icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
NOVEDADES

Renault Mégane eVISION, el futuro compacto eléctrico

Renault Mégane eVISION, el futuro compacto eléctrico
Mégane eVision. Este vehículo antecede a una nueva generación de vehículos eléctricos basados en la novedosa plataforma modular CMF-EV

Renault, principal fabricante francés del mundo, no deja de innovar desde hace más de 120 años. Los desafíos tecnológicos, sociales y ambientales del sector del automóvil son constantes. En permanente evolución, motivan el desarrollo de la marca.

Desde hace unos años, el coche ha dejado de verse como un simple medio de locomoción individual para adoptar una nueva dimensión. Se ha convertido en un espacio de movilidad e intercambio, en un objeto cada vez más conectado.

Renault ha tomado conciencia de esta mutación desde el primer momento. A principios de año, la marca diseñó el perfil de un sueño llamado MORPHOZ. Se trata de un concept eléctrico, polivalente, modular, autónomo y conectado concebido para los nuevos usos de la movilidad.

En la actualidad, escribe un nuevo capítulo de su historia con un show-car innovador tan precursor como ambicioso: Mégane eVision. Este vehículo antecede a una nueva generación de vehículos eléctricos basados en la novedosa plataforma modular CMF-EV.

Mégane eVision explota al máximo las posibilidades que ofrece la nueva plataforma de la Alianza. Esta dinámica berlina incluye, por ejemplo, una de las baterías más finas del mercado y un nuevo grupo motopropulsor ultra compacto que aumenta su habitabilidad
Mégane eVision explota al máximo las posibilidades que ofrece la nueva plataforma de la Alianza. Esta dinámica berlina incluye, por ejemplo, una de las baterías más finas del mercado y un nuevo grupo motopropulsor ultra compacto que aumenta su habitabilidad

La modernidad se refleja en sus líneas y en su firma luminosa. Además, rompe con las normas establecidas en cuanto a usos, proporciones, diseño e incluso ahorro energético.

Este vehículo del futuro se convertirá rápidamente en una realidad. El modelo de serie que se derivará del show-car se presentará en 2021.

Mégane eVision continúa la historia de Mégane, buque insignia de la gama Renault desde hace 25 años, e introduce al modelo en la modernidad.

Este show-car encarna la primera etapa de una ruptura tanto emocional (diseño) como innovadora (habitáculo) y tecnológica (electricidad) que surge en un momento en que las necesidades de los clientes también cambian. Con él, Renault mantiene su rol como innovador y creador de vehículos habitables
Este show-car encarna la primera etapa de una ruptura tanto emocional (diseño) como innovadora (habitáculo) y tecnológica (electricidad) que surge en un momento en que las necesidades de los clientes también cambian. Con él, Renault mantiene su rol como innovador y creador de vehículos habitables

Llegan una nueva gama y nuevos servicios

El show-car dará lugar a un vehículo únicamente disponible con motor eléctrico, el primero de una nueva familia de modelos eléctricos Renault, dinámicos y polivalentes, aún más adaptados a los modos de vida y usos de cada persona.

Dotada de la última tecnología e innovación en materia de batería y carga, esta futura gama debería seducir a un público más amplio, si cabe, en esta época de concienciación ecológica.

La nueva generación de vehículos contará con los servicios conectados más avanzados. De manera general, formará parte de un ecosistema eléctrico también en desarrollo, no solo para satisfacer las necesidades de los usuarios, sino también para acompañar a toda la sociedad en la transición energética.

Formará parte, por ejemplo, del desarrollo de la «smart charging» (o carga inteligente) para equilibrar la red eléctrica y ayudar a los usuarios a ahorrar.

La carga de la batería podrá realizarse en el momento adecuado gracias a la conectividad del automóvil, evitando la sobredemanda de la red eléctrica y favoreciendo la utilización de energías renovables.

Otra tecnología en desarrollo, el V2G (Vehicule-to-grid), permitirá que cada vehículo estacionado y enchufado exporte una parte de la electricidad de su batería a la red eléctrica.

CMF-EV, plataforma modular eléctrica

La nueva plataforma modular CMF-EV, diseñada por Renault-Nissan-Mitsubishi, servirá de base para los próximos vehículos 100% eléctricos de Renault.

Facilitará la fabricación, el desarrollo y la optimización de las prestaciones eléctricas de cada nuevo modelo.

La plataforma CMF-EV dispone de numerosas ventajas con respecto a una plataforma tradicional, utilizada para los vehículos con motor de combustión interna o motor mixto térmico/eléctrico.

Por ejemplo, la plataforma cuenta con un compartimento motor de espacio reducido, ya que el tamaño de las piezas de un motor eléctrico es inferior al de los vehículos con motor diésel o nafetro. Gracias a una distancia entre ejes ampliada y a unas ruedas en los cuatro ángulos del vehículo, es posible reutilizar el volumen en beneficio de la habitabilidad y el diseño.

