Cinco civiles murieron por bombardeos rusos en el sur de Ucrania

Cinco civiles murieron hoy en bombardeos rusos en el este y el sur de Ucrania, anunciaron las autoridades regionales, que también informaron de cortes en los suministros de electricidad y agua como resultado de estos ataques.

En la provincia de Jarkov (este), dos hombres murieron y otros dos fueron heridos en el pueblo de Kurilivka, cerca de la ciudad de Kupiansk, dijo en Telegram el gobernador Oleg Sinegubov.

Tres horas más tarde, la ciudad de Vovtchansk, situada unos 90 kilómetros al noreste, cerca de la frontera con Rusia, fue objeto de disparos de artillería que mataron a una mujer de 61 años e hirieron a otra de 51 años en un mercado local, especificó el gobernador en un comunicado separado.

En la provincia de Jerson (sur), que también es blanco diario de disparos rusos, una mujer de 83 años murió en el patio de su casa en el pueblo de Lvove, a causa de un bombardeo nocturno, indicó el gobernador Oleksandre Prokudine, también en Telegram.

A su vez, Sergi Lyssak, gobernador de la provincia de Dnipropetrovsk (centro-este), detalló en la misma aplicación de mensajería que un hombre de 64 años falleció por disparos de artillería en la ciudad de Nikopol (sudeste).

Durante la noche, Rusia envió 23 aviones no tripulados de tipo "Shahed", de diseño iraní, dijo la Fuerza Aérea de Ucrania, y aseguró que derribó 16 de estos artefactos en las provincias de Jerson, Zaporiyia (sur) y Dnipropetrovsk, recogió la agencia de noticias AFP.

Según Kiev, las fuerzas rusas lanzaron esos ataques desde la península de Crimea, territorio reconocido internacionalmente como ucraniano y anexado por Rusia en 2014.

El presidente, Volodimir Zelenski, afirmó que han logrado derribar más de 350 drones rusos desde que comenzó el año.

Las autoridades de Ucrania también señalaron que una central eléctrica de la localidad de Dnipro, a orillas del río homónimo y capital de la provincia de Dnipropetrovsk, resultó dañada a causa de los ataques con drones de las fuerzas rusas.

La central eléctrica se encuentra al norte de la planta nuclear ucraniana de la provincia de Zaporiyia, la cual sufrió un apagón a causa del ataque.

El apagón obstaculizó la producción de electricidad y llevó a las autoridades a suspender temporalmente las clases y evacuar un hospital, según informaciones de la agencia ucraniana de noticias Unian.

La central nuclear de la provincia ucraniana de Zaporiyia es la más grande de Europa y quedó bajo control ruso desde marzo de 2022, a pocos días del inicio de la invasión lanzada por Rusia contra Ucrania

El alcalde de la ciudad, Boris Filatov, indicó en su cuenta de Telegram que la evacuación del centro hospitalario ha llevado al traslado de "un gran número de pacientes que se encontraban en cuidados paliativos".

"Se espera que aumente el frío en el futuro cercano, por lo que los colegios han tenido que cerrarse temporalmente dado que no será posible activar los sistemas de calefacción", explicó.

El ataque provocó también la suspensión del suministro de agua potable en algunas zonas de la ciudad de Dnipro a medida que las autoridades ponen en marcha una serie de trabajos para reparar cuanto antes la central, si bien han descartado por el momento víctima y heridos.

FUENTE: TELAM