Congreso

Denuncian que las apps de delivery violan la ley laboral y piden regular los algoritmos

Una fundación pide que las aplicaciones develen sus algoritmos para poder garantizar el cumplimiento de las normas laborales.
Las apps de delivery en el ojo de la tormenta. (Foto: archivo)

Las apps de delivery en el ojo de la tormenta. (Foto: archivo)

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

El mercado de apps de delivery se consolidó en los últimos años y el uso de estas herramientas digitales se intensificó con la pandemia. Durante ese período, aumentó la demanda de envíos de comida a domicilio: se estimó que 6 de cada 10 personas optaron por estas apps de delivery para comprar distintos tipos de productos. Sin embargo, las críticas al modelo de trabajo que imponen estas aplicaciones genera serias polémicas, dado que proponen un presunto "trabajo independiente" que en muchos casos encubre una relación laboral de dependencia.

En ese marco, un grupo de investigadores del centro de estudios Fundar sostiene que "las variables que componen los algoritmos de las empresas de plataformas digitales son la clave de una nueva organización del trabajo, y que transparentarlas es fundamental para mejorar las condiciones laborales de las y los repartidores".

"La economía de plataformas es una de las nuevas formas de producción del siglo XXI. Estas empresas del nuevo capitalismo digital imponen un nuevo modelo de relaciones laborales que tiende a desconocer la existencia de un vínculo entre empleado y empleador. En teoría, los trabajadores son 'sus propios jefes' y pueden administrar su tiempo, pero en la práctica sólo acentúa un esquema de precarización", explican desde la fundación.

Entrega a Domicilio.jpg
La empresa lanzó un servicio de delivery que hace la entrega a la dirección indicada dentro de las dos horas de realizada la compra.

La empresa lanzó un servicio de delivery que hace la entrega a la dirección indicada dentro de las dos horas de realizada la compra.

¿Por qué plantean esto? Fundamentalmente porque los trabajadores desconocen las reglas de su tarea, en qué circunstancias pueden ser premiados o castigados.

“Uno cuando trabaja sabe lo que tiene que hacer: cuáles son las condiciones de trabajo, que si falta al trabajo hay una sanción, que si llega tarde repetidamente probablemente lo echen. Pero cuando se conecta a la aplicación, el trabajador no sabe lo que la plataforma espera de él. No es tan importante auditar los algoritmos, sino acceder a su explicabilidad: que le digan al repartidor qué es es considerado bueno y malo, porque sino trabaja en la sombra”, afirma la economista e investigadora del centro de estudios Fundar Sofía Scasserra.

Según explica un informe, al ingresar un pedido en la plataforma, el sistema debe asignar a una persona repartidora el pedido. Pero poco se sabe de los criterios que se utilizan:

  • La ubicación.
  • La cercanía al punto de retiro.
  • La movilidad y el nivel o ranking de la persona trabajadora.
  • Su velocidad en las anteriores entregas de productos.
  • El tiempo pasado sin recibir pedidos.

¿Hay que cambiar la ley?

"Las regulaciones laborales vigentes no son suficientes para proteger a los trabajadores ante este nuevo tipo de modalidades. Hay que incorporar tecnología a la gestión del trabajo con reglas humanas. Hay que humanizar la tecnología en el trabajo", sostiene el abogado laboralista Juan Manuel Ottaviano, otro de los investigadores que participó de la investigación.

En ese sentido, desde la fundación plantean que hay que discutir una ley como la española -la ley Rider- para imponer regulaciones al sector. “La ley Rider dice que las empresas de plataformas le tienen que declarar a los trabajadores, a los sindicatos y a los estados la composición de los algoritmos que organizan el trabajo”, explica Ottaviano.

"Estas son variables que se desconocen, entonces ahí hay una innovación regulatoria. Sería como develar la caja negra de los algoritmos y esto en España es ley”, señala el abogado laboralista.

El argumento principal de las empresas ante posibles regulaciones es la baja rentabilidad que pueden acarrear los cambios propuestos en nuevas regulaciones laborales. “Es posible lograr una compatibilidad entre el modelo de negocios con algunos cambios adaptados a los derechos de los trabajadores en relación a la seguridad social y los riesgos laborales”, sostiene Ottaviano.

En ese sentido, considera que “sería lógico que a los repartidores no se les exija que hagan una entrega en cinco minutos, lo que les obliga a ir por contramano a alta velocidad por las calles de una ciudad y accidentarse” por lo que debería “estar escrito en la norma o en la negociación colectiva”.

Se habló de
s