Gracias a tecnologías de ruptura y baterías con mayor capacidad, la plataforma CMF-EV también brinda a los clientes la oportunidad de aumentar la autonomía de su futuro vehículo eléctrico reduciendo el tiempo de carga. Por otro lado, el dinamismo y el placer de conducción aumentan gracias a un chasis mejorado y un centro de gravedad más bajo con la instalación de las baterías bajo el piso.

Para el Grupo Renault, esta nueva etapa en el desarrollo de sus conocimientos eléctricos transcurrirá con nuevas sinergias con sus socios de la Alianza e importantes ahorros en costos.

Minimizar la huella, maximizar la habitabilidad

Gracias a la plataforma CMF-EV, los futuros vehículos eléctricos Renault ofrecerán más modularidad y habitabilidad sin necesidad de ser más altos o más largos.

Esto es lo que demuestra el show-car Mégane eVision. Sin embargo, su longitud limitada (4,21 m) permite ofrecer a los pasajeros una habitabilidad y capacidades de uso dignas de un automóvil del segmento C (normalmente entre 15 cm y 30 cm más largos) facilitando la circulación en entornos urbanos.

La autonomía de un vehículo eléctrico suele depender de su tamaño y su capacidad para albergar baterías más o menos voluminosas.

Esta es otra limitación de la que Mégane eVision se libera gracias a una batería de 60 kWh ultrafina que le permite ser más bajo, y así más aerodinámico. Esto reduce sensiblemente el consumo eléctrico. Asimismo, su cargador DC (hasta 130 kW) admite sesiones de carga extremadamente rápidas.

Referencia histórica

La E situada al final de «Mégane» en la primera parte del nombre del vehículo adopta un grafismo diferente al resto de las letras. Como símbolo del motor eléctrico y la etiqueta E-TECH, destaca por el color Gold idéntico al del techo, y hace referencia en su forma y sus estrías negras paralelas, al logotipo de Renault de 1972, diseñado por Victor Vasarely.

Mégane eVision es un vehículo bitono. Su carrocería se reviste de un color gris satinado llamado Gris Schiste Mat. Por su parte, el techo muestra un color dorado Gold. Diseñada como guiño a los tonos metálicos que aparecen en los últimos concept-cars de Renault y algunos dispositivos electrónicos, la bitonalidad aporta una dimensión eléctrica al amarillo histórico de la marca.

Un juego de luces e iluminación pone de manifiesto los numerosos detalles eléctricos que Mégane eVision ha heredado. Las animaciones luminosas dan vida al show-car. La trampilla de carga, por ejemplo, gana en accesibilidad al iluminarse. Las luces de día se han replanteado para ser más precisas y estar más presentes en el vehículo.

En la parte delantera, el logotipo iluminado conjuga la marca Renault y la modernidad. Puesto que su motor eléctrico solo requiere una leve refrigeración, dispone de una rejilla de calandra frontal semicerrada. En general, las zonas de refrigeración, los elementos técnicos y las zonas de iluminación se han ampliado en toda la carrocería para celebrar el nacimiento de una nueva generación de vehículos eléctricos Renault.

Personalización del vehículo a distancia

Las secuencias luminosas de acogida son tan dinámicas que podrán evolucionar a lo largo de la vida del vehículo. Serán personalizables gracias a una tecnología de tipo FOTA (Firmware Over-The-Air).

Un sistema remoto de actualización y descarga de contenido hará posible que los sistemas informáticos a bordo evolucionen, además de nuevos elementos de personalización para la pantalla y nuevas animaciones para las secuencias de acogida.

La plataforma CMF-EV supera los límites principalmente porque permite instalar baterías de diferentes modularidades en longitud y altura.

Por consiguiente, a partir de esta plataforma es posible desarrollar berlinas bajas como SUV más grandes e instalar baterías con una capacidad superior.

Evidentemente, la plataforma también es modular en longitud para ajustar aún más la batería al tipo de vehículo y la autonomía deseada. De este modo, CMF-EV puede dar lugar a vehículos eléctricos previstos tanto para recorridos rutinarios por zonas periurbanas como para trayectos largos sin necesidad de carga.

El vehículo de serie que se derivará del show-car Mégane eVision será el primer modelo comercializado por Renault que se habrá concebido a partir de esta plataforma.

Motor eléctrico más compacto

Con una arquitectura única, el motor compacto y el conjunto de los elementos técnicos conectados con el motor y las funciones anexas del vehículo se han localizado en la parte delantera, en el compartimento del motor.

Esto permite liberar espacio en el habitáculo y priorizar el confort de los pasajeros. Este es el caso del bloque de climatización, que contribuye a obtener un salpicadero más elegante y estrecho para aumentar la habitabilidad.

Las baterías poseen una característica totalmente innovadora: son «estructurales». Esto significa que forman parte de la estructura del vehículo e influyen principalmente en la absorción de energía en caso de impacto lateral.

Las baterías podrán colocarse de distintas maneras, con más o menos grosor, hasta alcanzar la mayor finura del mercado. Su finura permite diseñar vehículos más bajos, y por lo tanto, más aerodinámicos.

Esto reduce sustancialmente el consumo eléctrico y crea un efecto virtuoso porque la autonomía y el ahorro energético aumentan.

