icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
AGRO

“La ocupación tiene visos de legalidad”, afirmó el juez que negó el desalojo de los campos de la familia Etchevehere

“La ocupación tiene visos de legalidad”, afirmó el juez que negó el desalojo de los campos de la familia Etchevehere
Miembros del Proyecto Artigas, que junto a Dolores Etchevehere ocupan el campo Casa Nueva

El Juez subrogante de La Paz, Raúl Flores, explicó hoy porqué rechazó el pedido de desalojo de Dolores Etchevehere del establecimiento Casa Nueva, en Santa Elena, Entre Ríos.

La ocupación “tiene visos de legalidad, con la provisionalidad que una cautelar requiere”, indicó el magistrado en declaraciones a Radio La Red AM 910, aunque adelantó que esto “podría cambiar” con el avance de la causa.

En ese sentido, explicó que su decisión se basó en las pruebas que presentaron las partes y que justamente la que motivó su fallo fue “presentada por la querella (Luis Miguel, Juan Diego y Arturo Sebastián Etchevehere y Leonor Marcial Barbero)”, reveló.

Se trata del acta de una “asamblea sociedad del año 2018 en la que los socios le ceden a Dolores, entre otros bienes, 129 hectáreas en donde está ella instalada”, explicó. Y agregó que “si ese documento de adjudicación no lo hubieran traído las partes, Dolores Etchevehere hubiera sido desalojada de manera inmediata”.

“A priori, con los recaudos de verosimilitud que precisan las medidas cautelares, no estaban dados porque ella justificaba la adjudicación de la porción de ese bien”, reiteró.

Además, sostuvo que, según los informes evaluados en el juzgado, “la sucesión nunca fue concluida” y que se había “aprobado un inventario parcial de 23 inmuebles en el que solamente se había acreditado la titularidad de algunos de ellos y que el título de Casa Nueva nunca fue presentado por los señores Etchevehere”.

“Esa sucesión está no terminada, irresuelta”, sentenció, advirtiendo que “ni siquiera el juez civil (que se ocupa de la misma) tenía el expediente” porque “hay un recurso de apelación pendiente” que la Cámara de Apelaciones provincial.

Funes también se refirió a la dinámica del proceso. “Yo resolví una medida cautelar de desalojo anticipado. El juez de garantías no produce pruebas como en un debate. Nosotros tenemos que resolver en la audiencia oral, en base a las pruebas de las partes, muchas veces con pocos elementos porque no hay análisis de las pruebas como en un juicio común”, subrayó.

En cuanto a las restricciones impuestas a los hermanos Etchevehere para acercarse al casco de la estancia y en sus declaraciones en los medios, sostuvo que se trató de un pedio de Dolores, en el marco de una denuncia de violencia de género en base a “la sensación de vulnerabilidad que tiene la mujer”.

Si la mujer entiende que es violentada por el hombre, a priori se despachan medidas cautelares”, enfatizó.

En cuanto a las pruebas presentadas a la hora del pedio de la restricción, afirmó: “me mostraron una grabación en la tele cuando le ofrecen un salvoconducto y un montón de cosas que están asentadas en la denuncia”.

De todos modos, aseguró que “cuando una mujer hace una denuncia de violencia de género no tiene que traer ninguna prueba”.

Al respecto, opinó que más a allá de los problemas sucesorios el conflicto “además puede ser violencia de género”.

SUBIR

Poder