Discriminación contra una trans

Golpean brutalmente a una adolescente trans en una fiesta

Sucedió cuando la chica de 16 años quiso entrar al baño. Le dijeron que fuera a un árbol. La atacó una patota y fue hospitalizada.
por Luciana Arias | 25 de marzo de 2021 - 12:38
Golpean brutalmente a una adolescente trans en una fiesta

A. tiene 16 años, es trans y fue víctima de violencia y discriminación. Había ido a una fiesta en una casa de Fray Luis Beltrán, una ciudad chica en el Gran Rosario. Cuando la adolescente quiso entrar al baño le dijeron que fuera a orinar a un árbol. Un grupo de jóvenes la golpeó en la puerta de la casa.

"A. no quiere salir ni a la vereda", Dice Sol D'Alessandro a A24.com. "Tenemos que ir la semana próxima al clínico, pero evoluciona bien para los golpes que le dieron".

Adolescente trans golpeada ok.jpg

"Fueron muchas y muchos los que le pegaron a mi hija. Resulta que ni al baño puede ir por ser trans.", había escrito la mujer en redes sociales. "Acá nadie acusa solo a un género. Casi matan a mi hija".

Según trascendió, A. respondió al ataque verbal diciendo que era libre de hacer lo que quisiera. Los jóvenes le respondieron con un comentario agresivo: que saliera a la puerta a pelear. En ese momento, la discusión parecía terminada.

Cuando concluyó la fiesta, algunos de los integrantes se quedaron en la calle. Uno de ellos empezó a pegarle, lo siguió una chica. Se sumaron otros que le tiraban del pelo y la patearon. A. cayó al suelo y perdió el conocimiento.

Sus amigos pudieron rescatarla porque la arrastraron del grupo que la atacó. Después llamaron al 911. A las 6.30 la policía acercó a calle Urquiza al 300 donde estaba A. "Mi hija se salvó hoy gracias a los chicos que la ayudaron y les agradezco inmensamente pero el dolor que siento no me lo saca nadie". Una amiga de la chica contó a los efectivos lo sucedido. La golperaron unas 10 personas.

Adolescente trans golpeada pierna.jpg

"Al otro día tuvo vómitos, nos dijeron que era nervioso. A. estaba aterrada", dice Sol. Las golpizas de sus pares son una marca que no se olvida y recrudece cada vez. Cuando estaba en primer año, a los 13, un grupo de compañeros la corrió hasta la puerta de su casa para pegarle. A. dejó el secundario y no volvió desde entonces. Tiempo después, en un cumpleaños de 15, le dieron una cachetada frente a los invitados.

A los 11 años A. se animaba a descubrir su identidad: habló con sus papás y les dijo quién quería ser. "Cuando ella empezó la transición, a los 12, la acompañamos", dice Sol. Sin embargo "la sociedad es muy cerrada y le pasó lo que yo no quería que pasara. No solo porque ella es trans". Después de este fin de semana la mujer, mamá de otros dos chicos, pensó en lo que podría haber sucedido con A. "Me acordé tanto de la familia de Fernando Báez Sosa (el adolescente asesinado por un grupo de rugbiers en Villa Gessell) que no le deseo a nadie vivir lo que pasamos. Ni siquiera a los padres de quienes le pegaron a mi hija", dice.

Embed

Fueron muchas y muchos los que le pegaron a mi hija...acá nadie acusa solo a un género ok!!! No me vengan ahora con que...

Publicado por Sol D'alessandro en Domingo, 21 de marzo de 2021

Según cuenta Sol, A. se recluyó cada vez más. Desde que empezó la pandemia su hija salió muy pocas veces de su casa. Este sábado se había animado a ir a la fiesta donde la atacaron. Cuando llegaron al lugar, los policías constataron que la chica se estaba desvanecida, casi inconsciente. Pidieron una ambulancia, pero como tardaba, la trasladaron en un móvil policial hasta el Hospital Granaderos a Caballo, de San Lorenzo.

En Fray Luis Beltrán casi todos se conocen. Sol y sus hijos se mudaron a Puerto General San Martín, una localidad cercana, con mucho vínculo con esa ciudad de 16.000 habitantes. El lunes A. hizo la denuncia policial, aún con las marcas de la golpiza. "Las asistentes sociales me dijeron que me van a contactar para ver si A. puede volver al colegio, pero esta vez acá".