Restricciones

Mientras Alberto hace equilibrio en Europa, la Rosada apela a los gobernadores para conseguir apoyo a la "ley de la pandemia"

Cafiero y Wado De Pedro hablan con todos los gobernadores para conseguir apoyo. En Rosada no descartan aceptar "cambios".
por Stella Gárnica |
La Casa Rosada apela al apoyo de gobernadores para conseguir sanción de la ley de la pandemia ante el rechazo opositor. (Foto: Archivo Presidencia)

La Casa Rosada apela al apoyo de gobernadores para conseguir sanción de la "ley de la pandemia" ante el rechazo opositor. (Foto: Archivo Presidencia)

El Gobierno nacional busca apoyo de todos los gobernadores para intentar que el Congreso sancione antes del 21 de mayo el proyecto de ley que envió este lunes la Casa Rosada para que el parlamento autorice al presidente Alberto Fernández y al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, a extender las restricciones hasta fin de año, en el marco de la pandemia.

Fuentes oficiales admitieron a A24.com que en el Gobierno confían en que la media sanción del Senado -cámara por donde ingresó y el oficialismo tiene mayoría propia de la mano de la vicepresidenta, Cristina Kirchner-, salga rápido, esta misma semana.

De lo contrario, especulan, no tendrán tiempo para conseguir la sanción definitiva en Diputados antes de que venza el actual DNU que establece las actuales restricciones a la circulación y la suspensión de las clases presenciales en el AMBA.

Alberto Fernández monitorea desde Europa la marcha de las negociaciones que llevan adelante el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y el ministro del Interior, Wado De Pedro con gobernadores del oficialismo y de la oposición.

En España, Alberto comprobó que no es el único presidente que sufre las mismas críticas a las restricciones tras la extensa cuarentena aplicada desde el 2020, para intentar controlar la pandemia.

image.png

Su proyecto de ley -admitieron a A24.com desde la Casa Rosada- es similar al que presentó su par español, Pedro Sánchez. Pero aquella iniciativa fue frenada por la oposición parlamentaria en su momento, al acusar al jefe de Gobierno español de tomar medidas de manera autoritaria y de violar derechos básicos como la libre circulación o la educación.

La polémica fue tema de la conferencia de prensa que brindaron Alberto Fernández y Pedro Sánchez este martes en el Palacio de La Moncloa, en Madrid:

Sanchez apuntó a la oposición, en un discurso con el que sin decirlo, Fernández se sintió identificado por las similitudes de la grieta política desatada en medio de la pandemia en ambos países: "Pediría coherencia a la oposición. No puede ser que ahora la oposición eche de menos el toque de queda o estado de alarma, y cuando lo propuse en el pico de la pandemia, fueron a votar en contra de ese estado de alarma", dijo Sánchez al ser consultado por una periodista española sobre las presentaciones ante la justicia hechas por gobiernos estaduales opositores como el de Navarra, en España.

Sánchez habló del debate que se da en España por la "seguridad jurídica, garantías legales" por las restricciones aplicadas en ese país y que ahora las está flexibilizando ante la baja de los contagios y el avance del plan de vacunación.

Aclaró, como si se tratara del actual debate en Argentina sobre los superpoderes de la Casa Rosada, que "una ley ordinaria no va a sustituir nunca la Constitución" española.

España fue, desde que se inició la pandemia en el 2020, mirada como un "espejo" por el gobierno de Alberto Fernández, o una película que después de unos meses se repetiría en Argentina. En base a eso, Fernández decretó antes de que se dispare la primera ola de contagios, la cuarentena estricta del 19 de marzo de 2020.

Sánchez retrucó las críticas de la oposición que ahora reclaman el regreso a las restricciones y señaló:

  • "Estamos a 99 días de lograr el 70% población vacunada y la inmunidad de grupo en nuestro país".
  • "En estos meses las comunidades autónomas tienen con o sin estado de alarma, altos instrumentos para poder hacer frente a la pandemia con la vacunación, continuar haciendo las recomendaciones de autoridades sanitarias".
  • "El estado de alarma es el pasado, el futuro es vacunación, vacunación y más vacunación".
  • "El objetivo es llegar al 70% de la población vacunada".

