BIOTECNOLOGÍA

Histórico reconocimiento a la ciencia argentina: China aprobó la tecnología HB4 para el cultivo de soja

Se trata de una variante de la oleaginosa tolerante a sequía. El trámite con el país se había iniciado en 2016, y es la primera vez que un evento argentino es aprobado por China.
La soja HB4 y sus derivados podrá ingresar a China

La soja HB4 y sus derivados podrá ingresar a China, el mayor importador del mundo. 

Finalmente, tras casi seis años de espera, China “dio el sí” a la soja HB4 tolerante a sequía. Se trata de la primera vez que la potencia asiática, el principal importador de soja del mundo, le da su aprobación a un evento desarrollado por el sistema científico argentino, el mismo que en nuestro país ya estaba aprobado desde 2015 pero que su comercialización estaba supeditada al visto bueno chino. Desde la empresa Bioceres, que hace un año arribaba al Nasdaq, destacaron la noticia y el trabajo de la científica Raquel Chan, quien lideró las investigaciones.

“En el día de hoy China aprobó la soja HB4, tolerante a la sequía. El trámite había sido presentado el 21 de octubre de 2016. Es la primera vez que un evento argentino recibe la aprobación de ese país”, destacaron desde la compañía Bioceres, firma que está ligada al impulso de la tecnología HB4.

Soja Pymes.jpg
El complejo de la soja (poroto, harina y aceite) representa una buena parte de las exportaciones del país.

El complejo de la soja (poroto, harina y aceite) representa una buena parte de las exportaciones del país.

La empresa indicó que “la soja tolerante a sequía fue aprobada en 2015 por Argentina y luego también por los países de mayor producción mundial de este cultivo, incluyendo Estados Unidos (agosto 2019), Brasil (mayo 2019), Paraguay (2019) y Canadá (2021)”.

En la actualidad dichos países representan aproximadamente el 85 por ciento de la producción global de soja.

“Todos los principales productores de la oleaginosa en el mundo ya lo habían aprobado. Ahora también lo hizo China, el principal importador y consumidor de soja. Esto confirma que nuestro país es pionero en su capacidad de innovar en biotecnología a nivel global”, expresaron desde Bioceres.

Bioceres Nasdaq.jpg
Bioceres, uno de los

Bioceres, uno de los "unicornios" argentinos. La empresa apostó a la tecnología HB4.

Y agregaron que “es una gran noticia que el principal importador de soja del mundo apruebe este evento”.

“Todo empezó en el laboratorio de la Dra. Raquel Chan, en la universidad pública, y con la apuesta de esta empresa. De ahí a hoy fue un esfuerzo de mucha gente y una demostración del talento de nuestro país”, indicaron.

¿Qué implica para la soja argentina?

La resolución del Gobierno chino permitirá la importación y comercialización de soja HB4 y derivados de soja.

En esta materia, la Argentina es un jugador fuerte: el polo industrial ubicado a la vera del río Paraná es uno de los sitios más fuertes a nivel global de procesamiento de granos.

La semana pasada, en la Bolsa de Comercio de Rosario, el Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación Matías Lestani había remarcado que Argentina “tiene una alta potencialidad productiva. Esta región cuenta con el 50% de la capacidad de crushing de Latinoamerica”.

Disponibilidad comercial de la soja HB4

Si bien la soja HB4 ya estaba aprobada en la Argentina, su comercialización estaba supeditada a la aprobación china. Hasta ahora, Bioceres venía sembrando bajo un mecanismo de "identidad preservada", dentro del programa Generación HB4, es decir aplicando protocolos que garanticen que la producción nos comercialice ni se mezcle con otras variedades autorizadas.

La aprobación china, abre la puerta para que la firma pueda lanzar comercialmente el producto. ¿Cuándo estaría disponible? Desde Bioceres confirmaron a A24.com Agro que la medida dispuesta por las autoridades chinas "permite una liberación total", sin embargo, aclararon que "en este momento se está analizando el escenario" para definir el lanzamiento comercial.

La tecnología HB4 en otros cultivos

La empresa también desarrolla actualmente la misma tecnología para el trigo. La iniciativa levantó los reclamos desde una parte de los productores y fundamentalmente de los acopiadores, quienes temen "contaminaciones comerciales" a la hora de las cosechas.

Por eso, desde Bioceres habían salido a defender el desarrollo. "No somos un riesgo para la cadena del trigo, esto es un orgullo nacional", había señalado Claudio Dunan, director de Estrategias de Bioceres.

Se habló de
s