Comercio Exterior

Yerba mate: crece la exportación e impulsa la actividad de los productores

El aumento en la demanda por este tipo de productos, naturales y sin aditivos, alienta a producir más para mejorar las ventas en el exterior. Las experiencias de Amanda, Piporé, Kraus y Tritayju.
Lionel Paredes
por Lionel Paredes |
La yerba mate tiene una creciente demanda internacional y alienta a las PyMES a producir para exportar.

La yerba mate tiene una creciente demanda internacional y alienta a las PyMES a producir para exportar.

En el contexto general del país y, en particular, la situación de las economías regionales, desde el Instituto de la Yerba Mate (INYM) señalan que la actividad yerbatera atravesó aceptablemente bien el 2020, tanto desde el punto de vista productivo como desde el consumo.

El 70% de las exportaciones de yerba mate son a Siria y se observa una creciente demanda por este tipo de productos, en especial los naturales y sin aditivos.

Respecto al consumo interno, cabe destacar que alcanzó los 268,8 millones de kilos, mientras que las exportaciones sumaron 42,9 millones de kilos, totalizando entre ambos un volumen de 311,7 millones de kilos.

Esta cifra refleja la buena respuesta que obtuvo toda la cadena yerbatera por el esfuerzo realizado para llegar con el producto a las góndolas y cumplir con los consumidores en un complicado contexto de pandemia.

A pesar de las dificultades que aparecieron (sobre todo en los primeros meses de la emergencia sanitaria por el COVID-19), la merma respecto al año anterior fue de 4,9 millones de kilos (1,54%); un dato más que importante si se toma como parámetro que el 2019 había marcado un récord histórico para el consumo de yerba mate.

Comercio Exterior.jpg
El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) apoya a las empresas yerbateras para que puedan participar en ferias internacionales y abrir nuevos mercados.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) apoya a las empresas yerbateras para que puedan participar en ferias internacionales y abrir nuevos mercados.

Por lo tanto, el consumo a nivel nacional e internacional, sirve para alentar a las empresas a producir y exportar en mayor cantidad.

Los datos estadísticos registrados por el INYM revelan que durante el mes de diciembre de 2020 el volumen de yerba mate exportada alcanzó los 3.793.063 kilogramos. Sumado a los meses anteriores, las salidas con destino al mercado externo totalizan 42.905.744 kilogramos para el período enero-diciembre de 2020.

La participación de establecimientos yerbateros en ferias internacionales, con apoyo financiero y participación del INYM, colabora para sostener la presencia de la yerba mate argentina en diversos destinos, como los Estados Unidos y países de Europa; además de la exploración nuevos mercados, como el caso de la India.

Para ayudar a exportar y abrir negocios, el INYM apoya a las empresas yerbateras para que puedan participar en ferias internacionales (SIAL Paris, Fancy Food Nueva York, Anuga Alemania), proporcionándoles el stand y cubriendo el costo de pasajes y/o alojamiento. También las asesora y capacita respecto a cuáles son los organismos a los que deben recurrir para los trámites de exportación.

Por otro lado, en cuanto al mercado interno, también se consolida una tendencia positiva.

Los datos estadísticos registrados por la entidad revelan que durante diciembre de 2020 el volumen de yerba mate elaborada a salida de molino alcanzó los 20.103.612 kilogramos. Sumado a los meses anteriores, las salidas con destino al mercado interno totalizan 268.857.850 kilogramos para el período enero-diciembre de 2020.

Es importante recordar que el movimiento de yerba mate a salida de molino es el indicador más cercano al comportamiento del producto en góndola, ya que incluye tanto el volumen que se envía a los centros de distribución de las firmas yerbateras como las compras efectuadas por los mayoristas, hipermercados y supermercados.

Entre los aspectos relevantes se observa que crece entre los consumidores la conciencia acerca de las propiedades benéficas que tiene la yerba mate en la salud humana. Y también se aprecia un interés mayor en el uso del producto como alimento funcional, en bebidas y en la gastronomía.

El caso de Amanda

Con una historia de más de 90 años, Víctor Saguier, gerente de La Cachuera S.A., conocida como Yerba Mate Amanda, cuenta que la empresa en 1927 comenzó el cultivo en las 50 hectáreas que la familia Szychowski adquirió del Estado.

Es la misma tierra donde hoy está localizada la moderna Planta Industrial Yerbatera. En 1936 se construyó el primer molino yerbatero, con una capacidad de elaboración de 300 kg./hora, iniciando así la actual etapa industrial de la empresa, que es la más antigua de las yerbateras de la provincia de Misiones todavía en actividad.

