Economías regionales

Grandes objetivos del Polo IT Corrientes: generar talentos y exportar servicios

Hoy la entidad está integrada por 25 empresas PyMES que se especializan en desarrollar software y en la Economía del Conocimiento. Todas tienen un común denominador: la escasez de talentos calificados.
Muchas empresas deciden formar sus propios talentos dentro de la compañía

Muchas empresas deciden formar sus propios talentos dentro de la compañía, pero el riesgo es que luego de profesionalizarse se vayan a firmas más grandes o al exterior.

El Polo IT Corrientes fue creado en 2007, cuando los líderes de un pequeño grupo de micro PyMES tecnológicas de la provincia entendieron el valor de la asociatividad, al amparo del Plan Estratégico para la Industria del Software y Servicios.

En aquel entonces, la actividad se concentraba principalmente en la ciudad de Corrientes y existía una fuerte vinculación con el ecosistema tecnológico de Chaco, dado que ambas provincias compartían en ese entonces el sistema educativo y de formación de los talentos.

En los años siguientes llegaría la constitución formal del Polo IT Corrientes–Asociación Civil como entidad sin fines de lucro, y la idea central de transformarse en centro de referencia, tanto en materia de desarrollo empresarial como de innovación tecnológica en general.

En esa primera década, sin embargo, estas PyMES sufrieron un fuerte desgaste para cubrir todo el abanico de cargos inherentes a una asociación civil.

“Muchas desaparecieron, otras se abrieron, y las que quedaban entendieron que la entidad estaba en riesgo si no atraían a otras empresas del sector”, explicó Nicolás Dogi, actual presidente del Polo IT Corrientes, perteneciente a una segunda camada de empresas tecnológicas que fue invitada a participar del Polo hacia 2017.

“Esta segunda camada le aportó oxígeno a la entidad”, reconoce Dogi, quien es también co-fundador y referente técnico de Devlights, que se especializa en proveer y exportar soluciones informáticas y servicios de desarrollo de software a medida.

Hoy el Polo está integrado por unas 25 empresas PyMEs, abarcando desarrolladores de software, proveedores de servicios profesionales vinculados a TI y proveedores de servicios de Internet.

A pesar de la aparente heterogeneidad, la realidad es que todas ellas tenían inquietudes y una forma de entender la Economía del Conocimiento similares.

Por otra parte, estas empresas están más repartidas geográficamente dentro de la provincia que las grandes compañías, lo que le permite al Polo atender a las distintas realidades de la región.

Combatir la escasez de talento

“Uno de los principales de flagelos que tenemos en el sector es la falta de talentos”, admite Dogi.

Su empresa, Devlights, si bien hoy tiene un fuerte foco en los servicios profesionales, mantiene una software factory como una manera de captar, formar y mantener esos talentos.

Esto último implica un esfuerzo adicional en la formación de los talentos, que a menudo termina en su certificación para participar en determinados proyectos.

Los talentos tienen que ser calificados, por lo que constantemente estamos tratando de aplicar para las diferentes necesidades que nos llegan. Siempre la idea es abrir oportunidades hacia afuera”.

La exportación de servicios es un objetivo para nada desdeñable. A nivel nacional, los servicios basados en conocimiento se han consolidado en el tercer rubro exportador, después de los complejos de granos y oleaginosas.

De acuerdo con un informe de Argencon, los servicios profesionales, empresariales y técnicos fueron los de mejor performance y representaron el 60,5% de las exportaciones.

El 30% fue de software y servicios de informática, el 6% de servicios personales, culturales y recreativos y el 4% de cargos por uso de propiedad intelectual. Para Dogi, existe un tema de “musculatura”.

“Somos empresas chicas, algunas de tres o cuatro personas. La mayoría de estas empresas tienen sus productos y servicios, y con ellos satisfacen el mercado local”.

Con todo, Dogi remarca que las PyMES son hoy el 75% de la fuerza laboral dentro del mercado IT en la Argentina. Por este motivo, aun a estas pequeñas empresas les cabe un rol importante en la formación del talento.

“Hay que seguir evangelizando, porque la generación de talentos no sólo va a traer un crecimiento en el ecosistema, sino que las empresas lo van absorbiendo en la medida en que lo necesiten y son recursos que pueden trabajar para todo el mundo".

El Polo está trabajando en generar estos talentos, aunque todavía se trata de un trabajo muy artesanal y se relaciona, sobre todo, con la formación de estos talentos dentro de cada empresa y de acuerdo con sus necesidades.

“También hemos hecho campañas y visitas a las escuelas, pero es una tarea que está interrumpida por la pandemia. Visitamos instituciones, les contamos a los chicos cómo está el sector, y les hablamos del crecimiento profesional y personal que estas carreras les pueden aportar. Trabajamos mucho en conjunto con las universidades, que necesitan de la colaboración de las empresas”, enumera Dogi.

Y agrega: “Trabajamos también con las pasantías, prácticas supervisadas y proyectos. En general, las empresas vinculadas al Polo tratamos de brindar el espacio para que los chicos conozcan el ambiente laboral y hagan allí sus práctica supervisadas bajo el paraguas de un proyecto que les permita atender a la carga horaria que el institución les exige. Pero sobre todo que se vayan empapando en la cultura empresarial IT. Buscamos compartir experiencias para que entiendan cómo es el trabajo presencial”.

-

Últimas Noticias

s