icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

Biografías desconocidas de jugadores fantásticos VI: Paul Breitner, el comunista campeón del mundo que promulgaba el empate

Biografías desconocidas de jugadores fantásticos VI: Paul Breitner, el comunista campeón del mundo que promulgaba el empate
Ilustración: @ProtoJulieta

Paul Breitner tiene hoy 68 años y vive en Kolbermoor, pequeña ciudad alemana perteneciente al Estado de Baviera. Desayuna pasas de uva en cantidades pares (la superstición lo acompaña) y café recién molido. En la cocina tiene un cuadro de Vladimir Lenin que le regaló su papá cuando era un niño.

Como futbolista fue campeón del mundo en 1974. En la final pateó el penal del empate con la diestra, siendo zurdo, contra la Naranja Mecánica de Johan Cruyff. Le sobraba casi todo: a los 22 años, había ganado el Mundial, la Eurocopa y la Copa de Europa (hoy Champions League).

No comparte gustos artísticos con Pelé y Zidane, pero sí tienen en común un dato riguroso: son los únicos jugadores en marcar goles en dos finales del mundo. Breitner lo hizo en Alemania '74 y en España '82, cuando los teutones fueron derrotados frente a Italia. En 1998, ya como exjugador, fue seleccionador alemán… durante 17 horas, que fue el tiempo que pasó entre que la Federación alemana lo nombrara y luego se desdijera.

Breitner y el trofeo más preciado.
Breitner y el trofeo más preciado.

Paul tenía talento y sobresalía dentro de la cancha, pero fuera de la misma también se destacaba. Breitner sabía que para que sus declaraciones tengan impacto, tenía que jugar bien. Muy bien, incluso. Si era discutible y polémico fuera de la cancha, adentro debía ser inapelable, aceptado, admirado.

El exfutbolista de Real Madrid y Bayern Münich era declarado maoísta, es decir, seguidor de Mao Zeodong, político y máximo dirigente del Partido Comunista chino y fundador de la República Popular China. Además, Breitner era intenso lector de las páginas marxistas.

El alemán y su afiche de Mao.
El alemán y su afiche de Mao.

Al mismo tiempo que era futbolista profesional, también trabajaba y estudiaba. Entre sus 20 y 23 años fue asistente en un centro de jubilados. Estudió psicología, filosofía y pedagogía para minusválidos: "Tuve que interrumpir los estudios cuando me fui a Madrid", aseveró en una entrevista el hombre al que le gustaba leer en latín y en griego a los filósofos clásicos.

Breitner en el Merengue.
Breitner en el Merengue.

Según él, fue el primer lateral creativo. Esto significaba una ampliación de derechos para los marcadores de punta, que hasta ese momento eran reducidos a tipos toscos y poco relevantes. Obedeciendo a su ideología se negó a jugar el Mundial de Argentina '78 por la presencia de la dictadura. No conforme con eso, criticó públicamente a sus compañeros por haber aceptado disputar la competencia de fútbol más importante. Cabe recordar que Alemania era el actual campeón.

También por obediencia a sus principios, nunca denunció las faltas a los derechos humanos que se cometían en los países comunistas. Breitner era un marxista que sabía que la contradicción es el combustible de las cosas.

Su famoso penal en 1974.
Su famoso penal en 1974.

En su libro inédito “El fútbol y la revolución” (1992) sostiene que "en el capitalismo, el deporte es una recreación de la guerra, donde los rivales se odian, donde el éxito propio es inversamente proporcional con la desgracia ajena, y la dominación y el sometimiento al prójimo es un lugar a llegar".

Allí también advierte que se da una igualación ficticia en las hinchadas, donde personas de clases diferentes se enarbolan detrás de una bandera. Promediando el libro, Paul esboza con cierta tristeza que en un país comunista el fútbol no podría existir, dado que el comunismo tiene a la justicia como un valor central, y el fútbol es también una apología de la injusticia, donde no siempre gana el equipo que mejor juega.

China, Cuba y Rusia, los exponentes del comunismo en la época que Paul era futbolista, seguían parcialmente esta interpretación: tenían equipos de fútbol, jugaban al fútbol, pero lo hacían (y lo hacen) decididamente mal. Queda la sospecha si era por el influjo de sus posturas políticas y filosóficas o por un tema meramente motriz.

Sus apodos, según Wikipedia: El Afro del Fútbol, El Abisinio, El Kaiser Rojo, El Maoísta, Der Afro.
Sus apodos, según Wikipedia: El Afro del Fútbol, El Abisinio, El Kaiser Rojo, El Maoísta, Der Afro.

En un mundo sin explotación del hombre por el hombre, el fútbol no puede existir, porque se trataría de empatar, se penarían las individualidades, las gambetas, los caños y los sombreros. Paul confiaba plenamente que las ideas comunistas eran superiores para organizar la sociedad, sin embargo, las consideraba inaplicables.

Paul Breitner tiene 68 años, una exesposa y tres hijos, uno de ellos llamado Max. Todos los lunes, recibe el tabaco que durante la semana fumará en su pipa comprada en Madrid.

Colaboración: Saúl "Salmuera" Salinas

.-
por Guido Albamonte
SUBIR

Show

Más Noticias

NWS

Poder