LA BIOTECNOLOGÍA DEL AGRO

Tras la aprobación de la soja HB4, Bioceres busca definir los pasos para llegar al mercado

La soja HB4, basada en un descubrimiento de la científica Raquel Chan, con el apoyo de Bioceres para su desarrollo, apunta a producir en suelos con restricciones en la oferta de agua. La inscripción de variedades.
La soja HB4 podrá ser exportada hacia China

La soja HB4 podrá ser exportada hacia China, que insume un centenar de toneladas al año. 

La reciente aprobación de la soja diseñada con tecnología HB4 por parte de China dio que hablar en el negocio sojero. Las expectativas no son pocas y el mismo viernes que se conoció la noticia, las acciones de la empresa Bioceres en el Nasdaq cotizaron al alza, con un pico del 25%. El gigante asiático importa más de 100 millones de toneladas de granos de soja anualmente, y por eso desde la compañía rosarina se entusiasmaron con lo que vendrá.

Pero más allá del potencial negocio, desde la empresa también resaltan la forma en que se generó el desarrollo y lo proponen como modelo a seguir. “Creo que es muy importante conectar la vinculación público-privada. En todo esto que está pasando con la tecnología HB4 y la soja tolerante a sequía en Brasil y Paraguay, en una economía de conocimiento aplicada al agro, no hay manera de generar un modelo que no sea virtuoso y que no contemple al sector público como al sector privado”, señaló Claudio Dunan, director de Estrategias de Bioceres.

En un mano a mano con La Red Rural (AM 910), indicó que China en la década del 90’ importaba 5 millones de toneladas de soja, pero que en la actualidad la demanda desde ese país se multiplicó exponencialmente: ahora el flujo de compra no baja de las 100 millones de toneladas.

Soja HB4 de Bioceres
La soja HB4 recibió la luz verde desde China.

La soja HB4 recibió la luz verde desde China.

“Esa demanda que va a continuar creciendo necesita de tecnologías como estas”, aseguró.

El desarrollo de la tecnología HB4 surgió gracias al trabajo de la doctora Raquel Chan, científica de la Universidad del Litoral. La compañía Bioceres buscó primero aplicar las investigaciones en soja y luego la llevó al trigo, donde generó algunas controversias en el sector comercial.

“Esta tecnología es surgida en el sector público y que a partir del desarrollo que hicimos con Bioceres la podamos poner a nivel global, es para ponernos contentos”, contrastó Dunan. “Esto muestra un camino”, entendió.

El cobro de regalías por parte del Conicet

El hecho de que la tecnología HB4 haya nacido en el seno de un laboratorio de científicos del Estado, y luego impulsada por inversores privados, traerá futuras ganancias para el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet). Así lo explicaron desde el organismo.

Allí le remarcaron a A24.com Agro que “cuando se produce un descubrimiento susceptible de patente o transferencia y posterior explotación comercial se realiza un convenio entre Conicet y la empresa”, en este caso Bioceres Crop Solutions, compañía que cotiza hoy en la bolsa neoyorquina de Nasdaq y que gracias a la noticia llegada desde China incrementó sus acciones hasta un 25% el mismo viernes.

raquel Chan.jpg
Raquel Chan, científica que trabajó durante años en la tecnología HB4 y cuyos conocimientos impulsó Bioceres. (Foto: UNSAM)

Raquel Chan, científica que trabajó durante años en la tecnología HB4 y cuyos conocimientos impulsó Bioceres. (Foto: UNSAM)

Por eso, el movimiento generado en los mercados entusiasma por lo que podría llegar a ser captado a futuro también por el sector público. ¿La razón? El convenio firmado por las partes puede tener objetivos, por ejemplo, como el patentamiento, licenciamiento y comercialización de determinada herramienta biotecnológica.

Y en ese convenio quedan estipulados los “porcentajes de participación” de cada una de las partes. En este caso las regalías para el sector público comprenden también a la Universidad Nacional del Litoral (UNL), pero la suma de ambas, Conicet más UNL, hoy es un porcentaje menor dentro del contrato total.

Desde Bioceres apuntaron: “No solo vamos a tener mayor cantidad de ingresos por la exportación de soja, sino que además el Conicet va a cobrar regalías por el uso de su tecnología en países como Estados Unidos, en Brasil, Paraguay, y también la Argentina”, expresó Dunan.

¿Cómo sigue el camino de la soja HB4?

Sobre lo que se viene para el cultivo de la oleaginosa en nuestro país aún no está muy claro ya que la novedad es muy reciente. “No olvidemos que China es el principal mercado de soja, pero hay otros mercados de harina de soja que hay que sequir desregulando y trabajando. Todo esto llevó 20 años de desarrollo donde la parte regulatoria es una de las más largas y costosas”, expresó Dunan.

“El proceso regulatorio exacto es que nosotros teníamos la condicionalidad en China para registrar variedades. A partir de registrar esas variedades podremos comercializarlas en el país. Y lo mismo va a ocurrir en otras variedades cuando estemos listos para lanzarlas en otros mercados. Eso es lo que se nos viene a nosotros, al caerse la cláusula de China ya podemos empezar a avanzar de otra manera”, graficó.

En ese sentido, la siembra en nuestro país de la soja HB4 aún no tiene precisiones. “Todavía no lo definimos porque es muy reciente y dependerá del tipo de variedades y las áreas en las cuales queramos avanzar”, informaron desde Bioceres.

Claudio Dunan Bioceres.
Claudio Dunan, director de Estrategias de Bioceres.

Claudio Dunan, director de Estrategias de Bioceres.

El trigo HB4, el otro partido que juega Bioceres

Si bien no se escucharon voces en contra de la aprobación de la soja HB4, en el trigo la situación es distinta. Aun persiste una resistencia amplia por parte del sector comercial debido a que al tratarse de un cereal de consumo directo para humanos existe el temor de que pueda ser castigado económicamente por los mercados importadores. ¿El mayor temor? Que haya “contaminación comercial” del trigo no transgénico. Y este no es un dato menor: no existe en el mundo ningún cultivo de trigo genéticamente modificado, al menos en fase comercial.

Ahora, desde la empresa consideran que la aprobación de la soja también puede ser un espaldarazo para el cereal. “En la medida en que se van aprobando ya sea en trigo o soja genera confianza para los distintos mercados, que evalúan y dicen: “desde el punto de vista ambiental, de salud, es inocuo”. Va ganando aceptación en los mercados del mundo, de los más importantes. Y si yo soy de un mercado pequeño, tengo todos estos otros sistemas de regulación que ya lo han aprobado, los antecedentes están sobre la mesa”, graficó Dunan.

Y puntualizó en la comercialización del trigo HB4: “Nosotros ya tenemos la aprobación en Brasil, y los siguientes pasos son la inscripción de las variedades. Continuaremos haciéndolo con una metodología de identidad preservada porque si bien Brasil es el principal mercado, estamos trabajando con otros para desregular y queremos mantener la identidad de nuestro trigo”.

“No queremos interferir con la cadena comercial de otros sectores”, concluyó.

Se habló de
s