La empresa realizó sus primeras exportaciones de arroz en la década del ‘70, pero el auge exportador llegó con la apertura del mercado del Líbano y Siria, en 1985, demanda provocada por los inmigrantes sirios y libaneses que retornaron a sus tierras, llevando consigo la costumbre del mate.

Las primeras cargas a Líbano fueron las más riesgosas porque estaban en guerra civil y eso dificultaba la llegada de la mercadería a Beirut, sumado todo esto a la distribución interna dentro de un país en conflicto.

Al respecto, Saguier recuerda una ocasión en que llamó una persona a la empresa para pedir específicamente la cotización de la yerba marca “ilex paraguariensis”, no quería la marca Amanda, y fue muy difícil convencerlo de que ese era el nombre científico de la yerba mate".

El empresario planea incrementar la presencia en ferias nacionales e internacionales, al igual que en las misiones comerciales. Además, tiene pensado lanzar una línea de yerbas tipo gourmet, con diferentes packaging.

Amanda exporta 40 % de su producción anual, factura unos US$ 28 millones aproximadamente, y sus principales destinos son Líbano, Siria, Chile, Estados Unidos, Francia y Alemania.

El caso de Piporé

Otra empresa que no pierde el tiempo. Hoy, la cooperativa de productores de Yerba Mate Santo Pipó, mas conocida como Piporé, produce y exporta aproximadamente 7 millones de kilos de yerba mate.

Su presidente, Gerardo Vallejos, cuenta que entraron al mundo de la exportación por el creciente consumo en Siria.

Piporé se creó en los comienzos de los años setenta y desde ese instante empezó su venta dentro y fuera del país. Por contar con una producción escasa y artesanal, la venta en Argentina se auto-limita a la Patagonia y a Siria en el exterior. Vallejos cuenta que actualmente siguen existiendo algunas barreras a la exportación por falta de conocimiento del producto en otros mercados y la confusión con el té, que tiene altos aranceles de importación en muchos países.

Asimismo, recuerda una anécdota divertida en una visita recientemente a Siria, su principal mercado de exportación. "Cruzando la frontera desde Líbano nos encontramos con que los controles eran a cada momento y con desconfianza, ya que el país está cerrado al turismo. En uno de ellos, un soldado detiene nuestra marcha y con cara seria nos mira y nos pide nuestros pasaportes. La situación parecía tensa y cuando vio que éramos de Argentina se le dibujó una gran sonrisa en la cara y nos dijo “Messi”. Y nos dejó que sigamos avanzando sin problemas".

Lo orgánico también se exporta

Un ejemplo representativo es Yerba Mate Kraus, que exporta el 60 % de su producción anual. Sus principales destinos son Alemania, Austria, Noruega, Suecia, Suiza, España, Inglaterra, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, China, Japón, Chile, Costa Rica y Polonia.

La empresa empezó muy joven en la década del noventa. Milton Kraus, su presidente, cuenta que es una gran satisfacción ver que en lugares tan remotos como Hawaii, Alaska, Australia, Nueva Zelanda, Islandia, Noruega o China, consumen su producto.

Pero no todos fueron éxitos: "la primera exportación que hicimos fue de yerba mate orgánica por avión y el flete nos costo 5 veces más que el producto. Sin experiencia, a veces se comenten errores que se pagan caro”.

Pequeños productores

También los pequeños productores se animan a exportar, como Yerba Mate Tritayju, cuyo nombre significa tierra, trabajo y justicia.

Juan Carlos Domínguez, gerente Comercial, comenta que sin el apoyo del INYM no hubieran podido ingresar en mercados como Rusia y Estados Unidos. Hace apenas tres años que la empresa exporta y, en ese corto plazo, ya colocó en mercados extranjeros unos 32 mil kilos de Yerba Mate.

Domínguez cuenta que están trabajando para enviar una pequeña exportación a Chile y que lo harán por medio del programa Exporta Simple: "es una buena herramienta para los pequeños productores como nosotros".

Para este año quieren triplicar sus exportaciones y poder participar en ferias comerciales.

Además, recuerda que en la primera exportación a Rusia su cliente le comentó que cuando abrieron el contenedor mucha gente se reunió tratando de ver de dónde salía ese aroma tan agradable. También aclara que "nos guía la necesidad de que los pequeños productores de Misiones tengan la oportunidad de experimentar esa alegría que genera el reconocimiento de su trabajo al otro lado del mundo y, por eso, consumen su producto".

Desde las empresas más chicas a las más grandes del sector, manifiestan que seguirán abriendo nuevos mercados para difundir la cultura de la yerba mate en todo el mundo.

Se habló de
-

Últimas Noticias