alarma

“En una etapa de mi vida no quería vivir”, la confesión del deportista olímpico más ganador de la historia

22 de agosto de 2018 - 13:58
“En una etapa de mi vida no quería vivir”, la confesión del deportista olímpico más ganador de la historia
 Embed      

Qué pasó. Michael Phelps se retiró de la natación después de los Juegos Olímpicos de Río 2016 con una certeza: por mucho tiempo sería el deportista olímpico más ganador de la historia. En cuatro Juegos, cosechó 28 medallas -23 de ellas de oro- un registro tan impresionante como lo que también habita detrás de la persona que consiguió más logros que nadie en todos los tiempos. El estadounidense de 33 años confesó en una entrevista con CNN que sintió deseos de dejar de vivir.

Qué dijo. “Creo que hay que entender que está bien sentirse mal. Fui capaz de hacer cosas increíbles en una piscina, y también tuve muchos problemas fuera de ella. Pasé por una etapa en mi vida donde no quería vivir. Hace dos o tres semanas atravesé un cuadro depresivo bastante aterrador. Esto es algo que seguirá ocurriendo en mi vida. Pero cuanto más aprenda de mí mismo y entienda por qué me pasan estas cosas y pueda afinar mis herramientas, mi vida mejorará y será más apasionante. Y puedo ayudar a otra gente, enseñarles a los demás”, contó quien comenzó con problemas en 2014 y llegó a aislarse cinco días en una habitación.

 Embed      

Cómo lo superó. “Ahora me va muy bien. Suelo hablar con un terapeuta, hablo con mi esposa. Me comunico y eso es algo muy importante para mí. Ahora sé cuando estoy entrando en etapas de aislamiento, y eso es algo que me da miedo. Tengo la mejor esposa del mundo. Es mi todo y me ayuda día a día. Definitivamente no sería quien soy hoy sin ella. Me ha ayudado mucho”.

Qué desea hacer. Phelps se desempeña como vocero de una empresa especializada en terapia online y quiere ayudar a personas que estén pasando por situaciones depresivas: “Me gustaría marcar la diferencia. Me gustaría salvar una vida si puedo. Para mí eso es mucho más importante que ganar una medalla de oro. Mi trabajo ahora es muy apasionante. Es difícil, es un desafío, pero me divierte. Es lo que me motiva a levantarme todas las mañanas. Poder tener eso, aprender más, tratar de ayudar a alguien, o estar con mi hijo en la pileta, lo que sea. Trato de hacer lo que pueda para ayudar a alguien e intentar cambiar el mundo”.