Insólita descripción

Eduardo Valdés metió la grieta en el Día del Orgullo: ¿Quién es "puto" y quien es "gay" según sus ideas políticas?

En el Día del Orgullo LGBT, el diputado oficialista realizó una insólita comparación en la que habló de peronistas y gorilas.
Eduardo Valdés metió la grieta en el Día del Orgullo: ¿Quién es puto y quien es gay según sus ideas políticas?

"Nosotros tenemos con orgullo la agrupación Putos Peronistas, que viene de la época de Néstor Kirchner", recordó hoy Valdés en declaraciones a radio Delta. Pero el mensaje se empezó a volver polémico cuando recordó un lema de la agrupación.

"Ser puto es peronista, ser gay es gorila’. Ellos explicaban que el gay pelea por los derechos de la comunidad homosexual, pero el puto peronista pelea por sus derechos y además por el ABL, por la calle, la vivienda y el trabajo” explicó Valdés, reivindicando una extraña consigna.

Bandera del arcoiris: ¿Qué significa y cómo surgió?

Hay un ícono inconfundible del movimiento: su bandera. La primera vez que salió a las calles fue el 25 de junio de 1978, nueve años después de los incidentes en aquel bar neoyorkino. La presentaron en la ciudad de San Francisco una de las tantas donde se replicó el movimiento.

Quien la creó fue Gilbert Baker, un artista de la comunidad gay. La presentación oficial ocurrió tres días antes de la marcha por el Día de la Libertad Gay, como se la llamaba por entonces. "Hay mucha polémica respecto de cómo se generó. Aún no existía la idea de orgullo. El mundo LGTBI estaba previo a una gran elección para un simple comunero que fue Harvey Milk", explica Suntheim.

"Frente a eso cada agrupación que pasaba a saludar a la oficina que habían puesto en la calle Castro de San Francisco, llevaba su bandera. Había como 50 banderas. Pero se dieron cuenta de que necesitaban un único emblema que unificara la lucha". Y agrega que, en la Marcha de la Liberación Gay, como se llamaba por entonces.

El activista Milk ganó las elecciones para un espacio donde se aprobaban normativas y presupuestos locales también en San Francisco, su ciudad. Así se convertía en el primer representante abiertamente gay en acceder a un cargo público en Estados Unidos.

Por entonces su condición podía significar desde la pérdida de un trabajo hasta la detención policial. Lo suyo fue mucho más allá: un año después de ser elegido murió asesinado. La historia de ese hombre quedó retratada en la película que protagonizó Sean Penn y que llevó su nombre.

s