La ausencia de escape y transmisión clásicos ha permitido suprimir el túnel tradicional que poseen normalmente los vehículos térmicos.

Por ello, el piso de los futuros vehículos que se fabricarán será totalmente plano, en beneficio de la habitabilidad y de la modularidad interior.

La compacidad de los motores eléctricos permite reducir la longitud de los voladizos en las caras delantera y trasera. Esto hace posible contar con ruedas de 18 a 20 pulgadas . La reducción de los voladizos brinda nuevas posibilidades de diseño y añade un gran valor estilístico a los nuevos vehículos eléctricos de Renault.

La amplia distancia entre ejes (hasta 2,77 m) ofrece más espacio a bordo y beneficia a los pasajeros. Asimismo, permitirá que los futuros vehículos eléctricos alberguen baterías más grandes.

Con la nueva plataforma, los ingenieros y diseñadores de la Alianza priorizan la concepción de vehículos más bajos para incrementar el aerodinamismo y reducir el consumo energético. Esto se ha hecho posible reduciendo el grosor de las baterías, y favoreciendo así la habitabilidad del automóvil.

La CMF-EV sitúa la polivalencia por delante del rendimiento.

Esta plataforma aportará una extensa diversidad en las futuras gamas Renault. Por ejemplo, su modularidad hará posible instalar un segundo motor en la parte trasera, permitiendo el desarrollo de modelos más potentes con cuatro ruedas motrices.

La plataforma se ha desarrollado para ofrecer fiabilidad y durabilidad al mejor nivel del mercado.

En Francia y Japón se han realizado pruebas en bancos y rodajes superiores a los 3 millones de kilómetros a fin de validar todos los elementos técnicos del chasis, los sistemas, el motor y la batería.

En la actualidad, ya se han registrado más de 300 patentes sobre la plataforma CMF-EV y el futuro vehículo de serie que se derivará de Mégane eVision.

Las patentes protegen todas las innovaciones aplicables al motor, el sistema de carga, la batería, la gestión térmica, la arquitectura o incluso la acústica.

El resultado es fruto del intercambio de conocimientos entre el Grupo Renault y Nissan con objeto de conservar y garantizar el liderazgo tecnológico frente a la competencia.

La eficiencia de una plataforma de bajo consumo

Al igual que se ha enfatizado el aerodinamismo de los futuros vehículos eléctricos Renault, las prestaciones de carga también se han optimizado. CMF-EV introduce un sistema novedoso de gestión térmica de la batería en un rango de temperatura mucho más amplio.

Se ha puesto a punto un circuito optimizado de refrigeración por agua del motor, la batería y el habitáculo.

El Energy Recovery System (ERS) capta el calor del motor y la batería para difundirlo por el habitáculo sin agotar la batería y garantizando que el frío no repercuta en la autonomía del vehículo.

De este modo, la energía está disponible y se rentabiliza al máximo.

La estabilidad en carretera mejorará al descender el centro de gravedad. Mediante la ampliación de la distancia entre ejes, la desmultiplicación corta de la dirección y un tren trasero con varios brazos, la dirección y el chasis aumentarán la agilidad mejorando el confort a bordo.

En cuanto al confort, este se garantizará gracias a las innovaciones en acústica, que eliminarán vibraciones e interferencias.

El motor es uno de los motores de la gama Renault más potentes, ya que aúna todas las energías. Cuenta con una potencia de 160 kW (equivalente a 217 CV) y un par de 300 Nm, alcanzando una aceleración de 0 km/h a 100 km/h en menos de 8 segundos. El placer de conducción es máximo en autopista, carretera o ciudad.

Con respecto a la autonomía, los vehículos concebidos en la plataforma CMF-EV dispondrán de un radio de acción amplificado.

La nueva batería de 60 kWh asociada a la carga rápida (cargador DC hasta 130 kW) hará posible que el futuro modelo de serie que se derive del show-car Mégane eVision recorra distancias como París-Lyon (465.5 kilómetros) en tiempos comparables a vehículos térmicos, con pausas incluidas.

Confort y espacio interior

La última virtud significativa de esta nueva plataforma consiste en maximizar la habitabilidad interior con plazas más espaciosas delante y un espacio más amplio para las piernas en la parte trasera. Como ejemplo, la plataforma permite desarrollar modelos con la habitabilidad trasera de una berlina para viajes largos con las dimensiones de un compacto.

En cuanto a la modularidad, con un puesto de mando y fino con nuevos compartimentos inéditos, los ingenieros crean un universo totalmente nuevo, fusión de diseño y funcionalidad.

Características técnicas

Longitud: 4210 mm

Anchura: 1800 mm

Altura: 1505 mm

Distancia entre ejes: 270 mm

Llantas: 20 pulgadas

Neumáticos: Continental 245/40 ZR 20

Peso: 1650 kilos

Motor: eléctrico 160 kW (217 CV) con rotor bobinado

Transmisión: 4x2

Ruedas motrices: delanteras

Carga: AC hasta 22 kW, DC hasta 130 kW

Baterías: 60 kWh-400V

SUBIR