AGRO Y DIVISAS

Impuesto a la "renta inesperada": los exportadores de granos cruzaron a Martín Guzmán

La Cámara que nuclea a la industrialización de aceite proveniente de granos y de la exportación de los mismos recordó también los "volúmenes de equilibrio", defendidos por Julián Domínguez.
A los exportadores no les cayó nada bien el anuncio de Martín Guzmán. 

A los exportadores no les cayó nada bien el anuncio de Martín Guzmán. 

La batería de anuncios de parte del ministro de Economía Martín Guzmán pegó en el campo. Desde la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro Exportador de Cereales (CIARA-CEC) salieron al cruce de la idea de cobrar un impuesto a la denominada “renta inesperada” a raíz de la guerra entre Rusia y Ucrania y el consecuente aumento de precio global de los granos. Los exportadores remarcaron que también están en alza los costos de la producción y la incidencia del Gobierno en materia de exportaciones de trigo y maíz, algo que el propio ministro Julián Domínguez defendió en estos días.

“Desde CIARA-CEC, expresamos nuestra profunda preocupación ante la propuesta del nuevo impuesto anunciado por Martín Guzmán. Si bien la guerra generó un aumento en el precio de ciertos commodities agrícolas, lo hizo también con los costos de producción, más aún en nuestro país. Sumados a la escasez de insumos críticos han neutralizado, o más, los relativos beneficios de los productos del agro”, precisaron los empresarios agroindustriales.

Alberto Fernández empoderó a Martín Guzmán. Cómo sigue el Gabinete.png
Alberto Fernández, presidente de la Nación, y Martín Guzmán, ministro de Economía.

Alberto Fernández, presidente de la Nación, y Martín Guzmán, ministro de Economía.

En horas de la noche del lunes, Guzmán anunció que el Gobierno enviará en las próximas semanas un proyecto de ley al Congreso para gravar la "renta inesperada producto de la guerra", que plantea una alícuota sobre el componente de esa utilidad que se enfoca en un conjunto de empresas con ganancias netas imponibles altas superiores a los 1.000 millones de pesos. En los despachos oficiales entienden que en 2021 dicho monto alcanzó a solo el 3,2% de las empresas.

¿Cuáles son los criterios pensados por el Gobierno? La ganancia neta imponible real tiene que haber crecido en forma significativa en 2022 respecto a 2021 y, además, se incluirá un parámetro para que si la “renta inesperada” se canaliza hacia la reinversión productiva, la alícuota será menor. Guzmán realizó el anuncio junto al presidente Alberto Fernández en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

TRIGO UCRANIA RUSIA.jpg
La guerra entre Rusia y Ucrania elevó los precios de los granos. Los exportadores remarcan que también el de los costos.

La guerra entre Rusia y Ucrania elevó los precios de los granos. Los exportadores remarcan que también el de los costos.

“Se enfoca en un conjunto de empresas que tienen ganancias netas imponibles altas en términos absolutos” aunque señaló que eso de por sí “no es una condición única, sino una condición necesaria”.

Exportaciones de trigo y maíz: ¿Cómo es el flujo?

Pocos días atrás el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación Julián Domínguez defendió los denominados “volúmenes de equilibrio” para el comercio exterior de trigo y maíz. Domínguez lo hizo en un mano a mano con La Red Rural (AM 910). Allí aseguró que si él no hubiera decidido la implementación de la medida, hoy el país “no tendría ni trigo, ni maíz”, y que habría que importarlo.

Dominguez_Cristina_Manzur_Alberto_Fernandez.jpg
Los exportadores reclamaron por la Ley de Promoción Agroindustrial anunciada por el Gobierno.

Los exportadores reclamaron por la Ley de Promoción Agroindustrial anunciada por el Gobierno. "Duerme en el Congreso", dijeron.

Precisamente a esta medida hicieron alusión los industriales luego de los anuncios de Martín Guzmán. “No hay que olvidar que el Gobierno nacional cuotifica las exportaciones de maíz y trigo, haciendo imposible captar la suba de precios por los exportadores”, sostuvieron. n diciembre del año pasado al implementarse los “volúmenes de equilibrio”, los reclamos en la cadena agroalimentaria no se hicieron esperar.

“Las distorsiones económicas que producen está clase de medidas deben ser discutidas en el Congreso, particularmente cuando se trata de cuestiones impositivas. Ahí en donde el proyecto de ley de promoción agroindustrial duerme”, apuntaron.

Y concluyeron: “La Argentina no necesita más impuestos. Al contrario, lo que hace falta es sacar el freno de mano a la producción y a la inversión para que haya más trabajo. Estaremos abiertos a trabajar en una propuesta de esta naturaleza, si el Gobierno nos convoca”.

s