobertura universal de salud. Significa comenzar trabajar en el cierre de las brechas y las disparidades sanitarias que hoy existen entre las provincias más pobres y las más ricas y entre las obras sociales más pobres y las más ricas. Tenemos que garantizar que no haya disparidades en la cobertura independientemente de la cobertura o clase social.

¿De todos los testimonios y discursos que se dieron en este debate, hubo alguno que lo haya conmovido particularmente?

Me conmovió muchísimo la exposición de esta joven de Salta (Milagros Peñalba). También la de Claudia Piñeiro. Fueron presentaciones y exposiciones muy relevantes e importantes