Casos de éxito

El diseñador chaqueño que desparrama calidad a toda Latinoamérica

Gustavo Pucheta hace vestidos únicos. Lo eligen desde Valeria Mazza y Tini Stoessel hasta Candelaria Tinelli. De modelo al mundo fashion.
Lionel Paredes
por Lionel Paredes |
Como nieto de los fundadores de un pueblo llamado Concepción del Bermejo

Como nieto de los fundadores de un pueblo llamado Concepción del Bermejo, donde también vivió un tiempo, se crio en una familia dedicada a las tareas rurales y al cultivo de algodón. (Foto: Pucheta)

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

Gustavo Pucheta es refinado, creativo y confecciona vestidos únicos. Algunos, incluso, tienen faldas que llevan hasta 1.000 metros de tul.

Lo eligen, para llevar sus diseños, desde Valeria Mazza y Tini Stoessel, hasta Candelaria Tinelli, con quien además cerró su último desfile en el Palacio Paz, durante el Argentina Fashion Week.

“El diseño siempre estuvo en mí. Me gustaba experimentar con las formas y aunque mi primer contacto con este mundo fue trabajar como modelo, hacer ropa es lo que me atrapó”, cuenta.

“La moda me atrapó desde chico, cuando jugaba con telas y me gustaba armar los looks familiares”, añade el diseñador de 34 años.

El oriundo de Sáenz Peña, Chaco, vive la mayor parte del tiempo en Resistencia, aunque está cada vez está más instalado en Buenos Aires atendiendo clientas y organizando su agenda de desfiles.

Arquitectura y moda

Como nieto de los fundadores de un pueblo llamado Concepción del Bermejo –donde también vivió un tiempo–, se crio en una familia dedicada a las tareas rurales y al cultivo de algodón.

A los 14, empezó a trabajar como modelo y así llegó a Buenos Aires.

Con 16 años participó de campañas de Armani.

Luego estudió Diseño de Indumentaria en Resistencia y como también lo atraía la Arquitectura, se anotó en la Universidad del Nordeste de Chaco.

Finalmente, la moda fue más fuerte y desde hace cinco años lanzó su marca, Pucheta Design, con la que hoy está revolucionando la industria.

Un sueño hecho realidad

“Estudié primero Diseño, y luego hice la carrera de Arquitectura”; explica.

“Yo quería hacer algo grande, quería generar un cambio. Me acuerdo que decidí estudiar Arquitectura cuando a los 16 años salí de un desfile en Buenos Aires para volver al departamento de la agencia en el que vivía y el taxi agarró la Avenida 9 de Julio y pasó por el Obelisco".

"Recuerdo que dije: ‘Yo quiero hacer esto, quiero hacer algo que cambie el destino de la gente cuando lo vea, que cambie su sensación al usarlo’. Y creo que eso que buscaba con la moda: cambiar a la persona cuando se pone un vestido o un traje mío", expresa Pucheta.

"Porque todas esas elecciones que uno hace antes de salir a la calle, al trabajo o a donde sea, es algo con lo que uno está diciendo: ‘Soy esto, me gusta esto, me siento así’. El vestirse mueve muchas cosas”, recuerda.

“Salgo de la moldería clásica para hacer otras deformaciones, realizo indumentaria experimental”, comenta.

Design for export

Si bien el diseñador fue muy reconocido en la Semana de la Moda en Buenos Aires, también tiene experiencia en el ámbito internacional, donde compartió pasarela varias veces con la española Agatha Ruiz de la Prada.

“Es una historia impresionante. Con Agatha trabajamos juntos desde hace cuatro años. Cuando empecé a tener notoriedad con mis diseños, me invitaron de México a una semana de la moda donde además de ella me decían que habría otros diseñadores internacionales”, manifiesta Pucheta.

"Pensé que era una mentira, pero me pagué los pasajes y viajé con 10 vestidos que casi no me entraban en las valijas. Me decían que las modelos eran las de Victoria's Secret, mujeres increíbles que yo había visto de chico en las revistas y la tele. Pero cuando llegué, no estaba ni registrado en el hotel", rememora.

"Salí a caminar por México DF y cuando regresé al hotel me tocan la espalda y era Agatha Ruiz de la Prada. No lo podía creer. Finalmente, todo estaba perfecto e hicimos un tour de desfiles por varias ciudades que terminó en Cancún, en una cadena de hoteles que nos convoca todos los años", relata el protagonista de la historia.

"Recuerdo que la primera vez iba modificando la ropa en las habitaciones para que se viera diferente en cada lugar. Fue espectacular. Somos todos diseñadores con estilos diferentes, pero compartimos la misma pasión por la moda”, admite.

“En octubre, participamos con InvestBA y en una misión comercial a Uruguay, donde nos fue muy bien y pudimos tener varios interesados en la marca y el modelo de negocios”, enfatiza Pucheta.

“Quiero conquistar el mundo, pero todavía tengo mucho que hacer en nuestro país, necesito terminar de consolidar la marca para pisar fuerte en otros lugares”, finaliza.

Se habló de
-

Últimas Noticias

s