Luto en el deporte

Murió Horacio Accavallo, una leyenda del boxeo argentino

A los 87 años falleció el segundo campeón mundial de la historia del país, justo en la jornada que se celebra el Día del Boxeador Argentino.
A los 87 años murió el segundo campeón mundial de la historia argentina. 

A los 87 años murió el segundo campeón mundial de la historia argentina. 

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

Horacio Accavallo siempre fue una persona simple que tuvo el talento y la constancia para llegar a ser campeón mundial de boxeo de peso mosca entre 1966 y 1968. En las últimas horas se dio a conocer que falleció a los 87 años tras padecer durante casi una década el mal de Alzheimer. Su deceso se produjo justo en el Día del Boxeador argentino.

"Así te voy a recordar viejo!. Con los brazos en alto como un Campeón. Gracias por tus enseñanzas y por inculcarme tus valores. Descansa en paz", fueron las sentidas palabras que escribió Horacio Accavallo Jr. junto a una foto de su padre en su cuenta de Instagram.

Horacio Accavallo 33.jpg
Horacio Accavallo: admirado, respetado y campeón del mundo. 

Horacio Accavallo: admirado, respetado y campeón del mundo.

Accavallo nació en Villa Diamante, en el partido bonaerense de Lanús, el 14 de octubre de 1934. El 1° de marzo de 1966 escribió su página dorada en el deporte argentino. Ese día quedó en la historia como el segundo campeón mundial de boxeo en el país -el primero fue el mosca Pascual Pérez- al vencer en Tokio al japonés Katsuyoshi Takayama.

En aquella pelea en la capital nipona, Accavallo ganó el título en un fallo dividido por puntos con tarjetas a su favor de 73-69 y 74- 67 y la restante en contra 71- 70.7

Murió Horacio Accavallo 1.jpg
El mensaje de despedida del hijo de Horacio Accavallo, una leyenda del boxeo argentino.

El mensaje de despedida del hijo de Horacio Accavallo, una leyenda del boxeo argentino.

Horacio Accavallo, uno de los mejores boxeadores que vio nacer la Argentina

El notable boxeador, pequeño de contextura físico pero gigante de corazón, era hijo de un italiano y una española, ambos analfabetos. Accavallo era hincha de Racing y lo apodaron "Roquiño". Su infancia no fue fácil, se crío junto a cuatro hermanos juntando cartones en el depósito denominado "La Quema", dedicándose luego a ganarse la vida como botellero y lustra botas.

Admirado, respetado y campeón del mundo. El boxeo le enseñó siempre a insistir que se podía tener una vida mejor. El campeón defendió el título del mundo por primera vez el 15 de julio de 1966 frente al japonés Hiroyuki Ebihara, la segunda fue el 10 de diciembre de 1966 ante el mexicano Efren "El alacrán" Torres y la tercera y última el 12 de agosto de 1967 nuevamente ante Ebihara, todas en un Luna Park repleto. Y siempre terminó ganando por puntos.

El 11 de octubre de 1968 Accavallo se retiró del boxeo con el titulo del mundo en su poder. Fue su manera de ponerle punto final a su carrera: 83 combates, con 75 triunfos (34 por nocaut), dos derrotas y seis empates.

Horacio Accavallo 44.jpg
Horacio Accavallo escribió su página dorada en el boxeo argentino el 1° de marzo de 1966 cuando salió campeón del mundo. 

Horacio Accavallo escribió su página dorada en el boxeo argentino el 1° de marzo de 1966 cuando salió campeón del mundo.

Pero no sólo del boxeo vivió Accavallo. En 1968, por ejemplo, formó parte de la película "Destino para dos" y en 1980, en la primera edición de los Premios Konex, recibió un Diploma al Mérito como uno de los 5 mejores boxeadores de la historia en Argentina.

Sin embargo, la peor derrota en la vida de Accavallo, casado con Ana María Sawicz, fue la muerte de una de su hijos (tuvo cuatro), Silvana, a los 47 años, quien falleció atropellada por una camioneta el 9 de junio de 1998 a metros del comercio de ropa deportiva del padre.

Se habló de
s