icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
AGRO

Los molineros se sumaron a la polémica por los alimentos y plantean la actualización de los Precios Máximos

Los molineros se sumaron a la polémica por los alimentos y plantean la actualización de los Precios Máximos
Diego Cifarelli, presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM)

La imputación por desabastecimiento que la Secretaría de Comercio emitió la semana pasada contra empresas alimentarias, profundizó la polémica por la formación de los precios al consumidor. En ese marco, desde el sector molinero criticaron la postura oficial y advirtieron sobre la situación de la cadena del trigo.

“Tenemos un gran diálogo con el Gobierno, pero eso es totalmente injusto”, reflejó Diego Cifarelli, presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM).

El dirigente habló con La Red Rural (Radio La Red - AM 910) y expresó el malestar que las acciones causaron en el sector. "Es injusto porque estamos entregando masivamente aún en un momento en el que es demasiado sangriento para la molinería en lo que tiene que ver con productos de góndola", afirmó. En ese sentido, explicó que el sector cuenta con “Precios Máximos desde el 6 de marzo en todos los productos farináceos: galletitas, fideos, entre otros”.

De todas formas, descartó que haya desabastecimiento. “El país devaluó un 40%, la inflación fue similar y las paritarias del personal subieron en sintonía. Hubo 60% de diferencia con el trigo, que estaba $13 mil cuando empezamos el 6 de marzo y hoy vale aproximadamente $21 mil, y a ese producto le permitieron un aumento del 5% más el 4%. Y aun así no falta producto en ninguna parte del país”, apuntó Cifarelli.

La semana pasada, desde la Subsecretaría de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores (SSADC) explicaron que las imputaciones se basaron en que Mastellone, Fargo, AGD, Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, Unilever, P&G, Paladini y Potigian "habían retenido determinados productos de consumo masivo".

A su vez en el Ministerio de Desarrollo productivo argumentaron que las empresas “habían incumplido la intimación para incrementar su producción hasta el más alto grado de su capacidad instalada”, y que no aplicaron los medios a su alcance para asegurar su transporte y distribución, y que eso tuvo consecuencias negativas a la hora de satisfacer la demanda.

Pero el conjunto de las empresas acusadas salió rápido a desmarcarse.

En la molinería, diferenciaron la cuestión de la oferta de materia prima con lo relacionado a los precios de góndola.

El volumen de trigo está", subrayó Cifarelli. Sin embargo, explicó las dificultades a la hora de enfrentar la estructura de costos y el funcionamiento del mercado.

"El productor observa si tiene una mejor opción de venta o no, haciendo un juego que es válido y que debemos respetar. La exportación hace una gimnasia normal. Y durante el año se van desarrollando negocios en la medida de que se necesitan los barcos", detalló. Por el lado de la molinería, planteó que necesita "comprar trigo todos los días" para lo que es necesario "acompañar el precio del trigo con mi mercadería”.

Así las cosas, reflejó la difícil situación de las empresas frente a este escenario. "El país tiene que proteger a sus industrias, sus pymes. Es complicado cuando por el ascensor van la devaluación y la inflación y por la escalera van los permisos (de aumentos de precios) para ir acompañando esos costos. Siempre estás un escalón más abajo", aseveró.

Además, remarcó la necesidad de acercar costos y precio final. “Nosotros como molinería no queremos intervención, no queremos absolutamente nada. Queremos comprar al precio que el productor quiera vender y que nosotros podamos acompañar el costo de lo que compramos. Es el normal desarrollo de cualquier industria”, cerró Cifarelli.

SUBIR

Poder