Reclamo

Una entidad sectorial requirió un dólar PYME para dar competitividad a la industria

Se trata de Industriales Pymes Argentinos. Es necesario porque "se empezó a dejar de exportar y se están perdiendo mercados en el mundo ante la falta de competitividad", argumentaron.
Daniel Rosato

Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos. (Foto: IPA)

El presidente de Industriales Pymes Argentinos, Daniel Rosato, pidió poner en marcha un dólar para las pequeñas y medianas empresas.

Es necesario “porque se empezó a dejar de exportar y se están perdiendo mercados en el mundo ante la falta de competitividad”, argumentó el directivo.

Reclamo sectorial

Al respecto, el empresario manifestó que “la aplicación del Dólar PYMES no sólo reconocerá a las industrias exportadoras, en su competitividad internacional, sino que potenciará el empleo registrado, debido a que una empresa que vende al exterior tiene que contratar más personal y las condiciones para poder venderle al mundo es mantener una actividad totalmente en blanco”.

En un comunicado, mencionó: “Sabemos de los esfuerzos que realiza el Ministerio de Economía para sortear los conflictos por la falta de reservas y la necesidad de achicar el déficit fiscal, pero queremos dejar en claro que la industria es una de las soluciones a esos problemas que atraviesa el país, porque cumple la doble función de crear puestos de trabajo de calidad y, al mismo tiempo, generar dólares”.

Además, graficó que “el efecto de la sequía golpeó con fuerza y de manera directa al campo, pero no podemos perder de vista que las consecuencias de la caída de la producción agropecuaria también encarecieron los costos industriales e impactaron en la competitividad de las exportaciones".

"Hoy muchas PYMES empezaron a abandonar mercados en el mundo, porque conviene destinar todo al mercado interno”, exclamó el dirigente.

El titular de IPA resaltó que “el pago de las exportaciones al dólar oficial se volvió insostenible, debido a que muchas empresas tienen que importar para producir con costos muy altos, tanto por el financiamiento necesario para pagar las compras en el mundo, como también cuando surge la urgencia de tener que pagar apelando a dólares financieros”.

“Si bien es cierto que las exportaciones industriales no significan el mismo monto que aporta el campo a las reservas del Banco Central, las últimas noticias de una balanza comercial deficitaria, por la caída de las ventas de las pymes, debe ser más que un llamado de atención para el Gobierno debido a que habrá cada vez menos fábricas destinadas a vender sus productos en otras partes del mundo”, aseveró.

El mercado exportador

Rosato expresó que “la caída de las exportaciones de las PYMES tiene otro efecto en la actividad económica del país, además de la pérdida de mercado y la falta de ingreso de dólares, ya que las fábricas comenzaron a redirigir sus ventas al mercado interno”.

“Pero ante la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores por efecto de la inflación, y el impacto de la sequía en el comercio, se achicarán los negocios y comenzará a verse una competencia interna, que desembocará en una caída del empleo, mayor informalidad y, hasta cierre de fábricas”, enfatizó.

El empresario manifestó que “las PYMES, junto con los sindicatos, somos las primeras en participar del diálogo con el Gobierno nacional, los gobiernos provinciales y municipales, para desarrollar el modelo industrial, con sustitución de importaciones, lo que permite al país tener un futuro previsible en términos producción y empleo".

"Pero, al mismo tiempo, dependemos de medidas urgentes para sostener la actividad, porque nuestras fábricas dependen del día a día", aclaró.

"A diferencia de las grandes empresas, la rentabilidad de las PYMES no permite tener una espalda financiera que pueda soportar una crisis de largo plazo”, concluyó el referente del sector.

Se habló de