icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
AGRO

El semestre cerró con alto nivel de faena y un rodeo más eficiente

El semestre cerró con alto nivel de faena y un rodeo más eficiente
La Argentina mejora la faena con un rodeo más eficiente

Con 1,21 millones de cabezas faenadas en junio, los animales procesados durante el primer semestre del año totalizaron 6,84 millones de cabezas, marcando un crecimiento del 5,6% en relación al mismo período de 2019.

Así lo sostiene el informe semanal del Rosgan, a cargo de la analista ganadera María Julia Aiassa.

En términos de nivel de extracción (faena total sobre stock declarado al 31 de diciembre), el acumulado de enero a junio de este año se ubica en un 12,6%, solo superado por el 14,1% registrado durante el primer semestre del 2009, año en el que se iniciaba una fuerte liquidación del rodeo nacional.

A diferencia de aquel año en el que tanto machos como hembras vieron crecer fuertemente su faena, “en estos seis primeros meses del año se observa un importante crecimiento en machos y una leve caída en hembras”, agregó.

De enero a junio, se faenaron 3,6 millones de machos, un 11,4% más que en igual período del año pasado mientras que la faena de hembras alcanzó las 3,24 cabezas, un -0,1% menos en la misma comparación.

Esto se traduce en una caída en la participación de hembras de casi 2,5 puntos porcentuales, pasando de tasas promedio superiores al 50% el año pasado a una media del 47,5% en lo que va del año.

Complementando estos datos con lo que los números abiertos por dentición se observa, a su vez, una caída más pronunciada en hembras jóvenes, “lo cual alienta la idea de un cambio de tendencia que favorece la retención de vientres productivos”, precisa el análisis.

En promedio, durante el bimestre abril-mayo (primer período comparable tras el cambio en el criterio de información de faena), la faena de hembras de 8 dientes y más se vio incrementada respecto de igual período del año pasado en un 19% mientras que la faena de categorías de 4 a 6 dientes, hembras en pleno ciclo productivo, cayó hasta un 25% en el mismo período.

Este cambio relativo en la participación de hembras, “estaría explicado no solo por esta tendencia de mayor retención de vientres jóvenes sino también por la tracción que vuelve a ejercer la demanda china sobre la vaca”, subraya.

En lo que respecta a machos, al tiempo que sigue disminuyendo la oferta de novillos pesados, se observa un aumento en la faena de machos jóvenes castrados, con pesos por res más elevados, producto del acortamiento de los ciclos de producción.

La fuerte caída que experimentó la demanda europea, “ha llevado a muchos invernadores de novillos a acortar los ciclos, volcando al mercado doméstico un animal más pesado de lo que usualmente se vende en este canal”, explica Aiassa.

Sin embargo, advierte que en adelante, con una demanda europea que comienza a recomponerse, “la falta de novillos pesados puede llegar a convertirse nuevamente en una limitante para acompañar el crecimiento esperado en la demanda de exportación”.

Pese a estas variables, la analista destaca la gran plasticidad de los ganaderos argentinos que pudo dar respuesta “a las distintas señales que fue dando el mercado”. Desde las mermas de las compras chinas, sobre el cierre de 2019 y el arranque de éste, así como las complicaciones para embarcar a Europa por la pandemia.

“La gran adaptabilidad que presenta nuestro sector, a diferencia de otros grandes productores de carne a nivel mundial, ha permitido sostener un nivel de faena muy firme, que incluso llega a superar los niveles registrados el año previo”, concluye la analista del Rosgan.

¿Se rompe la estacionalidad de la faena?

Otro punto analizado por Aiassa es la estacionalidad de la faena, lo que implica mayores niveles en el segundo semestre del año, lo que se explica por la mayor oferta de animales terminados que aportan tanto los feedlots como las recrías iniciadas con la zafra de terneros de otoño.

A modo de ejemplo, en 2019, la faena del segundo semestre resultó 15,2% más elevada que la del primero del mismo año.

La gran actividad de estos primeros seis meses de 2020, plantean de lleno un interrogante: ¿Estaremos frente a un mayor nivel de faena anual o ante un año atípico, con un segundo semestre menos activo?

“En principio, el elevado nivel de ocupación que muestran los feedlots no estaría dando indicios de una potencial menor oferta en los próximos meses”, se responde.

Si bien, es cierto que una mayor proporción de animales fueron retenidos este año para su recría a campo y esto puede tener cierta flexibilidad para prolongar los ciclos evitando una presión de oferta, lo que ya se encuentra en los corrales ingresará al mercado inevitablemente en dos a tres meses.

Si esto es así, y estamos ante un año con mayor faena absoluta. De concretarse este pronóstico “el rol que juegue la exportación será clave para el sostenimiento de los valores de la hacienda ante un mercado interno que, estando ya muy bien abastecido poco podrá absorber esta mayor oferta adicional”, concluye.

SUBIR

Poder