ESTIMACIONES AGRÍCOLAS

¿El salto del girasol? La producción crecería un 14% y la exportación llegaría a 1.200 millones de dólares

Alentada por el buen precio internacional del aceite la oleaginosa creció en superficie y ya encara la etapa final de su siembra.
La siembra de girasol creció en superficie y arrojaría una mayor producción final. 

La siembra de girasol creció en superficie y arrojaría una mayor producción final. 

Según datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la superficie de girasol creció en comparación con la campaña pasada y el fenómeno se materializaría en un aumento de producción del 14%. El cultivo ya se encuentra en el 80% del proceso de siembra, que rondaría en 1,65 millones de hectáreas, y tendría un saldo productivo de 3,5 millones de toneladas. El dato que más entusiasma a la cadena girasolera es que las exportaciones alcanzarían los u$s 1.190 millones. ¿Por qué esta tendencia? Desde la cadena productiva hay ánimo por los precios internacionales y una demanda en alza.

Para Enrique Moro, presidente de la Asociación Argentina del Girasol (Asagir), el girasol “había perdido lugar entre los cultivos por una una cuestión de rentabilidad, más allá de los vaivenes climáticos, sobre todo en manos de la soja y el maíz”.

"En la campaña 2020/21 se revirtió porque en el mundo hay un requerimiento mayor de los productos del girasol, más demanda. Al volver a un valor importante como el que tenemos hoy día en el aceite, se vuelve a recuperar superficie en detrimento de la soja. Hoy hay precios FOB espectaculares de US$ 500 dólares la tonelada del grano. Este es un escenario que hace muchos años que no se daba", remarcó Moro.

Finalizó la cosecha de girasol con rindes récord
El girasol volvió a ganar terreno: el precio de sus distintos productos alentó la siembra.

El girasol volvió a ganar terreno: el precio de sus distintos productos alentó la siembra.

Y postuló que los precios acompañan: "El valor del aceite se vuelve interesante a partir de una cotización de US$ 1.000 en adelante. Hoy está entre US$ 1.700 y US$ 1.800 la tonelada".

Los datos de la Bolsa porteña sostienen que el girasol “recuperará esta campaña una parte de la superficie pérdida en manos de la soja y el maíz en los años previos”. Pero además, también lo hará frente al ciclo anterior, ya que resultó afectada por la sequía de la región norte del área sembrada. Por eso, una de las claves para mantener la estimación está ligada a que las lluvias en el norte argentino finalmente puedan mantener un ritmo cercano al aconsejable a pesar de que la propia Bolsa de Cereales ya estimó la presencia de evento de tipo La Niña en lo que resta del año.

"Teníamos la expectativa de recuperar la superficie que fuimos perdiendo en los últimos años por el crecimiento de otros cultivos como la soja o el maíz y esa expectativa se va a morigerar un poco porque en el norte estimábamos una siembra de 600.000 hectáreas, pero se llegaron a sembrar 400.000 por la sequía", señaló Moro.

No obstante, el directivo de Asagir cree que esa merma será "compensada por la producción en el oeste y sur de Buenos Aires".

De los casi u$s 1.200 millones para la exportación, u$s 916 millones corresponderán a embarques de aceite, u$s 183 millones a harina y pellets y u$s 91 millones a semillas.

s