Alberto lo escuchaba asintiendo con el plan a seguir en Argentina.

La negociación con gobernadores

En la Casa Rosada, Cafiero y De Pedro se dedicaron en las últimas horas a llamar uno por uno a los 24 gobernadores, tanto del oficialismo como de la oposición, para pedirles apoyo a la ley de la pandemia en la Cámara de Diputados, donde el oficialismo no alcanza la mayoría. Aliados de la oposición, como el lavagnismo, por ahora se resisten a apoyarlo.

Desde el Gobierno nacional admiten que "hoy no hay consenso, pero todo puede pasar", y no descartan la posibilidad de incorporar algunos "cambios" al proyecto original.

Miran con buenos ojos las declaraciones del ex senador de Juntos por el Cambio, Federico Pinedo, formuladas el lunes al programa de Romina Manguel en A24. El ex titular del Senado durante el gobierno macrista, dijo que "se pueden hacer algunos cambios para alcanzar el consenso".

Destacan en Casa Rosada que "algunos de Juntos por el Cambio piensan igual que Pinedo, por eso se trabaja con todos los gobernadores".

Las llamadas incluyen a gobernadores de la oposición como el jujeño Gerardo Morales y el correntido Gustavo Valdés, de JxC. Ambos apoyaron las restricciones decretadas desde el 2020 por el presidente en el marco de la pandemia y las aplicaron en sus provincias. Desde la Rosada aducen que deberían seguir apoyándolas ahora, con los mismos argumentos epidemiológicos y sanitarios.

Lo mismo hacen con gobernadores de partidos independientes como el MPN de Neuquén o el de Río Negro, que en la mayoría de los proyectos del gobierno terminan apoyando como aliados.

En las últimas horas confirmaron que irán a exponer al Senado Carla Vizzotti y Vilma Ibarra. No está prevista la presencia de Cafiero, ni Wado de Pedro ni mucho menos Nicolás Trotta.

Los argumentos de la Rosada y el debate por los "superpoderes"

En defensa de la ley, desde la Casa Rosada rechazan la acusación de Juntos por el Cambio, sobre la intención de Alberto Fernández y de Cafiero de gobernar los próximos dos años con "superpoderes" y la derivación en un gobierno autoritario, bajo el paraguas de la crisis de la pandemia.

El argumento de Juntos por el Cambio es que si apoyan el proyecto, "las restricciones se pueden extender a otras cosas".

En cambio, desde el Gobierno señalan que "no son superpoderes, sino una ley para que el Congreso decida sobre las restricciones de la pandemia que es un tema muy delicado, y no siga ejecutándose por DNU".

"¿Que más democrático que discutir en el Congreso?", retrucan desde la Casa Rosada a JxC y cuestionan que la oposición "ya dijeron que no incluso antes de ver la letra chica del proyecto".

José Mayans, jefe del bloque de Senadores del Frente de Todos, salió este martes en defensa del proyecto del Ejecutivo:

"El presidente no tendrá carta blanca para hacer lo que quiera, de ninguna manera. Aparte es por emergencia", dijo Mayans. Por su parte, Vilma Ibarra, la Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, dijo que "si hay algo que no hay ahí, es superpoderes precisamente".

En defensa del proyecto, Ibarra dijo que lo que presentó la Rosada es "un marco legal que se tratará en el Congreso, que hace previsible el tratamiento de la pandemia, que establece parámetros epidemiológicos y sanitarios muy precisos para determinar si los lugares están en bajo, mediano, alto riesgo, o ya en alarma y peligro de desborde de la situación sanitaria".

Aclaró que "los gobernadores pueden tomar medidas adicionales, y recién, en situaciones de alto riesgo si han fracasado las medidas adoptadas, después de 21 días, si se vio que no se pueden bajar las curvas de contagio, ingresa el Gobierno Nacional para evitar que se vaya a una situación de alarma".