Steven Kydd, cofundador de Tastemade: “Empezamos como un medio pero ahora vendemos productos y experiencias”
Layer 1
Medios

Steven Kydd, cofundador de Tastemade: “Empezamos como un medio pero ahora vendemos productos y experiencias”

Es la séptima vez que viene a Buenos Aires y dice que le encanta el asado, que es “increíble”.

Steven Kydd cofundó Tastemade hace 6 años y con seguridad por sus ojos (y su boca) pasaron miles de recetas y sabores. Sin embargo, el líder este canal global de videos de comida, viajes y lifestyle -que tiene su versión en español- no escatima elogios para nuestro plato típico y emblemático. Lo hace un poco para congraciarse con el entrevistador y otro poco porque de verdad así lo siente.

Sin querer queriendo y de a poco, Kydd fue cocinando un éxito. Los ingredientes son simples: videos bien realizados, un lenguaje bien definido al target millennial y la comida como lenguaje universal. Todo eso sazonado con un ágil storytelling y un modelo de negocio repartido en varias canastas. Nada debería salir mal. Ni caernos mal.

“Estamos creciendo muy rápido. Hoy estamos llegando a 250 millones de personas por mes a través de Facebook, YouTube, Snapchat e Instagram”

Kydd a A24.com

“Producimos contenido en 7 idiomas: inglés británico, francés, español, portugués (Tastemade Brasil), japonés, chino, inglés americano. También tenemos Tastemade en Indonesia y Alemania pero los mercados son más chicos”

Kydd a A24.com

-La pregunta del millón para cualquier medio ¿cuál es el modelo de negocios y cómo diversifican sus ingresos?

-Empezamos como un medio pero ahora también vendemos productos. La compañía es como una rueda donde hay entretenimiento, comercio de productos (por ejemplo una lanchera o alguna otra cosa que se pueda usar en la cocina) y experiencias. En San Pablo abrimos Testemade Café donde los millennials pueden ver videos de recetas y pedir que se las cocinen. De hecho es uno de los 10 mejores cafés de San Pablo. Así los consumidores pueden inspirarse, encontrar buenos productos y experimentar la marca en un café.

Tastemade tiene 4 fuentes de ingresos. Como todo medio, apelan a la publicidad digital. Pero además hacen acuerdos con marcas que usan en sus recetas y en sus eventos. También se sustentan con la licencia de los contenidos a otras plataformas y a la TV. Probaron también con la suscripción.

Con orgullo, Kydd – que vino a Buenos Aires a la Experiencia Endeavor- cuenta que Tastemade “es el único canal de comida y viajes entre los 50 canales de YouTube TV”, la plataforma que lanzó YouTube en E.E.U.U con la idea de competir con la TV por cable y la TV satelital.

“Estamos muy entusiasmados porque creemos que compañías como esta van a traer innovación para las empresas de medios. Esos contenidos se sustentan con publicidad”.

Kydd a A24.com

“Todos los meses la gente ve el equivalente a 2000 años en video en todo el mundo”.

Kydd a A24.com

Tastemade desembarcó en la Argentina “hace poco más de un año”. Tiene un estudio grande en Villa Crespo con un equipo con el que produce videos en español. Además del porteño, tiene estudios y oficinas en Londres, París, San Pablo, Beijing, Tokio y Los Angeles.

“Nuestra empresa se creó específicamente para redes sociales entonces las redes son nuestros socios. Nos ayudan a generar ganancias y tenemos una muy buena relación”, dice Kydd.

-¿Cómo les impactó los cambios en el algoritmo de Facebook?

-Muchas empresas tuvieron un impacto negativo con el cambio de algoritmo de Facebook. Nosotros no lo sufrimos. Pienso que empresas como Google, Facebook e Instagram buscan calidad y nosotros tenemos una programación de calidad premium, buenos contenidos con engagement en la audiencia.

-¿De qué forma logran mantener el impacto entre los millennials  en un público global y multicultural?

-No les decimos a nuestros equipos lo que tienen que hacer. Ellos son los que entienden la cultura de cada país y por eso elegimos a los más creativos. Google y Facebook y las demás plataformas nos dan datos sobre los videos que le gustan a la gente, cuales comparten, cuales comentan, etc. Es una mezcla de arte y ciencia. A eso lo llamamos video moderno.

-El gusto por la comida es universal y transgeneracional. ¿Qué saben ustedes de su audiencia?

-Nuestra audiencia es diferente a otras por ser millennials. No miran TV. Están en las redes. Al mismo tiempo las historias no se cuentan igual en Instagram, Snapchat y Apple TV. Tenemos que estar donde están los millennials y contarles historias que les interesen. Es otra vez una mezcla de arte y ciencia. Es como tener un pie en Hollywood y otro en Silicon Valley.

-¿Usan big data?

- Las empresas nos ayudan a comprender como la gente usa productos y servicios. Podemos saber cuánto tiempo la gente mira nuestros videos. Sabemos que los miran en un celular, en una TV conectada o en una laptop, así que el nivel de datos ayuda mucho para contar mejores historias. Nuestros productores, creativos y editores son muy jóvenes y no les tienen miedo a los datos porque estos  los ayudan a crear mejores historias.