La herencia

Paritarias y crisis: los dilemas del Gobierno ante la creciente presión gremial por aumentos salariales

Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Paritarias y crisis: los dilemas del Gobierno ante la creciente presión gremial por aumentos salariales

El Gobierno busca imponer aumentos salariales del 15% para los trabajadores estatales y espera que ese monto actúe como espejo para los empleados privados.

La pandemia cambió los planes del gobierno de Alberto Fernández. No fue posible convocar al Consejo Económico y Social para un nuevo esquema general de precios y salarios. No hubo encuentros entre empresarios, gremios y el Estado. Hoy, se conforma con acordar ese techo simbólico.

Pero el desafío no es fácil: los reclamos de los estatales y de los sectores privados rondan el 30% para este año detrás de una inflación que ya promedia el 40%.

Mientras tanto, el Gobierno extendió el decreto que prohíbe los despidos hasta fin de noviembre. Las empresas tendrán que pagar doble indemnización en caso de que decidan echar personal.

La Casa Rosada negocia en estricto hermetismo con los gremios estatales una propuesta de 15% a pagarse en 4 cuotas, pero que terminará de definirse este viernes cuando retomen la reunión con los gremios de ATE y UPCN.

El argumento del Gobierno es que espera una inflación decreciente para fin de año, del orden del 32%, y un 29% para 2021. Toma para eso las proyecciones que el ministro de Economía, Martín Guzmán, desarrolló en el proyecto de Presupuesto 2021.

La propuesta salarial fue presentada por funcionarios de la Jefatura de Gabinete y del Ministerio de Trabajo a los sindicalistas estatales y va en línea con las negociaciones a la baja que piden los empresarios nucleados en la Cámara Argentina de Comercio (CAC), CAME y UIA; plantean que con la extensa cuarentena y el pico de la pandemia, las ventas cayeron un promedio del 70% y no están en condiciones de pagar un aumento del 30% como reclaman los gremios.

Así, el clima de conflictividad social y gremial se reflejó esta semana en diversas protestas que se extendieron a la ciudad de Buenos Aires, en La Plata y municipios del conurbano bonaerense, donde también empezaron las negociaciones paritarias, que venían demoradas desde marzo y abril; la última negociación fuerte se dio con el acuerdo sellado entre la UIA, la CGT de reducción del salario a los suspendidos y el decreto de prohibición de despidos.

El Gobierno suspendió toda negociación salarial en marzo, cuando decretó la cuarentena. Ahora, después de más de 6 meses de aislamiento, y ante las presiones gremiales crecientes, decidió reabrir las discusiones paritarias por sectores.

Paritarias estatales

En lo que va de este año, el sector público sólo tuvo un ajuste de $4.000 decretado por Alberto Fernández para los sueldos de hasta 60 mil pesos en bruto.

Esta semana, en la primera reunión paritaria en el Ministerio de Trabajo, los gremios estatales rechazaron la primera propuesta oficial y pasaron a un cuarto intermedio hasta este viernes.

Además, los gremios continuarán con el reclamo de "resolver otros planteos, como reincorporaciones de trabajadores despedidos durante el gobierno de Mauricio Macri".

Por otro lado, en UPCN critican que el Gobierno había prometido revisar el salario en dos instancias, cosa que nunca se hizo. "Los salarios estatales perdieron un 15% de poder adquisitivo sólo en 2019-2020 y lo único que hemos tenido fue una bonificación de $4000 en marzo".

En Casa Rosada admiten que la suba no alcanzará a compensar la pérdida de poder adquisitivo acumulada en los cuatro años anteriores.

Por eso, en medio de la pandemia, el propio Presidente anunció mejoras y blanqueos de diversos ítems que se pagaban como no remunerativos y una garantía de estabilidad para el personal, que alcanzó a los miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.

El Estado cuenta con unos 180 mil trabajadores, a los que se suman unos 190 mil integrantes de distintas fuerzas armadas y de seguridad no contemplados formalmente en la paritaria pero que en general quedan asociados a la misma lógica.

¿Qué pasa en el sector privado?

El martes, pero más temprano, se concretó una audiencia formal en el Ministerio de Trabajo entre el gremio de Comercio, que encabeza Armando Cavalieri, y la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) y la Unión de Entidades Comerciales (Udeca).

La semana pasada, Cavalieri había anunciado un preacuerdo con la CAC y Udeca en torno de un bono de $5.000 en varias cuotas como único ajuste paritario en uno de los rubros más afectados por la cuarentena. Pero la CAC y CAME salieron a desmentir la firma del acuerdo.

"En este momento, desde el sector empresario, con miles de empresas cerrando, estamos haciendo un gran esfuerzo para sostener la actividad y los puestos de trabajo", advirtieron desde la CAC.

"Anhelamos que la voluntad de diálogo permita suscribir un acuerdo posible para el comercio, y en especial para las PyMEs, severamente castigadas por la pandemia", agregaron.

Paritarias bonaerenses y municipales

Luego de las protestas de los policías bonaerenses, los reclamos por recomposición salarial se expandieron a los municipios del conurbano.

En ese clima, el gobierno de Axel Kicillof convocó a la primera reunión paritaria a los representantes de los trabajadores estatales, docentes y judiciales en una serie de encuentros virtuales con los trabajadores públicos enrolados en la Ley 10.430.

Este jueves, el gobierno bonaerense tenía previsto recibir a los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) .

El viernes será el turno de los representantes de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB).

Referentes de los gremios adelantaron que pedirán un incremento por encima del 30%. Kicillof planea otorgar la recomposición salarial con parte de los 10 mil millones de pesos que representa para este año el punto de coparticipación cedido por el Gobierno nacional que le quitó a la Ciudad de Buenos Aires.

Se habló de
s