Casos de éxito

En 2001 se fundió, pero su convicción fue más fuerte. Este año su PyME facturará más de $150 millones

Todo el expertise, el conocimiento y la experiencia que tuvo que vivir Guillermo cuando bajó las persianas, hacen que hoy su empresa siga creciendo y pueda superar los desafíos que impuso la pandemia. Conocé el caso de un emprendedor que nunca se rindió.
Rodrigo Porto
por Rodrigo Porto |
Guillermo Ortega se fundió en 2001

Guillermo Ortega se fundió en 2001, pero su garra le permitió superar ese momento y crear una nueva empresa PyME: Sui Color.

Más que una pinturería, Sui Color es, sin duda alguna, un símbolo del espíritu emprendedor de Argentina. Su fundador, Guillermo Ortega, logró dejar atrás la debacle de comienzos de siglo para reinventarse y volver a crear una nueva empresa PyME.

En una entrevista exclusiva con la vertical PyME de A24.com, el protagonista de la historia de hoy, Guillermo, relató cómo hizo para superar uno de los momentos más difíciles de su vida. Además, hablamos de la trayectoria obtenida como emprendedor a lo largo de los años y de las experiencias que lo llevaron al éxito en estos tiempos.

Sui Color, modelo de PyME exitosa

La historia de la empresa en el entramado sectorial argentino resulta muy interesante. Guillermo lideró una empresa PyME familiar, cómo la mayoría, hasta que lamentablemente la crisis del 2001 lo llevó a presentarse en concurso de acreedores.

A partir de esa experiencia, como tantas otras compañías del sector, tuvo que resurgir de las cenizas.

Su primera empresa había sido fundada a fines de los años 80 y, junto a él, estaban a cargo de la misma otros miembros de su familia.

El negocio funcionó bien hasta la gran crisis del 2001, cuando el negocio sufrió la hecatombe económica que atravesaba el país.

Las ventas cayeron abruptamente y muchos de sus clientes no pudieron pagarle los cheques que le entregaron, por lo cual tuvo que presentarse a concurso de acreedores.

En 2003, cuando Guillermo tenía 50 años, tomó fuerzas y junto a dos socios volvió al ruedo fundando una nueva empresa del sector: “Sui Color”.

"Dado que fue mi segundo emprendimiento dentro del rubro, es decir yo ya contaba con el expertise necesario para manejar empleados, proveedores, manejo financiero y otras cuestiones referidas a una pyme de este sector, no me fue tan difícil. Sin embargo fue un nuevo comienzo. El país estaba renaciendo de la peor crisis económica que hubiera tenido así que para mí también fue una segunda oportunidad que me daba la vida. Y a los 50 años", explicó con cierto dejo de nostalgia.

Para entender un poco más, le preguntamos qué es Sui Color y cómo nació.

Y nos respondió: "Sui Color es una red de pinturerías que nació hace 18 años y que se dedica principalmente a la comercialización, asesoramiento, distribución de pinturas, revestimientos y materiales afines".

"Arrancamos con USD 4.000 que aportaron los nuevos socios, y el crédito que nos dieron las distintas fábricas. Revestimientos SITEX, EMAPI y PPG, fueron las que nos apoyaron desde el inicio, confiando en nuestros conocimientos del mercado", confesó Guillermo.

Y agregó: "además, capacitamos a nuestros clientes, no clientes, empresarios, pintores, ingenieros, arquitectos y consumidores finales mediante cursos gratuitos sobre temáticas del rubro".

Nos cuenta, también, que la compañía tiene una marca de pinturas propia llamada All Paint.

Una empresa que sigue creciendo

La historia de Sui Color se trata de una PYME exitosa que pudo superar la crisis generada por la pandemia y continúa con altos niveles de facturación.

Según nos confesaron, durante el 2018 la empresa facturó más de $50 millones de pesos. Al año siguiente, en 2019, duplicaron esa facturación y llegaron a superar los $100 millones de pesos. En 2020, a pesar de la crisis, alcanzaron los $120 millones y proyectan facturar para fin de año más de $150 millones.

Consejos para empresarios PyME y emprendedores

Antes de preguntarle si se animaba a dar algunos consejos a los emprendedores, le consultamos cuál fue el momento de mayor inspiración que lo ayudó a motorizar el negocio.

"No soy de bajar los brazos fácilmente. Pensé que era un hombre joven aún, que el país y la vida me estaba dando una segunda oportunidad y que yo era un experto en el tema que manejaba", destacó.

Y resaltó que "el fracaso de mi anterior pyme no había sido por culpa de un mal manejo ni por desconocimiento en mi metier sino por situaciones propias de un país muy difícil como lo es Argentina. Y era un desafío personal lograr nuevamente, corrigiendo errores, ser un referente dentro de este rubro".

Ahora sí, en base a su experiencia, le preguntamos a Guillermo qué consejos les daría a los empresarios PyMES y emprendedores del país.

Empezó diciendo que "a las compañías del rubro les aconsejo que no decaigan frente a la adversidad y que aprendan de los errores para no volver a cometerlos”.

Quebrar y volver a empezar no es la muerte de nadie. Recuerden en todo momento que vivimos en la Argentina y que eso implica muchos riesgos", añadió el empresario.

"Sobre todo a quienes emprenden como cuentapropistas. A eso hay que sumarle la inestabilidad económica tan característica de nuestro país", subrayó, concluyó.

Otro consejo de Guillermo es "estar siempre alerta ante las situaciones inesperadas que puedan surgir –la del coronavirus es una de ellas- y actuar inmediatamente para evitar situaciones que luego tengamos que lamentar”.

Por último, el empresario y emprendedor finalizó la entrevista con un dejo de ironía haciendo foco en el placer de emprender: “En mis 40 años de trabajo podría decir que tengo un master en manejo de crisis y situaciones inesperadas. Pero sigo disfrutando de mi trabajo como si fuera el primer día”.

-

Últimas Noticias

s