Congo vs Yugoslavia: la final mundialista que no fue ni será
MundialRusia2018

Congo vs Yugoslavia: la final mundialista que no fue ni será

Qué pasó en la política. Dos muertes presidenciales marcaron el rumbo histórico de Yugoslavia y Congo entre la década del ’80 y ’90. En 1980, el deceso del “Mariscal Tito” dio paso al crecimiento de los conflictos étnicos en el extinto Estado y supuso el quiebre de la fuerza unificadora que alentaba al socialismo independiente ante la hegemonía soviética. Su fallecimiento fue marcado como el principio de la disolución de Yugoslavia. En Ruanda, en cambio, el asesinato del presidente de ese país, Juvenal Habyarimana, en 1994, propició un intento de genocidio de los hutus contra los tutsis que obligó a los primeros a exiliarse al Congo. Esa decisión derivó luego en una invasión ruandesa que se transformó en la “Guerra Mundial Africana”, un conflicto que en siete años se cobró más de cinco millones de vida y obligó a miles de familias congoleñas a exiliarse a Europa.

Qué pasó en el fútbol. Tanto la disolución yugoslava como el exilio congoleño fragmentaron a dos poblaciones que con el tiempo se convertirían en cunas de futbolistas -y deportistas- de clase mundial. Hoy, la ex Yugoslavia estaría representada por sus mejores exponentes de Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina y Eslovenia, entre otros. Lo que Congo no pudo ostentar y hoy sí lo hacen fundamentalmente Francia y Bélgica lo contextualizó muy bien el periodista Fernando Duclos en una nota publicada en el blog Mundial soviético. ¿Algunos nombres? Lukaku, Matuidi, Kompany, N'Zonzi, Batshuayi, Kimpembe y Benteke. 

El partido que existió. Yugoslavia y Zaire (nombre con el que hasta 1997 se conoció a la República Democrática del Congo) se enfrentaron por la fase de grupos del Mundial de Alemania 1974, con victoria por 9 a 0 para los europeos, en la primera participación de una selección africana en la Copa del Mundo. Es el único antecedente que existe entre ambos países.

La final que no fue ni será. Como la imaginación es lo último que se pierde, por qué no fantasear entonces con cómo hubiera sido hoy una final mundialista entre Congo y Yugoslavia. La calidad de los nombres es garantía de éxito.

CONGO

Arquero: Steve Mandanda (Francia, Olympique Marsella). Defensores: José Bosingwa (Portugal, Trabzonspor), Presnel Kimpembe (Francia, PSG), Dedrick Boyata (Bélgica, Celtic) y Vincent Kompany (Bélgica, Manchester City). Mediocampistas: Blaise Matuidi (Francia, Juventus), Steven N’Zonzi (Francia, Sevilla) y Rio Mavuba (Francia, Sparta Praga). Delanteros: Romelu Lukaku (Bélgica, Manchester United), Michy Batshuayi (Bélgica, Chelsea) y Christian Benteke (Bélgica, Crystal Palace).

YUGOSLAVIA

Arquero: Jan Oblak (Eslovenia, Atlético de Madrid). Defensores: Sime Vrsaljko (Croacia, Atlético de Madrid), Dejan Lovren (Croacia, Liverpool) y Aleksandar Kolarov (Serbia, Roma). Mediocampistas: Miralem Pjanic (Bosnia y Herzegovina, Juventus), Ivan Rakitic (Croacia, Barcelona), Nemanja Matic (Serbia, Manchester United), Luka Modric (Croacia, Real Madrid) y Sergej Milinkovic-Savic (Serbia, Lazio). Delanteros: Mario Mandzukic (Croacia, Juventus) y Edin Dzeko (Bosnia y Herzegovina, Roma).