Header-Crypto-Cat-notas
Tendencia cripto

Presentan una propuesta jurídica para regular la tokenización en Argentina

La iniciativa de la Cámara Argentina Fintech buscar revolucionar la economía argentina. De qué se trata y por qué los tokens podrían redefinir la estructura económica del país.
Carlos Toppazzini
por Carlos Toppazzini |
En el ecosistema de las criptomonedas

En el ecosistema de las criptomonedas, la “tokenización” se refiere a la conversión de un activo físico en un token que es registrado en la blockchain. (Collage, imagen de Pete Linforth en Pixabay)

En un mundo cada vez más digitalizado, Argentina cuenta con una oportunidad única para impulsar su crecimiento económico a través de la innovación tecnológica y, puntualmente, con la tokenización de activos.

De hecho, el país es pionero en tokenización de activos, una operación que permite crear representaciones digitales de bienes físicos o virtuales de la economía real, a partir de las tecnologías de registros distribuidos y la criptografía.

Al respecto, la Cámara Argentina Fintech elaboró un documento con propuestas para modificar la normativa vigente y permitir que esta práctica crezca, gane dinamismo en el país y lo posicione como Hub Global de exportación de servicios de la Economía del Conocimiento.

El presidente de la Cámara, Ignacio Plaza, afirmó que la tokenización de activos “tiene un enorme potencial para apalancar el crecimiento y generar nuevos modelos de negocio a emprendedores en la Argentina".

Múltiples emprendedores argentinos trabajan sobre una solución revolucionaria que podría redefinir el panorama económico del país: la tokenización de activos. ¿De qué se trata exactamente? De un proceso que toma bienes físicos o virtuales -desde commodities e inmuebles hasta contratos y obras de arte- y los transforma en representaciones digitales, gracias a la integración de tecnologías de registros distribuidos y la criptografía.

Los tokens criptográficos no solo guardan información del bien que representan, sino que, al ser digitales, pueden ser cambiados, vendidos o usados como garantía para un crédito de una forma mucho más ágil, segura y eficiente que la que se podía hasta ahora.

Tokenización: cómo es la propuesta del sector fintech

Con el fin de potenciar esta tecnología y aprovechar su posición pionera en el área, la Cámara Argentina Fintech elaboró un documento con propuestas para modificar el marco regulatorio actual de esta tecnología, que no cuenta con especificidades para la tokenización de activos en la economía argentina, ni un marco regulatorio actual para los tokens criptográficos.

En un primer momento, el documento se refiere al marco regulatorio actual de la tokenización -que carece de una normativa específica-, para luego proponer una serie de reformas que impulsen este tipo de operaciones en la economía argentina.

"Si bien no existen normativas específicas para la tokenización de activos en el país, si se cuenta con la Ley de Firma Digital y la Ley de Defensa del Consumidor, entre otras normas, que pueden servir como base para la regulación de esta tecnología", anticipa el informe elaborado por la entidad.

Además, remarca que no todos los tokens que se utilizan para tokenizar activos calificarán siempre como valores negociables o contratos de inversión, ya que, según la Comisión Nacional de Valores, "dependen de las particularidades de cada caso y de cómo las ofertas iniciales de tokens son estructuradas".

Un marco regulatorio claro y flexible para esta tecnología convertiría al país en un destino atractivo para inversionistas y emprendedores, y promovería un ecosistema favorable para la creación de empresas innovadoras y generadoras de empleo. También permitiría democratizar el acceso a financiamiento e inversión en emprendimientos de todo tamaño, desde agro y deportistas, hasta startups y grandes corporaciones.

Qué falta para que este proceso gane relevancia

Para impulsar esta tecnología y sus beneficios asociados, la Cámara Argentina Fintech su documento con propuestas que promueven el debate sobre cómo ayudar a la masificación de esta tecnología en el país:

  • Sandbox regulatorio multi-agencia: que exista un entorno legal limitado, pero seguro (“sandbox regulatorio”), en el que las empresas puedan hacer pruebas de producto, avaladas por la Comisión Nacional de Valores (CNV), la Unidad de Información Financiera (UIF), la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) y el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Esto reduciría la burocracia para proyectos emergentes, acortaría el time-to-market, facilitaría el fondeo de startups y fomentaría la innovación.
  • Clasificación y regulación claras de los tokens criptográficos: la CNV debería definir qué es un “security token” (un valor negociable registrado en una blockchain privada, híbrida o pública) y separarlo de los tokens criptográficos que son representaciones de activos, bienes y servicios reales con fines de omnicanalidad comercial. Estos últimos no deberían ser regulados por normas del mercado de capitales, ya que su formato digital no cambia la naturaleza del bien subyacente, que sólo se tokeniza para su venta más fluida (deberían aplicársele normas generales, como defensa del consumidor, datos personales, etc.).
  • Regulación de oferta privada: la CNV debería establecer regulaciones claras para la oferta privada de valores negociables, para hacerla más accesible y por montos más elevados a más participantes. Esta medida facilitaría la administración y transferencia de activos subyacentes y generaría experiencia para tokenizar otros tipos de títulos, incluyendo valores negociables.
  • Incorporar formas de constatación de activos tokenizados: escribanos y contadores podrían asegurar la existencia real y los antecedentes de los activos previo a su tokenización. También se sugiere utilizar las facultades de la autoridad de aplicación de la Firma Digital, para establecer estándares y condiciones para la custodia y gestión de activos tokenizados.

La tokenización en agro y otros sectores

Uno de los casos más conocidos es el del sector agropecuario. Argentina produce entre 135 y 140 millones de toneladas de granos cada año, de las cuales cerca del 50% se almacenan a campo, fundamentalmente en silobolsas, y que se comercializan en un plazo de entre 90 y 180 días posteriores a su cosecha, generalmente.

Suponiendo un precio promedio de USD 300 por tonelada, podrían tokenizar los granos almacenados por unos 21.000 millones de dólares, generando liquidez inmediata que puede usarse como respaldo en líneas de crédito comercial de corto plazo, como garantía en entidades financieras o incluso como avales para acceder al mercado de capitales.

Pero la mayor posibilidad que abre esta tecnología es la de tokenizar los granos de la campaña del próximo año, lo que se llama “grano en producción”.

Esto permitiría digitalizar los 140 millones de toneladas a cosechar el año próximo, por el equivalente a unos 40.000 millones de dólares y usarlos de colateral de préstamos que, además del canal bancario tradicional, podrían tomarse a través del mercado de capitales, donde inversores institucionales y privados buscan alternativas para colocar su dinero en activos respaldados y de riesgo mensurable.

La tokenización permite sumar un instrumento seguro e innovador que disponibiliza activos reales para avalar líneas de crédito y flujo de transacciones, y que mejora el acceso a financiamiento de productores, empresas y entidades financieras. Además, en el caso del agro, tiene un potencial de USD 60.000 millones, equivalente a cuatro veces los depósitos en dólares del sector privado en los bancos de la Argentina.

Sin embargo, este es sólo uno de los usos de la tokenización. Diversos sectores de la economía argentina también podrían utilizar esta tecnología para otros fines, como la gestión de derechos e información asociada a commodities, a minerales, a energía, a creaciones artísticas, y hasta para crear servicios públicos 2.0.

En este sentido, Argentina ya ha avanzado en la digitalización de: inmuebles, vino, energía, contratos de alquiler, caballos de polo, gases de efecto invernadero evitados, pasajes de avión y hasta de ganancias futuras de deportistas.

La usabilidad y potencialidad de esta tecnología no tiene límites.

Se habló de