Plazo Fijo UVA: ¿Qué es el Impuesto Cedular?

Más conocido como Impuesto a la Renta Financiera para 2021 pasó a tributar por escala y su tasa puede llegar a 35 %. El plazo fijo UVA lo cancela.
22 de abril de 2021 - 21:14
Los plazos fijo UVA cancelan impuesto cedular

Los plazos fijo UVA cancelan impuesto cedular

El impuesto cedular, es comúnmente conocido como impuesto a la Renta Financiera, es un tributo que comenzó a cobrarse en 2018 y que se debe declarar anualmente juntamente con el Impuesto a las Ganancias. El plazo fijo UVA está incluido como uno de los plazos fijo que tributa impuesto cedular.

Originalmente, luego de declarar los ingresos financieros cobrados durante todo el año, el impuesto establecía una alícuota sobre el excedente de un mínimo no imponible (MNI) equivalente al de Ganancias. Para 2018 fue de $ 66.917,91, mientras que para 2019 es de $ 86.848,99.

Pero se le hizo un ajuste a la Ley que disponía el pago de este impuesto en dos artículos: el 32 estableció una exención a partir del período fiscal 2020 para los ingresos de enajenación de títulos públicos, obligaciones negociables y bonos; mientras que el 33 estipuló una exención sin fecha para los plazos fijos en pesos sin cláusula de ajuste, por lo que entró en vigencia con la ley el 23 de diciembre de 2019.

Como es un impuesto de ejercicio anual, el cambio aplica para los ingresos de todo el año, por lo que estos depósitos remunerados quedaron eximidos de pagar renta financiera.

Así, para el ciclo fiscal 2020 quedarán exentos además los ingresos por compraventa de títulos públicos, bonos, ON y cuotapartes de FCI, además de los plazos fijos en pesos sin cláusula de ajuste.

Aunque las inversiones quedan exentas. Aún hay algunos tipos de plazo fijo que cancela este impuesto. Aquellos plazos fijos que contienen una cláusula de actualización, como el plazo fijo UVA, y los depósitos en dólares, sí tributan el impuesto. Originalmente este tipo de inversiones pagaba 15% sobre el monto de intereses que excediera el mínimo dispuesto por AFIP para cada año. La ley de Solidaridad también cambió este aspecto: abonarán con una escala progresiva.

Aquellas personas que hayan pagado el impuesto cedular en 2020 también deben estar atentas a los montos ganados en sus cajas de ahorro o cuenta corriente en pesos o en dólares, y de la diferencia de cambio que ganaron por la tenencia de la divisa extranjera porque este año no tributaran.

Las inversiones que están exentas son: la venta de acciones locales o del exterior con cotización en el mercado local (incluye Cedear), todos los títulos públicos argentinos con o sin cláusula de ajuste y en moneda local o extranjera (ya sea venta o ganancias obtenidas por dividendos o intereses), los rendimientos obtenidos por Fondos Comunes de Inversión ya sean en pesos, dólares o con cláusula de ajuste y todo tipo de obligaciones negociables en el país.

Por ejemplo, los intereses por plazos fijos con cláusula de actualización del plazo fijo UVA, que no están exentos, si la renta se produjo en 2019, correspondía tributar una tasa del 15%. Pero si la renta es de 2020, como el impuesto cedular en estos casos ya no existe, esos intereses se sumarían al resto de las ganancias gravadas y se calcularía el impuesto a través del régimen general, a una tasa que puede llegar al 35%, dijo un especialista a Infobae.

Se habló de