Comercio exterior

Obras de dragado en Bahía Blanca como alternativa por la sequía del Paraná

Jan de Nul trabaja con dos dragas en la zona del ingreso al puerto bonaerense. Destacan la necesidad de mejorar las alternativas al uso del río Paraná.
El dragado del estuario en Bahía Blanca

El dragado del estuario en Bahía Blanca, una alternativa a la sequía en el río Paraná.

Obras de dragado en Bahía Blanca como alternativa por la sequía del Paraná

El grupo belga Jan de Nul comenzó obras claves en el estuario de Bahía Blanca. Se trata de trabajos que son parte del compromiso asumido a partir de la adjudicación otorgada por el Consorcio de Gestión a la compañía, y que incluyen el dragado del canal principal de acceso a los puertos y sitios de atraque en Ingeniero White, Galván y Rosales.

La empresa, líder mundial en obras de infraestructura marítima, dragado e ingeniería civil, dispuso las dragas Gerardus Mercator y Henri Pitot.

"Para la ejecución de dichos trabajos se movilizó la embarcación Gerardus Mercator que es la draga más grande que haya operado alguna vez en el país, ya que cuenta con 152,9 metros de largo y 29 de ancho, y una capacidad de carga de 20333 t DWT. Esta draga de succión por arrastre será la encargada de llevar adelante las obras de mantenimiento del canal principal de acceso, en el Canal del Toro, Canal Exterior, y Naval de Puerto Belgrano", indicaron desde Jan de Nul.

Por su parte, la draga Henri Pitot realizará el dragado de sitios de atraque a partir del sistema de inyección de agua, que permite el desplazamiento de los sedimentos que luego son transportados por el flujo de la marea.

De esta forma, el trabajo encarado por Jan de Nul consiste en "restituir las condiciones teóricas del canal principal" para que la profundidad obtenida permita el ingreso y navegación de barcos de hasta 45 pies de calados, pudiendo alcanzar los 50 pies en pleamar.

puerto.jpg
El dragado de Jan de Nul en Bahía Blanca se realiza en tiempos de sequía en el río Paraná.

El dragado de Jan de Nul en Bahía Blanca se realiza en tiempos de sequía en el río Paraná.

Los directivos de la firma belga manifestaron que "se trata de obras estratégicas para Argentina, ya que garantizan la operatividad de los puertos de Bahía Blanca y Rosales, y permite el traslado de las exportaciones de granos y demás productos agropecuarios".

Lo que también mencionaron es que, al sufrir el río Paraná una sequía profunda, se requieren otras rutas navegables alternativas a la Hidrovía del Paraná.

Alrededor del mundo la empresa cuenta con más de 7000 empleados, y en la Argentina emplea desde hace 25 años a 500 personas.