Cripto economía

Bitcoin, CBDC y por qué es necesario hablar de privacidad financiera

Poco a poco el efectivo desaparecerá y los bancos centrales ya preparan su estrategia. ¿El bitcoin será la mejor alternativa al sistema tradicional de monedas digitales?
Adam Dubove
por Adam Dubove |
Bitcoin: la criptomoneda le escapa al control de los bancos centrales y al sistema financiero tradicional. 

Bitcoin: la criptomoneda le escapa al control de los bancos centrales y al sistema financiero tradicional. 

No se acepta efectivo”. Aunque para alguien que vive en Argentina es raro encontrar un cartel como éste, en lugares como Estados Unidos y Europa resultan cada vez más habituales. Es notable el auge de comercios que rechazan el dinero en papel y sólo aceptan medios de pago electrónicos: las tarjetas de siempre o apps. Pero nada de billetes.

Desde hace décadas convivimos con medios de pago electrónico como la tarjetas de débito y crédito, cuyas operaciones se liquidan después entre bancos, usando sistemas lentos e ineficientes. Y los nuevos medios de pago de la industria fintech, a pesar de su apariencia tan moderna, al final, también liquidan los saldos finales utilizando el sistema tradicional.

El uso de estos medios de pago, particularmente las billeteras digitales, se aceleró con fuerza en el mundo y en Argentina -como otras tendencias que pre existían a la pandemia. En el caso local, sólo basta con observar las estadísticas de transacciones que procesa MercadoPago y su aumento meteórico en los últimos 18 meses.

La idea de sociedades sin dinero en efectivo o cashless society se viene debatiendo hace tiempo entre las altas esferas del poder político y financiero. Y, a partir de la familiarización del público con medios de pago digital, la digitalización total del dinero atrae cada vez más el interés de los banqueros centrales, que están listos para implementar cambios al efectivo tal como lo conocemos.

Economía sin billetes para el nuevo siglo

Cada vez que se realizaron reformas al sistema monetario global en los últimos 110 años se ha dado un patrón muy claro. Con cada cambio, los gobiernos, junto a los bancos, capturaron un mayor control sobre el dinero, degradando su calidad y perjudicando a quienes no tenemos el poder de imprimirlo o recibirlo recién impreso.

En esta tradición, los bancos centrales ya están discutiendo desde hace años las “Monedas Digitales de Bancos Centrales” (CBDC, por sus siglas en inglés). Las CBDC son el sendero que tomaron los bancos centrales para adaptar billetes y monedas al siglo XXI.

Esta nueva interacción será presentada como un avance, una evolución positiva del dinero, pero al igual que las anteriores será más de lo mismo. Los gobiernos y bancos centrales capturando mayor control y el ciudadano de a pie, más vulnerable.

El dinero y la privacidad financiera

Ese futuro sin dinero físico y con CBDC, no es muy esperanzador. Quienes viven en economías sin efectivo pierden algo fundamental: la privacidad financiera. A pesar de la campaña global de demonización que existe, la privacidad es fundamental en una sociedad libre. Nuestros consumos cotidianos pueden revelar muchas cosas: desde qué tipo de libros nos gusta leer, hasta si la persona titular de la tarjeta de crédito está embarazada.

Tener la posibilidad de efectuar consumos de forma anónima nos evita revelar y dejar registro de todos nuestros hábitos. Probablemente, las CBDC ofrezcan algún tipo de privacidad en países democráticos, pero dependería de que los banqueros centrales cumplan su palabra y su historial, en este aspecto, no es muy bueno.

Las CBDC también son un instrumento para un mayor control y planificación económica. Permiten al gobierno incentivar el consumo en detrimento del pago de deudas o inversión de una forma mucho más sencilla. Por ejemplo, políticas de topes en el consumo de alimentos poco saludables; dinero restringido a ser gastado en algún sector en particular; la creación de sistemas de créditos sociales basados en las conductas financieras; o dinero que va perdiendo poder de compra a medida que pasa el tiempo sin ser gastado. Las posibilidades son infinitas.

Al respecto, no sorprende que China, infierno autoritario, sea el país que más cerca está de lanzar su versión digital de la moneda. La dictadura del Partido Comunista chino ya inició las primeras pruebas experimentales con su CBDC y le puso un freno a Jack Ma, dueño de los principales medios de pago electrónicos en ese país.

Sin embargo, desde Suiza, las declaraciones tampoco son muy alentadoras: “Hay una gran diferencia clave [con el efectivo], y es que el banco central tendrá control absoluto sobre las CBDC”, explicó el año pasado Agustín Carstens, presidente del Banco de Pagos Internacionales, una especie de banco central de bancos centrales.

Bitcoin es la esperanza

Ante este escenario desolador, Bitcoin trae un poco de optimismo. La inevitable adopción de las CBDC será para muchos lo que los lleve a explorar la opción descentralizada. Junto a la red de pagos Lightning, que utiliza bitcoin y la red Bitcoin, es una alternativa que ofrece la privacidad y soberanía que quieren remover por completo con las CBDC. Y con algunas ventajas adicionales.

Los bancos centrales pretenden renovar el contrato de confianza con el público que han roto hace tiempo. Si ningún banco central ha logrado el cometido de preservar el valor de su moneda, y en cambio fueron expertos en destruir valor, ¿por qué alguien volvería a confiar en las promesas de quienes ostentaban el monopolio sobre la moneda?

Con bitcoin, en cambio, no es necesario confiar. Está fuera del control de quienes pretenden controlarlo todo y es la puerta de salida de un sistema diseñado para que, en el largo plazo, los únicos que ganan son siempre quienes ostentan el monopolio sobre el dinero.

* Adam Dubove - Bitcoiner. Co-fundador de Ichimoku Fibonacci y Central de Brokers

Se habló de
s