Horror

Bombero de guardia se enteró que su casa se prendía fuego y al llegar tuvo una desgarradora realidad

Contó que la dirección dada inicialmente para la llamada era una propiedad vecina y que se dio cuenta de que era la residencia de sus familiares cuando se acercó el camión de bomberos.
Bombero de guardia se enteró que su casa se prendía fuego y al llegar tuvo una desgarradora realidad

El fuego arrasó rápidamente una casa en el noreste de Pensilvania (Estadps Unidos), donde murieron siete adultos y tres niños, y causando gran conmoción a un bombero voluntario que llegó para combatir las llamas y descubrió que las víctimas eran su propia familia.

Los niños que murieron tenían 5, 6 y 7 años, informó la Policía Estatal en un comunicado de prensa. Las autopsias estaban previstas para este fin de semana.

Harold Baker, un bombero voluntario en la ciudad de Nescopeck, contó que las 10 víctimas incluían a su hijo, hija, suegro, cuñado, cuñada, tres nietos y otros dos parientes.

Dijo que sus dos hijos y las otras víctimas jóvenes estaban visitando la casa de sus tíos para nadar y divertirse durante el verano.

Señaló que también había 13 perros en la casa de dos pisos, pero no sabía si alguno sobrevivió.

"Todo lo que quería hacer era entrar allí y llegar a estas personas, mi familia. Eso es todo en lo que estaba pensando, acercarme a ellos", sostuvo Baker en declaraciones a AP.

Al arribar, Baker agarró una manguera para hacer frente al fuego, desesperado por entrar y llamar a su hijo. Su jefe se dio cuenta de quién era la casa y los compañeros escoltaron al bombero de regreso a la estación.

Una investigación preliminar sugiere que el incendio comenzó en el porche delantero alrededor de las 2:30, expresó el fiscal de distrito del condado de Luzerne, Sam Sanguedolce.

"La información que tengo es que el fuego comenzó y avanzó muy rápido, por lo que fue muy difícil salir", añadió.

Tres personas pudieron escapar del incendio, informó Sanguedolce. Cuatro jefes de bomberos de la policía estatal intervienen en las pesquisas, aunque no se clasificará como una investigación criminal a menos que determinen que el incendio fue provocado intencionalmente.

Nescopeck es un pequeño pueblo sobre el río Susquehanna. La casa estaba en una calle residencial de viviendas unifamiliares en gran parte ocupadas por sus propietarios.

Baker dijo que la dirección dada inicialmente para la llamada era una casa vecina. Se dio cuenta de que era la residencia de sus familiares cuando se acercó el camión de bomberos. Relató que su unidad fue la primera en llegar y que la casa ya estaba envuelta en llamas.

"No había nada que pudiéramos haber hecho para entrar allí. Lo intentamos, pero no pudimos entrar", agregó Baker, de 57 años, quien es bombero durante 40 años.

Su hijo, Dale Baker, de 19 años, había seguido sus pasos y se unió al cuerpo de bomberos cuando tenía 16 años.

s