La respuesta

Beatríz Sarlo: "Nunca pensé que me responsabilizarían por los títulos de tapa de Clarín"

La escritora volvió a responderle a Axel Kicillof y a su esposa Soledad Quereilhac, quien la acusó de "cacarear" en los medios de comunicación.
14 de mar de 2021 - 16:35
Beatríz Sarlo: Nunca pensé que me responsabilizarían por los títulos de tapa de Clarín

La escritora Beatríz Sarlo volvió a pedir disculpas por su frase "por debajo de la mesa", referida al ofrecimiento de la vacuna Sputnik V por parte de la administración bonaerense y envió un mensaje al gobernador Axel Kicillof y a su esposa Soledad Quereilhac, su ex alumna y a quien responsabilizó por la propuesta. "Nunca pensé que me responsabilizarían por los títulos de tapa de Clarín", expresó.

En su columna dominical del Diario Perfil, Sarlo reiteró: "No debí decir que me ofrecieron vacunarme por debajo de la mesa. La frase, verdadera y totalmente comprensible en el castellano coloquial, fue el pedazo de carne que les faltaba a quienes me criticaban no por esa frase sino por haber hecho público que esos ofrecimientos existían. En el lenguaje que también usan las redes sociales, la frase 'debajo de la mesa' no es ni elitista, ni incomprensible. Es simplemente una expresión metafórica".

El escándalo se inició cuando la escritora declaró ante la Justicia que en enero recibió correos electrónicos de Carlos Díaz, editor de Siglo XXI, para ofrecerle la vacuna contra el coronavirus, de parte de Soledad Quereilhac. Sin embargo, la esposa del gobernador, explicó en un posteo en sus redes sociales que “no tengo la potestad de ofrecer vacunas a nadie” y manifestó su indignación: "No ha tenido otro recurso que cacarear mentiras en los medios".

"Gente graduada en esa Facultad de Filosofía y Letras empleó un verbo, también en sentido figurado, cuando dijo que yo 'cacareaba' mi rechazo. Cacarear es una divertida metáfora que me animaliza convirtiéndome en gallina, ave que es portadora de mis mejores recuerdos de infancia y, a lo mejor por eso, cacareo desde entonces. No me sentí ofendida cuando a alguien se le ocurrió que yo, con mi voz baja, podía ser capaz de cacarear. Hoy es un verbo más barrial que rural, pero gallineros puede haber por todas partes, incluidos los balcones y livings", respondió Sarlo.

Además recordó que "desde la provincia de Buenos Aires se trataba de confeccionar una lista de personajes más o menos conocidos que hubieran recibido la vacuna, para darle una imagen de seguridad sanitaria que, en ese momento, se creyó que no tenía entre el público más extenso. Por lo tanto, tuve la sospecha de que si yo accedía a decir que me vacunaba, iba a recibir la salvadora inoculación. Y ese intercambio de favores en un distrito que no es el mío, ya que vivo en CABA, me pareció una operación publicitaria a las que me resisto siempre, venga de donde venga".

"Como están los otros, yo no habría podido soportar su mirada si me hubiera vacunado y ellos todavía estuvieran a la espera, quizás más enfermos, con mayores necesidades, más pobres o más viejos. Ser libre es precisamente reconocerme entre los otros, porque, si esos otros no existieran, ¿cuál sería el sentido de mi libertad?", agregó.

La escritora compartió una carta que le envió Kicillof en la que describe la cobertura que realizó el diario Clarín sobre el tema, por lo que respondió: "Soy responsable de lo que escribo. Pero, ni durante un acceso de egolatría, pensé que me responsabilizarían por los títulos de tapa de Clarín".

"Respecto del uso de la expresión “vacunación vip” que se me atribuye, reviso el acta de mi declaración en Comodoro Py y compruebo que no pronuncié esa expresión, infrecuente en el tipo de calificativos que elijo", concluyó.

Se habló de