Finanzas digitales

Bitcoin: por qué se ve un cambio de percepción entre los expertos financieros

Pese a tener un semestre dispar, la criptomoneda sigue despertando pasiones. Cómo logró cambiar la opinión de inversores tradicionales y empresas, incluidas dos argentinas.
Adam Dubove
por Adam Dubove |
Bitcoin entra ahora en la consideración de inversores tradicionales y empresas. 

Bitcoin entra ahora en la consideración de inversores tradicionales y empresas. 

Hasta hace no mucho tiempo, encontrar a alguna de las figuras de Wall Street hablando bien de Bitcoin era extremadamente raro. En el mejor de los casos, era objeto de burlas y, en el peor, totalmente ignorado. Pero algo está cambiando entre los principales administradores de fondos e inversores.

Este ciclo alcista del precio de Bitcoin que comenzó en marzo de 2020 estuvo marcado por tres tendencias que lo ubicaron en nuevos escenarios:

  • El ingreso del dinero de fondos institucionales.
  • Un cambio de opinión entre algunos referentes del mercado.
  • La adopción corporativa de bitcoins en las reservas de las empresas.

Aún es una minoría del dinero institucional, pero cada vez más estos super inversores comienzan a ver a la criptomoneda con buenos ojos.

Expertos que apuestan por Bitcoin

Una de las leyendas del mercado, Bill Miller, se anticipó a la tendencia. Compró bitcoins en 2017 con su fondo Miller Value, con US$4.100 millones bajo su gestión. “Creo que los principales bancos, bancos de inversión y firmas de alto patrimonio tendrán eventualmente alguna exposición a Bitcoin o a cosas similares, como oro o algún tipo de commodity”, dijo a CNBC en noviembre del año pasado.

Miller fue uno de los primeros super inversores en comprar Bitcoin y hace hincapié en sus similitudes con el oro. La lógica es la siguiente: “La oferta de Bitcoin crece al 2,5% anual, la demanda crece más rápido que eso y habrá, además, un número fijo”.

Otro de los legendarios administradores de fondos, Paul Tudor Jones, también expresó públicamente el año pasado que Bitcoin es parte de su cartera. “Apenas arriba del 1% de mis activos [alrededor US$ 53 millones] son bitcoins. Quizás casi dos. Ese parece el número correcto”, señaló Tudor Jones, que administra más de US$ 44 mil millones de sus clientes.

En ese momento, reconoció que el oro aún supera al Bitcoin en un aspecto: sobrevivió la prueba del tiempo. La criptomoneda apenas tiene 12 años, “pero cada día que pasa y sobrevive, la confianza va a subir”, apuntó Tudor Jones, en referencia al llamado efecto Lindy.

Esas declaraciones son de mayo de 2020. Pero el mes pasado, Tudor Jones volvió a hablar de Bitcoin y su rol como reserva de valor frente a un contexto más inflacionario: “La única cosa que sé con certeza es que quiero tener un 5% en oro, 5% en Bitcoin, 5% en efectivo, 5% en commodities”, dijo. ¡En apenas unos meses multiplicó por cinco su exposición a bitcoin!

También parece haber cambiado de opinión acerca de la robustez de la moneda virtual: “Bitcoin es matemática. Las matemáticas han estado ahí por miles de años. Dos más dos siempre será cuatro y lo será por los próximos miles de años”, dijo en esta oportunidad.

Ray Dalio fue otro de los grandes nombres de Wall Street que cambió su visión. Durante años, el gestor de más de US$ 100.000 millones fue un vocal detractor de los bitcoins, pero recientemente cambió de opinión. Al igual que al resto, la inflación fue uno de los principales motivos que lo llevó a revisar Bitcoin una vez más. Y aunque Dalio sigue afirmando que los gobiernos podrían apagar la red, ahora reconoce que tiene “algo de Bitcoin”.

Las empresas piensan en Bitcoin

Pero no solo los administradores de fondos de inversión comienzan a ver al Bitcoin con otros ojos. Las empresas también empiezan a considerarlo para sus tesoros corporativos. La tendencia la inició MicroStrategy, una empresa de software de Estados Unidos, listada en el Nasdaq desde hace más de 20 años. En agosto del año pasado anunció la compra de 21.454 bitcoins por US$ 450 millones de dólares, con dinero en efectivo que poseía la compañía.

Desde ese momento, lleva acumulados más de 105.000 bitcoins. El CEO de la empresa, Michael Saylor, se convirtió en una de las voces líderes en la comunidad y uno de los defensores más fervientes de Bitcoin. Las sucesivas compras fueron realizadas tanto con dinero que genera la compañía como con la emisión de notas convertibles, y el directorio incorporó a su estrategia corporativa la compra de bitcoins para preservar su efectivo de la pérdida de poder adquisitivo.

Su audacia llevó a otras empresas, como Tesla, a incorporar bitcoins a su tesoro corporativo. Son un poco más de 45 empresas que cotizan en distintos mercados que compraron bitcoins para sus reservas, entre las que aparecen una tradicional aseguradora estadounidense, Mass Mutual, la energética noruega Aker Solutions y Square, la empresa fintech de Jack Dorsey, fundador de Twitter.

La apuesta de las marcas argentinas

Pero lo peculiar, aunque no sorprendente, es que en ese listado sobresalen dos empresas argentinas: MercadoLibre y Globant.

Tanto Marcos Galperín como Martín Migoya, CEOs de cada una respectivamente, conocen de primera mano los procesos inflacionarios y tienen la capacidad de adaptarse al nuevo contexto de mayor inflación. En números relativos, las empresas nacionales ocupan un 11% de este listado global.

Por supuesto, persisten muchos vocales detractores del Bitcoin de alto perfil, como Warren Buffet o el CEO de JP Morgan, Jamie Dimon. Pero, poco a poco, algunos de los más importantes referentes en el mercado van reaccionando y entienden cada vez más las cualidades superiores de Bitcoin a cualquier otra reserva de valor.

* Adam Dubove - Bitcoiner. Co-fundador de Ichimoku Fibonacci y Central de Brokers

Se habló de
s