Estudio de opinión

Argentina carnívora: 7 de cada 10 personas creen que las protestas veganas no impactan sobre el consumo de carne

Una encuesta sostiene que más de la mitad de los argentinos no comparte el accionar y a un tercio le resulta indiferente.
16 de marzo de 2021 - 17:13
Menos del 20% de los argentinos apoya las protestas veganas.

Menos del 20% de los argentinos apoya las protestas veganas.

Argentina carnívora: 7 de cada 10 personas creen que las protestas veganas no impactan sobre el consumo de carne

Apelando al cuidado del ambiente o directamente a cuestiones éticas, las acciones de rechazo al consumo de carne por parte de grupos veganos son cada vez más frecuentes en la Argentina y el mundo.

Mientras en Europa y Estados Unidos los ataques a carnicerías y restaurantes son moneda frecuenta, en nuestro país lograron su primer gran golpe de efecto en 2019, cuando ingresaron a la pista central de la exposición Rural de Palermo. Ser corridos por un grupo de personas que realizaban una muestra ecuestre les valió una enorme recorrida mediática, dando pie al debate de toda la sociedad.

Lo cierto, es que sin tanta repercusión, las protestas veganas siguen activas y varias organizaciones realizan, entre otras acciones, manifestaciones en entradas de frigoríficos. Recientemente, volvieron a estar en foco de las noticias cuando fueron recibidos por el presidente Alberto Fernández, a quien le dejaron una caja con firmas contra la instalación de granjas porcinas en la Argentina.

La eterna duda es si esas protestas veganas finalmente logran persuadir a una sociedad donde el consumo de carne, especialmente vacuna, está tan arraigado hasta el punto de ser un hecho cultural que excede el propio acto de alimentarse.

Eso es lo que quiso averiguar el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) a través de una encuesta de opinión. El resultado: siete de cada diez personas consultadas creen que las acciones de veganos y ambientalistas “no derivarán en un menor consumo de carne vacuna”.

La encuesta se realizó "de manera online, con 1.100 casos representativos de la población nacional en todo el territorio”, explicaron desde el IPCVA.

Además, para captar el humor social ante situaciones donde el activismo vegano despliega su acción en los ámbitos de la producción y comercialización de la carne, cuando se les mostró dos noticias relacionadas con estas acciones, presentadas incluso de distinta manera en función al grado de victimización y perjuicio de los distintos actores involucrados, "claramente la gente no está a favor de apoyar estas acciones concretas", agrega el trabajo.

Las respuestas fueron contundentes: entre el 16 y 18% de la gente apoya el accionar vegano, mientras que entre el 51 y el 54% "no comparte el accionar de los activistas" y entre el 28 y 33% le "resulta indiferente". Es decir, la gran mayoría no lo apoya o le resultan indiferentes las protestas veganas.

Encuesta vegana IPCVA.jpg
Siete de cada diez argentinos piensa que las protestas veganas no tendrán impacto en el consumo de carne.

Siete de cada diez argentinos piensa que las protestas veganas no tendrán impacto en el consumo de carne.

“El mismo activismo juega en contra de sus propios intereses que es precisamente convencer a la gente que abandone el consumo de carne”, explicó Adrián Bifaretti, jefe de departamento promoción interna del IPCVA.

Para el especialista del IPCVA, “a primera vista y por la dinámica que se genera en redes sociales a partir de noticias que cuentan por un lado con una celebridad y por otro un referente político, el ruido va creciendo y la espuma social de la conversación sube”. Sin embargo, aclara que aunque “se habla del tema” eso no significa que tenga “un impacto directo ni mucho menos instantáneo en la disminución del consumo”.

Además, Bifaretti piensa que de esta forma se “contribuye es a acrecentar una de las tantas grietas que lamentablemente tenemos en nuestro país”.

“La grieta alimentaria empieza así a tomar forma con una polarización creciente en el modo en que cada uno de nosotros manifiesta su propia forma de alimentarse”, sostiene.