Alta carga impositiva

Sostienen que si una empresa paga todos los impuestos podría dejar de funcionar

¿Qué dice el indicador de performance del sistema tributario argentino, elaborado por la Universidad Austral?
El país se ubica en el puesto 8 a nivel mundial en alícuota máxima de impuestos sobre la renta a personas.

El país se ubica en el puesto 8 a nivel mundial en alícuota máxima de impuestos sobre la renta a personas.

El rendimiento del sistema tributario argentino cayó a su pico más bajo en los últimos 15 años, ya que existe una "profundización" de los problemas fiscales "y escasas perspectivas de solución".

Así lo mostró el indicador de performance del sistema tributario argentino, elaborado por la Universidad Austral.

El trabajo se centró en detectar si el sistema aporta recursos suficientes para financiar los gastos del Estado (suficiencia) y si promueve la actividad económica (eficiencia) en términos de crecimiento, competitividad y productividad.

Las empresas al límite de su capacidad contributiva

Según el estudio académico, si una empresa que opera en el país pagara todos los impuestos, es muy probable que no pueda seguir funcionando.

Además, comparado con los países de la OCDE, la Argentina se encuentra en el último puesto en términos de déficit fiscal y complejidad del sistema.

La Universidad Austral graficó que mientras en 2005 el país se ubicaba en los casi 5 puntos (de performance tributaria) en 2020 el resultado arroja 3,4 puntos, con una clara tendencia decreciente.

Estos puntajes ubican a la Argentina en una escala de "logro parcial de los objetivos" del sistema; sin embargo, de continuar la tendencia, el país podría ingresar en la zona de "no logra los objetivos", reflejó el reporte.

En ese sentido, explicó que "no se está alcanzando el objetivo en suficiencia, mientras que el objetivo de eficiencia también está comprometido. Los recursos tributarios no generan los recursos suficientes para financiar el gasto público, mientras que la complejidad del sistema obstaculiza el desarrollo productivo".

Un sistema deficiente

Asimismo, mencionó que los niveles de complejidad del sistema tributario argentino "muestran que el país se encuentra muy lejos de los estándares internacionales de los países OCDE en este indicador".

La similitud de Argentina con los países avanzados se limita solo a los niveles de presión tributaria (alrededor del 30%), no así en la estructura.

"Los principales impuestos priorizan la facilidad de cobro, pero son altamente distorsivos destruyendo los incentivos a la inversión y el crecimiento", aseveró el trabajo.

Y alertó que el impuesto inflacionario "potencia las características negativas del sistema. La inflación ha generado una importante redistribución de ingresos y representa una fuente relevante de obtención de recursos para el Gobierno".

En este marco, la Universidad Austral señaló que la presión tributaria "se ubica por encima de su potencial y los altos niveles de déficit fiscal y endeudamiento coinciden con los períodos de mayor presión tributaria, mostrando signos de un esquema que no es sostenible".

La casa de altos estudios puntualizó que el país se ubica en el puesto 8 a nivel mundial en alícuota máxima de impuestos sobre la renta a personas.

Por último, aseguró que "casi ningún país del mundo tiene impuestos a las exportaciones ni impuesto inflacionario", como la Argentina.

-

Últimas Noticias

s